sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 0° H 100.0%
13 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Carlos Aguirre: "El mundo se puede contar de muchas maneras"

Adrián de Paulo
0
Comentarios
Por Adrián de Paulo


Con 30 años dedicados a la música, el pianista y compositor entrerriano celebra haber confrontado con otras culturas y destaca la diversidad de estilos. Confiar en el impulso primero es su primer consejo

Carlos Aguirre: El mundo se puede contar de muchas maneras
Foto:

Todo lo que vino fue por algo", reflexiona el compositor, arreglador y pianista entrerriano Carlos "Negro' Aguirre, en la previa a sus presentaciones en Buenos Aires, a propósito de compartir una retrospectiva en su carrera. Con esa franqueza, quien es considerado como uno de los músicos originales del folklore argentino y latinoamericano, transita la cuenta regresiva para sus tres shows en Café Vinilo (Gorriti 3780), previstos para el viernes 18, sábado 19 y domingo 20 de este mes.

l ¿Qué te impulsó a desarrollar esta retrospectiva?

- La idea es compartir un repertorio con obras de distintas épocas, cuya traducción al "solismo" son más posibles o fluidas. Me quedé con ganas de tocar algunas cosas de mi disco Violeta, pero traducir a piano solo, me hubiera demandado un tiempo que no tengo. Entonces, dentro de todas las cosas que he hecho, empecé a seleccionar temas que puedo tocar solo y a los que le fui buscando la manera.

l ¿Cuáles son los momentos que rescatas de tu carrera y qué artistas te influyeron?

- Me parece que todo lo que vino fue por algo. Es difícil decir: rescato todo. Incluso hasta de esos momentos en los que me daba la sensación de que me había estancado o que iba para atrás. Todo es por algo y llega lo que tiene que llegar, me parece, en su momento justo; y por ende, para mi, todo forma parte de esa experiencia que uno va transitando.

He tenido fuertes influencias de muchos músicos, tanto del repertorio académico tal vez el período impresionista me cautivó por sobre los otros, fundamentalmente Debussy y Ravel, también Fauré-, como de músicos de jazz (Bill Evans, Keith Jarrett). Y los músicos más cercanos, que yo creo que, de cierta forma, universalizaron la voz folklórica de estos países, como Dino Saluzzi, Egberto Gismonti o Hermeto Pascoal.

l ¿Qué rescatas de tu experiencia en Japón? ¿Y de tus giras en general?

- Hay un elemento que para mí es muy enriquecedor del viajar, y sobre todo a culturas tan diferentes -en algún aspecto- o a países tan lejanos. Creo que cada uno de estos viajes interpela a quien está desarrollándolos, porque interpela sus creencias, su propia cultura, y entonces uno pone en crisis algunos valores, la manera en que se han desarrollado esas culturas. Es decir, hay aspectos en los uno se da cuenta que están mejor desarrollados al menos desde mi visión- en otras culturas. Esos aspectos tal vez uno los aboliría en la propia.

Por otro lado, también pasa que se fortalecen los aspectos que están buenos en la cultura de uno y uno se siente feliz de pertenecer, de alguna manera, a eso. Pero creo que es, en cierta medida, sentirse un ciudadano del mundo. Y no está dicho esto desde un lugar de alarde sino más bien al revés, uno al viajar se siente como una cosita mínima, y está bueno tener la suerte de conocer todas esas formas de ver la vida y el Universo.

l ¿Hacia dónde va la música nacional? ¿Existe ésta como tal?

- Partiendo de la base de que cada persona es una especie de conglomerado y síntesis, es muy difícil que algo tome un cuerpo así con tanta cohesión. Hay muchas maneras de contar este lugar del mundo: algunas más ligadas a lo urbano, otras a lo rural. Y sí, hay como un tejido de algunos recursos que fueron gestados o usados por ciertos referentes, y muchos después abrevamos de ellos. De alguna forma eso nos iguala o nos hace pertenecer a una franja estética. Pero es muy difícil pensar en una música única para todo un país. Justamente éso es lo que me parece más saludable, en el sentido de que es una celebración de la diversidad.

l ¿Qué recomendarías a un neófito que quiere iniciarse en este arte?

- En primer lugar, que no pierda el aspecto lúdico, ese impulso primero que lo lleva a vincularse con esta expresión. Y que estudie todo lo que pueda, pero siempre desde esa clave: de no perder el vínculo lúdico, porque en la medida en que uno estudia desde el placer y la alegría de descubrir cosas, y no desde la dificultad de lo que no puede resolver, podrá disfrutar de cada pasito. Y las dificultades van a ir de a poquito resolviéndose, obviamente con estudio, pero podrá disfrutar de cada cosa que mínimamente pueda ir resolviendo.

      Embed


Comentarios Facebook