martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
13 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Adrián Suar: "Convivo y lucho con el tema de la fama y el éxito"

Luly Vitcop
0
Comentarios
Por Luly Vitcop


El director de contenidos de El Trece protagoniza con Valeria Bertuccelli Me Casé con un Boludo. La trama de amor y desamor tiene como marco el mundo del espectáculo, con sus luces, sombras y falsedades.

Adrián Suar: Convivo y lucho con el tema de la fama y el éxito
Foto: Laura Tenenbaum
Foto:

Me Casé con un Boludo es la primera película de las siete que Adrián Suar protagoniza y produce con una clara autorreferencia al mundo del espectáculo vernáculo. Se estrena el jueves y, tal como espejo, se retratan las luces y las sombras, aunque El Chueco niega que fuera una parodia del mundo de la fama.

Suar interpreta a un actor super estrella muy embelesado con su egocentrismo, el típico exitoso. En la vida real, el actor arrancó de muy chico en la televisión y su crecimiento como intérprete es indiscutible y después se destaca como director de contenidos en El Trece. Se situó -como se dice en la jerga de cualquier trabajo, no sólo el artístico- en los dos lados del mostrador.

Ante este ir y venir entre realidad y ficción, se dispara la primera pregunta que va directamente al grano. Suar como conocedor del medio, también, la esperaba: "¿En este quiebre en tu carrera cómo evitaste convertirte en un "pelotudo irreversible"?

En el film en medio de una crisis de nervios Florencia (Valeria Bertuccelli) le comenta a su grupo de amigos que "me casé con un boludo, su preocupación es que sus músculos no se conviertan en grasa, habla todo el tiempo de él y nadie más que él. Por si fuera poco cuenta anécdotas de Hollywood con Brad Pitt, Francis Ford Coppola, Madonna, Antonio Banderas y no los conoce. ¡Nunca estudió en Nueva York como él suele decir! ¡Chicos es un 'pelotudo irrecuperable!'".

Suar- (Se queda pensando un segundo y viene la risa). "Muy lindo", (dice en voz baja y a secas).

Bertuccelli- (Carcajadas) Esto genera el título Me Casé Con Un Boludo que decidiste poner vos. ¡Yo te avisé!.

Juan Taratuto (director)- ¡Es un boomeran!

Suar-Yo sabía que esa era una de las preguntas clavadas (le contesta a Bertuccelli).

Se retoma la pregunta: ¿Cómo hacés para no emborracharte con el ego?

Suar- Bueno, la palabra "boludo" tiene muchas acepciones y aristas, entre ellas, se refiere a una persona agrandada o egocéntrica. A mí estar de los dos lados, el del actor y productor, me permite tener una mirada más amplia distinta al del pelotudo irrecuperable. A mí actuar me formó de una manera a tal punto que tengo todos los clichés y manías de los actores y en el rol de productor conozco bien las reglas y trato de separar esos dos lugares".

En la película "hago todo lo que hacen los actores. Apenas llego me quiero ir, puteo contra la producción, no careteo, cuando me llevo bien con alguien, me llevo bien, como es el caso de Bertuccelli que ya vamos por el segundo film juntos".

Así como en la película en la que los dos actores se llevan como perro y gato en la ficción por diferencias irreconciliables, fuera del set hasta el día de hoy mantienen una fuerte discusión sobre la elección del título Me Casé Con Un Boludo.

Suar reconoce el entuerto en la producción y decide contar parte de la interna. En tono jocoso se mete Bertuccelli para tirar su dardito venenoso: "Contá tu versión. Aclaremos las cosas ahora".

El actor y productor afirma que el título "iba a ser polémico y a Vale no le gustó nada. Se decidió el último día de rodaje". Bertuccelli finalmente desiste: "Recibí una presión... y decidí regalarles el alegrón de que pongan ese horrible título. No estaba cómoda, aunque mucho no pude hacer".

Suar arremete con su estilo simpático y aclara que los títulos en danza eran Infelices o El Gran Mentiroso. Infelices era el que había quedado en un principio y "me parece un título horrible y triste. Me Casé Con Un Boludo ¡es mortal!" En la rueda de prensa los dos actores se sacan chispas, pero con un telón de fondo de gran admiración del uno por el otro. Y no por ello dejan de decir su verdad.

Cuando se le pregunta qué parte le tocaba a cada uno de sus papeles en el film con su imagen en la realidad. Bertuccelli un rol de Florencia se muestra como una actriz introvertida, poco entendida y de muy bajo perfil de exposición mediática pero con mucho carácter. Casi igual a ella.

Bertuccelli- No me costó interpretar a Florencia, una mala actriz o una actriz bloqueada. Es algo que conozco mucho. Trabajo muy mal bajo presión, cuánto más piden de mí menos doy. No me animo a decir las cosas y es cierto que, a veces, me defino como actriz insegura.

A Suar le toca explicar el mote que el personaje de Bertuccelli le puso a Fabián Brando (las alusiones a los personajes de Hollywood son constantes, por Marlon Brando) y de sus éxitos tanto en la televisión, el cine y el teatro en su rol de productor y actor: "Lo de creérmela lo disimulo, lo llevo y lo trabajo. Con la fama y el éxito uno convive y, al mismo tiempo, lucha. Pero, igual, no es algo que me preocupe. Lo llevo con altibajos y como puedo".

El film se promociona con el siguiente slogan: "La estrella de cine y la actriz novata se enamoran, se casan y después se conocen". Ahí es cuando arranca el conflicto de la pareja y se dan algunos de los más divertidos pases de humor.

"Mi personaje es una megaestrella nacional que tiene una manera de mostrarse en los medios, en el set de filmación, pero de puertas para adentro es muy distinto. Es un tipo más chiquilín, fanático de la play station, pendiente de su imagen en los medios y ya casados, Florencia ahí se da cuenta de que se casó con un boludo", describe Suar a Fernando Brando en su paso por el estrellato.

Cualquier parecido con la realidad no sería pura coincidencia, no sólo para los perfiles de los personajes principales, sino por cómo se aborda el mundo pomposo del glamour de las estrellas. En el film se deja en claro que más allá de las luces existen las sombras y que los actores sufren además de ser venerados. Son maltratados e incluso olvidados. No todo es color de rosa.

"No tiene que ver con un "Un novio para mi mujer""

La sombra de la primera película del cuarteto integrado por Valeria Bertuccelli, Adrián Suar, Juan Taratuto (director) y Pablo Solarz (guionista), Un Novio Para Mi Mujer en 2008, que batió records en la taquilla nacional con casi un millón y medio de espectadores, está muy presente en el estreno del jueves de Me Casé Con Un Boludo.

El mismo equipo se vuelve a reunir ocho años después para batir su propia marca, aunque no lo admitan abiertamente. Ellos están muy expectantes con la fórmula. Pero, según ellos mismos, se evitó hacer una saga de Un Novio Para Mi Mujer, cuya trama giró en torno a Diego "Tenso" Polski con intenciones de separarse de la temperamental y triste Tana, pero no se animaba. Un amigo le propone a Tenso que ella le sea infiel.

El director Juan Taratuto recalca que "no se encontrará ningún rasgo en común. En Un Novio...se dio una notable identificación con el personaje de la Tana Ferro (Bertuccelli). En Me Casé con un Boludo se los hizo muy distintos adrede".

Se plantea otra historia en otro contexto, pero no dejan de ser pareja Bertuccelli y Suar. Taratuto asiente y vuelve a poner la diferencia entre ambos filmes: "Nosotros queremos volver a ser honestos, transitar sensaciones y mostrar las relaciones entre los seres humanos. Rescatar nuestros comportamientos sobre la verdad. Como decimos en el equipo, el matrimonio es un mundo encriptado y para nosotros es un desafío hacer una comedia que surfee por el sentimiento".

En la película se puede ver a dos actores que están todo el tiempo mintiéndose y que tienen mucho miedo a defraudar con las decisiones que toman en la vida. Para Bertuccelli "uno descubre sensaciones nuevas cuando hablan del film. En mi caso, yo no tengo anticuerpos para los temores. Como disfruto del trabajo y lo hago con placer y eso, en mi caso, supera al miedo a defraudar. Es verdad que la película propone un juego con la vida de los actores, pero la actuación es sólo un disparador. En la película se habla de los vínculos, las emociones".

Taratuto agrega que "muchos que vieron la película antes de su estreno me dijeron que es un drama que emociona y me gustó esa devolución". Bertuccelli no se siente tan afectada por el glamour porque viene del palo rockero. La actriz está casada hace varios años con el músico Vicentico y en su vida privada, a diferencia de Suar, se resguarda demasiado y hasta detesta la exhibición en la prensa del corazón.

Sin embargo, Bertuccelli es la que pone distancia con su familia en tono de broma, pero algo de verdad tiene: "¡Los rockeros son parcos, horribles y maleducados! Yo soy más amable".

Así como Bertuccelli juega con los estereotipos del rock, en el film Me Casé con Boludo el director deja en claro que "la película no hay nada que se pueda documentar. Cada uno de nosotros cargamos con casi cinco décadas, conocemos el medio, hemos vistos cómo se relacionan los actores con los directores. Trabajamos con estereotipo con algunos toques de parodia".

A su vez, Taratuto cuenta cómo surgió la decisión de sumar a los periodistas que suelen arrojar primicias en la televisión vernácula, como Ángel De Brito, Marcelo Polino y Marcela Coronel. "Fue una idea de Adrián Suar incorporarlos a la películas con su trabajo. La prensa a veces puede ser demagogia pura porque no les interesa hablar sobre el trabajo del actor, sino la exposición de la vida privada y en la película se relata un poco ese mundo".

Sobre el tono de la comedia, Taratuto marca cierto peligro: "Tiene una estructura dramática que se oculta, mejor dicho, mejor que no sea totalmente sino sus hilos. Creo que con Me Casé con un Boludo se logró con el objetivo".

Bertuccelli agrega que con el género de la comedia "me siento cómoda, además, la pasé genial en el rodaje. Estoy con una absoluta sensación de 'completitud'". A lo que Adrián Suar se suma a este sentimiento: "Para mí están los actores y los comediantes. Con los que te entendés de verdad, te enganchás enseguida y es el caso con Vale".

El elenco de la película se completa con Gerardo Romano, Marina Bellati y Norman Briski, entre otros.


      Embed


Comentarios Facebook