martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
15 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Melli volvió a recibir amor y regaló un triunfo

0
Comentarios


Luego de casi nueve años, se dio el gusto de volver a ser parte del club y pisar la Bombonera con gente. El público se rindió a sus pies, luego de no poder haberlo hecho en el choque ante Racing, a puertas cerradas.

El Melli volvió a recibir amor y regaló un triunfo
Foto:

Guillermo Barros Schelotto volvió a ser ovacionado por la gente de Boca en la Bombonera. Vale destacar que ya había recibido el cariño cuando había dirigido a Lanús y en la despedida de Sebastián Battaglia, pero como jugador, su último romance con la parcialidad azul y oro había sido el 29 de abril de 2007 contra Racing en el que le dieron una plaqueta y se despidió ante los fanáticos, utilizando un micrófono.

Esa tarde, ni siquiera integró el banco de los suplentes. Su despedida dentro del campo de juego, había sido ante River, el 15 de abril de ese mismo año. Ayer, nuevamente se dio el gusto de escuchar el "Guillermo, Guillermo", aunque en este caso, como entrenador.

Su debut en el banco, había sido ante la Academia, por Copa Libertadores, pero en esa ocasión no había público en la Bombonera, por lo que la muestra de cariño se retrasó. Esta vez, sí se dio el gusto. Cuando entró a la cancha, bajó el histórico "Guillermo, Guillermo". Saludó a los cuatro costados, a la terna arbitral y llegó al banco, levantando las manos a los palcos con una sonrisa en los labios. Cuando se fue de la cancha, con la su primera victoria en la espalda, la ovación se repitió.

Para que todo sea perfecto, se esperaba una victoria, y llegó de la forma más emotiva. Sobre el final, y al igual que en Bolívar, el equipo consiguió el resultado en la última pelota. El Guille gritó con todo y cuando se fue al túnel, la cancha se vino abajo para despedirlo. Los presentes se deben haber ido con dolor en las manos.

      Embed


Comentarios Facebook