martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
13 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sabrina Ravelli: “Me creían una chica fácil”

Sergio Pjaseczny
0
Comentarios
Por Sergio Pjaseczny


Dejó de posar en revistas para hombres porque daba una imagen que no era real. Dice que hay estrellas que "se llevan el mundo por delante" y que no se arrepiente de su historia de amor con Matías Alé. "solo lamento el final tan expuesto".

Sabrina Ravelli: “Me creían una chica fácil”
Foto:

Sabrina Ravelli responde sobre los efectos nocivos de la fama, la repercusión pública, la imagen mal enfocada, sin eludir la responsabilidad que le cabe por haber llevado adelante varios escándalos mediáticos y hacer que su vida privada tuviese un nivel de exposición superior a lo deseado. Habla una chica con códigos.

l ¿Por qué tema le gustaría dejar de hacerse problemas?

-Por el cuidado de mi estética. Eso me demanda mucho tiempo. Como estoy expuesta siempre intento dar una buena imagen, ser femenina y cuidar todos los detalles.

l ¿Lo hace como un sacrificio?

-No. Ya es parte de mí. No me puedo relajar y menos ahora que empecé a crecer en mi carrera y siento mucho la mirada de la gente.

l Y eso, ¿cómo le impacta?

-Por un lado, me encanta, porque siento que firmar autógrafos y que se quieran sacar fotos conmigo forma parte de la devolución de la gente de todo lo que le doy. Eso, me encanta.

l ¿Y qué le molesta?

-La falta de privacidad. Tenés que elegir muy bien los lugares a donde ir si querés algo más de intimidad. Yo diría que el lado bueno de la fama es el reconocimiento de la gente y lo bien que me hacen sentir.

l ¿Siente que tiene un trato especial?

-Sí, pero eso me lo gane porque yo también soy muy amable con la gente. Yo creo que la vida siempre te devuelve lo que das.

l ¿Siempre es así?

-Sí. Hay muchos que se hacen famosos, se llevan el mundo por delante y se creen estrellas, y las estrellas están en el cielo.

l La belleza, ¿abre todas las puertas?

-Casi todas, pero la belleza no pasa por la estética, está en el alma. Podés no ser muy lindo y tener algo que te haga brillar. Todos tenemos algo lindo en nuestro ser, sólo hay que saberlo relucir.

l Más allá de su figura, ¿le cuesta demostrar quién es?

-Yo empecé mi carrera a los doce años. Hice publicidades por Latinoamérica, estudié teatro con Raúl Serrano, interpreté distintos personajes en cine y en la tele. Me preparé. Subí escalón por escalón. Recién en estos últimos años, cuando me empiezo a mostrar más en todos los programas, la gente se empezó a dar cuenta de mi forma de ser, de pensar y de actuar.

l Antes, ¿qué cree que pensaban de usted?

-Me prejuzgaban. Hace diez años, yo hacía tapas en revistas de hombres, nunca mostrando ni haciendo topless, sino insinuando. Un día, un primo me dice: "En las fotos das una imagen que no sos". La gente, pensaba que yo era una chica fácil. A partir de ahí no posé más para esas revistas y la gente dejó de juzgarme por la imagen que daba que, en definitiva, me jugaba en contra.

l ¿Tienen responsabilidad las chicas en que las juzguen mal?

-Es que las fotos, la forma de vestir y demás lleva a la gente a pensar: "Esta es cualquiera", pero no es así. Hay de todo y está todo mezclado. No nos tienen que poner a todas en la misma bolsa. No tengo nada en contra de las chicas fáciles, pero yo nunca fui, ni seré un gato. Fui criada con códigos.

l ¿Cuáles son esos códigos?

-Mis papás fueron muy estrictos conmigo. Por ejemplo, sólo me dejaban ir a bailar una vez cada mes y medio, me ponían horarios para llevarme e irme a buscar, no me permitían decir una mala palabra.

l ¿Su relación con Matías Alé, marcó un antes y un después en su vida?

-Sí. No me arrepiento de haber vivido una relación con Matías porque, en su momento, fue maravillosa. Entre los dos, había mucho amor. Planeamos cosas que no se dieron, como sucede en cualquier vínculo. Lamento que nuestro final haya sido tan expuesto.

l En lo profesional, ¿la perjudicó?

-No, pero tendríamos que haber cuidado más la privacidad. Es conveniente separar la carrera de la vida privada.

l Si fuera hombre, ¿elegiría a una mujer como usted para convivir?

-Sí, porque la persona que está a mi lado se siente en el paraíso.

l ¿Por qué?

-Porque en el amor, soy fiel, porque me la juego a pleno por mi hombre y lo hago sentir un hombre de verdad. Soy super romántica y le brindo seguridad al otro y, de esa forma, está tranquilo.

l ¿Estuvo al lado de hombres celosos?

-No. Mis novios fueron un futbolista, un cantante y Matías (Alé) y como ellos estaban expuestos, entendían de qué se trataba.

l ¿Saldría con un anónimo?

-Sí. Puede ser más relajado.

l ¿Mantendría a un hombre?

-En este medio, todo es muy incierto. Hoy tenés trabajo y mañana no sabés. No me haría bien como mujer mantener a un hombre.

      Embed


Comentarios Facebook