sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
16 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Andrea Politti: “Hacemos un programa de servicios sobre la identidad”

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


La actriz vuelve al envío donde se consagró como conductora y habla de las sensaciones internas que le produce trabajar en casos de personas que buscan saber quiénes son o encontrar parientes perdidos.

Andrea Politti: “Hacemos un programa de servicios sobre la identidad”
Foto:

El pasado lunes 7 de marzo, a las 17.30 por la pantalla de América, Andrea Politti inauguró una nueva temporada del cambiante ciclo Los Unos y los Otros.

Tras la salida de Catherine Fulop y el anterior paso del Negro Oscar González Oro, esta actriz y conductora marca la vuelta al envío que vio nacer y del que se fue hace ya 3 años con agotamiento y desmayos.

Ahora con nuevo formato, acompañada por un equipo periodístico integrado por Catalina Dlugi, Soledad Larghi, Carla Conte, Gimena Grandinetti y Carlos Ares, intenta timonear el programa de encuentros de la tarde como puede y a medida que se va asentando sobre la marcha puesto que hoy sus temas a tratar son variados.

      Andrea Politti America Los Unos (3).JPG


"En su momento, me fui agotada. Empezaba el programa y me bajaba la presión. Me desmayaba sin saber por qué", asegura. "Me llamaron para estar en este nuevo ciclo y me pareció que era el momento. Desde que yo lo dejé de hacer hace 3 años, me llegaban una cantidad de mensajes de cariño de la gente. Y cuando apareció la oportunidad de la mano de la productora Mandarina, me encantó la idea de volver. En algún punto extrañaba hacer el programa. Entonces les dije: "Si vuelvo, yo comencé este programa y yo lo termino", cuenta Andrea con gracia detallando su retorno a Los unos y los otros.

De manera fluctuante y con constantes modificaciones, tratando de acomodarse a un rating que por el momento no le resulta favorable, Politti retoma el hilo de un ciclo que se pensó para develar la identidad de los que precisan encontrar sus orígenes.

"El tema de los encuentros es un tema muy fuerte, pero en esta nueva etapa tenemos un panel y una tribuna. En la tribuna no hay extras, sino que está la gente que está buscando una identidad o que tiene que ver con el caso de actualidad que tratamos en ese momento", asegura la mujer que previendo el desgaste emocional anterior, cuando debió alejarse sacudida por la intensidad de los casos, buscó ayuda psicológica.
      Los unos y los otros América Andrea Politti


"No podía irme a mi casa como si no hubiera pasado nada. Hay personas que han pasado infiernos. Es un trabajo difícil, que implica mucha concentración, esfuerzo pero también cariño y emoción porque tenés que ser cálido. Por eso ahora he pedido algún tipo de contención psicológica para armarme ante cada cuadro de situación", dice afín de que no le ocurra lo mismo de cuando estuvo al frente del programa entre 2011 al 2013.

Aunque por estos días la temática del envío oscile entre los títulos más relevantes del mundo del espectáculo, los cuidados de la salud o la actualidad del minuto a minuto, la política de los encuentros se impone como cabecera. "Siempre pensé que Los unos... iba a durar mucho pero lo que me sorprende es la cantidad de búsquedas que hay permanentemente. Siempre hubo este tipo de programas: antes el de Franco Bagnato (Gente que busca gente, 1997), y hubo otro ciclo también que no recuerdo", sonríe Andrea con su clásica empatía.

"Lo que me llama la atención sin embargo, es ese vacío: no hay un lugar para la gente que tiene dudas sobre su identidad. La verdad es que los que buscan a su familia de sangre se sienten solos y desarmados. La tele sirve para acompañarlos, y está genial, pero estaría bueno que también exista un lugar desde el Estado para contenerlos", sostiene con sensatez mientras sugiere nunca estancarse en una matriz: "Los unos y los otros es un programa estructurado pero se puede desarmar por un llamado, porque encontraron a la persona que buscamos. Por eso hay que estar muy abierto al momento. Yo no estudio mucho cada caso, sino más bien me dejo fluir", comenta con simpleza.

"A mí siempre me gustó mucho la improvisación, me siento mucho más cómoda cuando puedo salirme del libreto que respetar a rajatabla lo que me escriben. Si no explotás en lo que hacés, si no salís del molde un poco, todo es muy chato", confiesa. "Modestamente creo que es un programa que siento que debería estar siempre en la televisión argentina. Es un programa de servicio que trata algo muy delicado y muy íntimo que es la identidad, la búsqueda, el amor, el respeto. Palabras que siempre vienen bien", señala con sensibilidad.i
dLa Politti le pone humanidad a cada caso. Dice que no estudia libretos y que prefiere improvisar para ser más honesta.

      Andrea Politti America Los Unos (2).JPG


La fama: "Una luz que proyecta sombras"

Confiesa que no le gusta la exposición y que hasta le causa pudor. Aunque sí disfruta del contacto con la gente. "Prefiero trabajar y trabajar. El éxito, como se conoce el éxito, no me conmueve, porque el éxito debería ser lo que uno siente como bueno para su vida. No lo que ven los demás. En los momentos en que más fama tuve, así como pasaron cosas buenas, me pasaron cosas muy malas. La luz es tan fuerte que proyecta la sombra, entonces no sé si es tan lindo de vivir", puntualiza Politti.

"Cuando me fui no volví a mirar el programa"

Luego de casi 3 años ausente de la tevé en los que Andrea Politti se dedicó a hacer teatro protagonizando las piezas El Secreto de la vida y El don de la palabra, en Los unos y los otros colocaban su impronta el Negro Oscar González Oro y más tarde Catherine Fulop, quien dejó el programa debido al estado de salud que atravesaba su suegro y padre de Ova Sabatini, quien falleció en los últimos días. En todo este tiempo Politti se resistió a ver a los otros animadores.

"No lo pude ver. Nooooo", asegura.

"Durante estos dos años no miré el programa. Sé que seguía con la misma tónica y que cada conductor le puso su color. Eso es lo que pasa cuando llega alguien nuevo a ese lugar, uno sabe que cada uno suma su forma y es lógico que así sea. También hay público para todos los conductores y así fue", destaca ella.

Más allá del puntual Los unos y los otros a esta actriz y conductora le cuesta encontrar comodidad entre lo que observa en la pantalla chica y también se siente con poca afinidad como espectadora. "La tele la veo más en cadena, todo es un poco parecido. Ves un noticiero y no hay diferencia con un programa de espectáculos, está todo mezclado. Por eso me gusta este programa, es original basado en lo social", garantizaba con su sonrisa fresca antes de comenzar el ciclo y de que se produzca el cambio de eje del mismo.

Todo vuelve

Confesiones de mujeres de 30 fue un éxito teatral en los años 90, de la mano de Alejandra Flechner, Virginia Innocenti y la propia Andrea Politti. Por estos días regresó con elenco renovado y la misma directora, Lía Jelín, que estuvo siempre, en todas las versiones (con Carolina Peleritti, Alejandra Majluf y Bernarda Pagés, y con Florencia Peña, Celina Zambón y Jorgelina Aruzzi).

Escrita por el brasileño Domingos de Oliveira, la obra fue adaptada en esta oportunidad por las guionistas argentinas Florencia Alcorta y Verónica Lorca, también muy conocidas en el mundo del stand up porteño. Las nuevas protagonistas Julieta Cayetina, Sofía Gala y Tamara Pettinato se suben al escenario del Teatro El Picadero mientras que Andrea recuerda el suceso con cierta nostalgia.

"Todavía no tuve tiempo de ver a las chicas. Es una obra que la hicimos 5 temporadas y por la que guardo el mejor de los recuerdos. Me marcó como actriz y como persona", detalla Politti dando cuenta que los conflictos de las treintañeras a la hora de asomarse al amor, el sexo y la solidez profesional continúan siendo los mismos que hace dos décadas pero con el agravante de la incorporación de la tecnología.

"Hoy te dejan por mensaje de texto, te pueden localizar, podés buscar pareja en Internet. Existen un montón de cuestiones que antes no las teníamos a mano. Pero las problemáticas de base me parece que siguen siendo las mismas", remata quien desearía también subirse a un escenario pronto. "Me encantaría poder hacer teatro a la noche. Ojalá me llegue una obra como para poder hacerla".




      Embed




Comentarios Facebook