sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
10 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Treinta años de prisión para un skinhead por dos crímenes

0
Comentarios


El fallo del Tribunal Oral Criminal Nro. 4 de Lomas de Zamora recayó sobre Alex Veas, de 25 años, por el delito de “doble homicidio agravado por empleo de arma de fuego”, del que fueron víctimas Lucas Pastor y Nazareno Lavalle.

Treinta años de prisión para un skinhead por dos crímenes
Foto:

Un joven skinhead fue condenado a 30 años de prisión, al ser hallado culpable de los asesinatos de dos amigos suyos, pertenecientes a subcultura punk, a quienes baleó, luego de haber mantenido una pelea en un bar de la localidad de Burzaco, en un hecho ocurrido en marzo de 2014.

El fallo del Tribunal Oral Criminal Nro. 4 de Lomas de Zamora recayó sobre Alex Veas (25 años) por el delito de "doble homicidio agravado por empleo de arma de fuego", del que resultaron víctimas Lucas Pastor y Nazareno Lavalle.

A pesar de la inusual condena, resultó inferior a lo reclamado, en su alegato, por la fiscal de juicio Sandra Rull, quien había solicitado 40 años de prisión, ya que la pena máxima que se podía solicitar en este caso era de 50, al sumarse los dos homicidios que tiene un tope de 25. No obstante, en la lectura del fallo, a la que asistió el imputado, los familiares de los jóvenes asesinados manifestaron su conformidad con el resultado del debate.

De todas maneras, Ana Lezcano, madre de Lucas, expresó que "no importa la pena que le dieron, nada nos va a devolver a nuestro hijos", en declaraciones al portal DiarioConurbano.com. Cabe recordar que, en marzo de 2014, a la salida del bar "El Amparo", ubicado en calle Pellegrini, a metros de la estación ferroviaria de Burzaco, cuando Alex Veas discutió con de Lucas Pastor (de 19 años) y Nazareno Lavalle (22), a pesar de que eran sus amigos, por cuestiones vinculadas a las diferencias entre las subculturas punks y skinhead.

Según la investigación del caso, en ese contexto, Veas fue golpeado por uno de los jóvenes, en el marco de una pelea y se marchó. Luego se fue hasta su casa y tomó un arma de fuego, con la que regresó al bar y sin mediar palabras, disparó contra las víctimas. Al ser alcanzados por los disparos, Pastor y Lavalle quedaron heridos de gravedad y fallecieron a los pocos minutos.

El agresor se retiró del bar caminando, ante la conmoción entre los otros clientes, y en la esquina de Colón y Pellegrini, a 50 metros del lugar, intentó esconder el arma homicida debajo de un container donde se arrojan los residuos.


      Embed

Comentarios Facebook