sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
15 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Video | Fue a ver al Indio a Tandil y tomó de rehén a kioskera

0
Comentarios


Un mendocino que había viajado a la ciudad bonaerense para presenciar el recital, asaltó un kiosko y negoció con la policía durante una hora y media antes de soltar a la joven.

Video | Fue a ver al Indio a Tandil y tomó de rehén a kioskera
Foto:

Hasta este lunes a la noche, el mendocino José Alberto González era uno más de los miles de jóvenes que habían viajado a la ciudad de Tandil para presenciar el recital del Indio Solari pero, tras pasar dos días en el lugar, decidió asaltar un kiosko de la localidad, con el agravante de tomar como rehén a la joven que lo atendía.

Hacia las 21.30 de este lunes, el sujeto entró al local con intenciones de robo pero fue visto por un vecino que dio alerta a la policía local. La llegada de un patrullero puso en alerta a González, quien no dudó un segundo en tomar como rehén a la joven Andrea Firpo apuntándole con un arma al tiempo que pedía negociar su entrega y la presencia de los medios de comunicación para asegurarse de que no lo mataran.

Llegó entones al lugar, vestido de civil, el jefe de la Departamental, Eduardo Quintela quien le pidió al reo que depusiera su actitud, al tiempo que el lugar se llenó de móviles de la comisaría Primera, Policía Local, GAD y hasta una ambulancia del Hospital Ramón Santamarina.

Además de exigir la presencia de la prensa, el delincuente solicitó garantías con la presencia de un fiscal y por eso se hicieron presentes el doctor Damián Boren y su ayudante Alejandro Dalfonso.

Durante una hora y media, se vivieron momentos de extrema tensión, sobre todo cuando González, en un ataque de furia dañó parte del local mientras Quintela le reiteraba el pedido para que se entregue garantizándole el cumplimiento de todos sus derechos.

Atrincherado en el fondo del negocio, el delincuente pidió que lo comunicaran con su madre en Mendoza. Cuando le pasaron el teléfono, el hombre le contó que no lo habían dejado salir de Tandil en los muchos colectivos que habían llegado hasta allí desde su ciudad.

Finalmente, sin escape posible, el ladrón se entregó a la policía tras tener en vilo a todo el barrio, y liberó a la rehén que ya padecía de una crisis de nervios. González fue duramente increpado por los vecinos, algunos de los cuales debieron ser frenados por los efectivos cuando trataron de agredirlo.

      Embed
Fuente: El Diario de Tandil
      Embed

Comentarios Facebook

Un delincuente asaltó un kiosko en Tandil y tomó a la empleada como rehén.
Anterior Siguiente