sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
General
15 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Reclamo contra el desalojo de un centro educativo especial

0
Comentarios


Se trata del Centro Educativo y Deportivo Especial (CEDE) que alberga a personas con discapacidad que tienen un promedio de 30 años y, en su mayoría, son completamente dependientes.

Reclamo contra el desalojo de un centro educativo especial
Foto:

Padres, docentes, alumnos y directivos del Centro Educativo y Deportivo Especial (CEDE), un establecimiento único en su tipo en la Ciudad de Buenos Aires por recibir a personas con discapacidades intelectuales y motoras severas, protestaron ayer por el desalojo intempestivo que sufrieron y que dejó a 40 chicos sin su escuela.

La protesta efectuada ayer en el Obelisco reunió a los padres y a sus hijos ante el desalojo dispuesto por la Justicia del centro educativo, por lo que reclamaron alguna solución y la intervención de alguna autoridad ante el estado de indefensión en que quedaron no sólo los alumnos sino también los 50 profesionales que atendían el centro.

"Yo tengo un hijo de 22 años con discapacidad intelectual severa que concurre a CEDE hace 10 años porque si bien tiene movilidad propia, es como un bebé eterno", explicó Carlos Degrossi, papá de Lucas.

Este padre reclamó que "las autoridades intervengan" cuanto antes, e hizo un llamado tanto a los funcionarios judiciales como a los ejecutivos nacional y local.

"Necesitamos volver al mismo lugar hasta que el Estado o quien sea pueda acondicionar un lugar debidamente habilitado, porque hoy no hay otra institución que pueda atender las necesidades de estos chicos", agregó.

Degrossi calificó como "una injusticia" el fallo de desalojo dispuesto por el juez Martín Christello, del Juzgado Civil 3, porque "no se puede dejar en la calle a personas con necesidades y patologías que requieren más de un docente por alumno".

Las pancartas que sostenían los manifestantes durante la protesta hacían responsable también al defensor de Menores e Incapaces de la Defensoría Pública en lo Civil, Comercial y del Trabajo 3, Marcelo Calabrese, quien un día antes del desalojo les habría garantizado a la comunidad educativa que éste no se produciría.

Por su parte, el presidente de CEDE, Franco Petta resumió así la situación: "hoy estamos en la calle y los trabajadores no tienen trabajo, los alumnos no tienen institución y los padres no tienen dónde tenerlos".

Creado en 1989, el CEDE es una asociación sin fines de lucro que funcionaba desde 2006 en su sede de Magariños Cervantes 3235, en el barrio porteño de Santa Rita: ayer un candado impedía la apertura de la puerta principal y todas las ventanas lucían cerradas, a pesar de que de la pared pende aún una placa de bronce con la leyenda "Centro de Día".

Sara Ttievsky, integrante de la comisión directiva del CEDE, explicó que "había un convenio hasta abril" para que el centro siguiera funcionando en ese local y por eso "se seguía pagando el alquiler", acuerdo que habría sido desestimado por el juez.

Un problema adicional es que el desalojo se llevó a cabo sin que las autoridades del colegio pudieran disponer el retiro del equipamiento para el funcionamiento diario, parte del cual "se fue en dos camiones y otra parte estaría adentro", sin que se realizara antes un inventario.

La Asociación de Padres del CEDE inició, además, una petición en la plataforma Change.org para que se de marcha atrás con el desalojo que, dirigido a la CONADIS, el juez civil y el defensor de menores, ya tiene más de 1700 firmas.

      Embed

Comentarios Facebook