jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
General
12 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Salvan a distancia a una beba por WhatsApp

0
Comentarios


Lo lograron dos pediatras argentinas, que por esa vía les dieron instrucciones a los médicos que la atendían en Punta Cana, donde le habían diagnosticado una diarrea en lugar del Síndrome Urémico Hemolítico.

Salvan a distancia a una beba por WhatsApp
Foto:

A través de WhatsApp, dos pediatras argentinas lograron salvar a la distancia a una beba a la que los médicos en Punta Cana, República Dominicana, le habían diagnosticado un cuadro de diarrea, cuando en realidad padecía del Síndrome Urémico Hemolítico.

A pesar de que el episodio se conoció recién ayer, todo ocurrió el sábado 13 de febrero pasado, cuando la pequeña Federica viajó a Punta Cana junto a su familia, todos oriundos de Comodoro Rivadavia, para pasar las vacaciones.

Pero antes de pisar suelo dominicano, todavía en el avión, Federica, de un año y diez meses, comenzó a presentar un cuadro de diarrea y sus padres comenzaron a inquietarse.

Una vez en Punta Cana, los papás llevaron a Federica a una clínica de la localidad de La Romana, donde los médicos revisaron a la beba y les dijeron que estaba deshidratada, ante lo cual decidieron internarla para practicarle unos estudios.

Al principio los médicos creyeron que el cuadro no era de gravedad, pero un día después la beba no despertaba y su familia empezó a desesperar.

Los estudios indicaron que Federica tenía amebas -unos microorganismos que viven como parásitos en intestinos de humanos y perros-, pero la familia no se quedó tranquila ni conforme con el resultado.

La madre de la beba, Tamara, decidió contactar a dos pediatras argentinas, Liliana Doldán y Francisca Urrutia, quienes la ayudaron a la distancia desde la localidad de San Pedro, lugar donde vive su hermano.

Una de las pediatras, Liliana Doldán, relató que "ante la angustia de la mamá empezamos preguntar por WhatsApp los síntomas. En un principio nuestra función era contener, pero luego empezamos a sospechar que no estaba las cosas tan bien".

Doldán contó que "después nos pusimos en contacto con los médicos, y cuando vimos el laboratorio llegamos al diagnóstico: tenía Síndrome Urémico Hemolítico".

Las pediatras comenzaron a hablar con los doctores de La Romana por teléfono para indicarles cómo actuar en ese caso, gracias a lo cual Federica comenzó a recuperarse y finalmente viajó a la Argentina para ser internada.

Cuando Federica fue dada de alta, la familia viajó a San Pedro para agradecerle a las médicas. "Federica pasó a ser en mi vida alguien de la familia. La voy a querer y la voy a tener en mi corazón toda la vida", se emocionó Doldán.

El Síndrome Urémico Hemolítico suele comenzar con diarrea, a veces sanguinolenta, además de palidez extrema, fiebre, náuseas, vómitos o dolor abdominal y disminución de la orina. Aunque también pueden sumarse signos neurológicos como irritabilidad, somnolencia o convulsiones. En los meses cálidos, aumenta el riesgo de contraer el síndrome.

      Embed



Comentarios Facebook