sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Política
12 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El intendente de La Calera quedó preso por el crimen de su esposa

0
Comentarios


Diego Lorenzetti quedó procesado con prisión preventiva por el asesinato de su mujer, Romina Aguilar, cometido el pasado 30 de enero en la ciudad de San Luis. El delito que se le imputa es "homicidio calificado agravado por el vínculo".

El intendente de La Calera quedó preso por el crimen de su esposa
Foto: Diego Lorenzetti // Intendente de La Calera.
Foto:

El intendente de la localidad puntana de La Calera, Diego Lorenzetti, quedó procesado este viernes con prisión preventiva por el femicidio de su esposa Romina Aguilar, cometido el 30 de enero en la ciudad de San Luis, informaron fuentes judiciales.

El fallo fue dictado esta noche por la jueza Virginia Palacios, quien le imputó a Lorenzetti (38) el delitos de "homicidio calificado agravado por el vínculo" de Aguilar (32) y ordenó su traslado a una cárcel del Servicio Penitenciario provincial.

Lorenzetti declaró ayer ante Palacios, titular del Juzgado Penal 3 de la ciudad de San Luis y luego solicitó la nulidad absoluta de la causa y la recusación de esta magistrada y del fiscal Esteban Roche.

Precisamente el fiscal Roche declaró a la prensa que "existen numerosas pruebas que muestran una participación directa de Lorenzetti en el asesinato de su esposa, las que se encuentran perfectamente calificadas en el expediente al revisar el contenido de llamadas teléfonicas y mensajes de texto, entre otros elementos contundentes".

Para el fiscal y la jueza, existe evidencia para acusar a Lorenzetti de haber encargado el crimen de su esposa a un empleado suyo, Ediverto de Oliveira Pereira (37), alias "El Brasileño", también detenido, quien confesó a la Policía haber estado en la escena del crimen, pero que no fue a matar a la mujer sino que le fue a robar 100.000 pesos.

En el marco de esa hipótesis, los investigadores creen que el autor de los disparos es un sospechoso conocido como Leandro "El Bocón" Vilchez, quien aún no fue detenido, mientras que Oliveira Pereira se encuentra desde ayer en la Penitenciaría Provincial con prisión preventiva por el delito de "homicidio agravado por promesa remunerativa".

Por su parte, los abogados defensores Lorenzetti, insisten en su inocencia y pidieron la nulidad del proceso y la recusación de la jueza y el fiscal.

Tras la audiencia de ayer, el abogado defensor Rafael Berruezo afirmó que el proceso judicial "mostró bastantes irregularidades".

"Hay bastante inconsistencia en declaración de gente que aporta datos sin identificar testigo y estos dichos terminan siendo más importante que la declaración de los propios testigos, dando vía a que te armen una causa, total no hay testigos, solo dichos ", expresó el abogado.

En declaraciones a Télam el abogado explicó que la investigación policial se realizó "con testigos que iban encontrando en la calle y que ninguno de ellos se presentó a declarar porque ni siquiera le tomaron los datos personales".

Berruezo consideró en su presentación que "esto es un escándalo jurídico y que, de ninguna manera, el poder judicial puede avalar una acción de esta forma".

En tanto, el otro defensor del jefe comunal, Rodolfo Mercau, contó que, en su declaración, Lorenzetti desestimó que los mensajes de texto que mantenía con su esposa sean incriminatorios y, a criterio de la defensa, dichos mensajes "no daban cuenta de problemas graves de pareja".

Mercau explicó que la relación de su defendido con su esposa "era buena, con rencillas como cualquier matrimonio, pero que no podían llevar nunca a un pedido de asesinato por encargo".

En cuanto al préstamo de 100.000 pesos que había solicitado el intendente, Mercau señaló que "estaba destinado a fines solidarios para la construcción de viviendas en la localidad y para una prótesis, todo acompañado por comprobantes" y aclaró que "no era dinero para ser afectado a cuestiones personales".

Aguilar fue asesinada el 30 de enero último a balazos en la puerta de su casa de la capital provincial, por dos desconocidos que se movilizaban en una moto.

La mujer acababa de sacar su camioneta Renault Duster negra para recorrer, como lo hacía todos los sábados, los 57 kilómetros que separan la capital de San Luis de la localidad de La Calera, en el departamento Belgrano, en el noroeste de la provincia, donde cursaba el final de la escuela secundaria a través del programa Plan de Inclusión Educativo (PIE).

      Embed


Comentarios Facebook