martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Música
16 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Iron Maiden: ¡otro gran número de La Bestia!

Anuar Peche
0
Comentarios
Por Anuar Peche


Después de su paso histórico por Córdoba, la Doncella de Hierro regresó a Buenos Aires en el marco de la gira “The Book of Souls World Tour”, y su show fue descomunal. Más de 40 mil personas, casi dos horas de show, repleto de escenografía con los Eddie Hunter y la cultura Maya como protagonistas principales. Una puesta mágica e imborrable en Vélez. ¡Vuelvan!

Iron Maiden: ¡otro gran número de La Bestia!
Fotos: Laura Tenenbaum/Diario Popular
Foto:

¡Cómo no decirle La Bestia a semejante banda! Ay Dios (de los paganos, claro)... Iron Maiden volvió a la Argentina después de dos años para presentar su reciente álbum doble "The Book of Souls" -el sucesor de The Final Frontier- y le aplastó la cabeza a más de 40 mil almas heavies sedientas de esa energía animal que sólo estas leyendas del metal pueden dar. ¡Letal show! Inolvidable. Un espectáculo propio de bestias, de maestros de la música, de gigantes del arte. Tipos con talentos y cerebros de esos que ya entraron en extinción. Realmente están en todo, en cada y uno de los detalles desde lo musical y visual. A cada segundo demuestran toda esa eterna experiencia.

¿Que si tocaron muchos temas del disco nuevo y dejaron canciones enormes afuera? Sí, de una. ¿Que si el reci fue corto? Sí, claro, deberían haber metido al menos 5 más (aunque si era por las ganas de los enfermitos que no pararon –bue, no paramos- de gritar, saltar y poguear hasta quedar sin aire, deberían haber tocado un par de horas más). Pero más allá de los interrogantes que se fueron planteando, todos los que transpiraron hasta donde no se puedan imaginar, fue de locos. Como cada vez que Iron Maiden pisó estas tierras.

Otro recuerdo imborrable de La Bestia en Argentina. El show que todo metalero del mundo tiene que ver antes de morir. Y si no lo viste... Rogá que regresen porque Steve Harris -bajista, fundador y principal compositor- ya avisó que "se acerca el final" de la carrera de la banda. Gracias Iron Maiden por tanto, tanto, tanto... Y -aunque Bruce Dickinson, Harris y todos los muchachos haya quedado colifatos de contentos con el aguante argento- perdón por tan poco. Volvé rápido Doncella, a horrores te vamos a extrañar por estos lados del mundo...

      iron maiden 2.JPG
Foto: Laura Tenenbaum / Diario Popular.

Mejor que volar en el Ed Force One

¡Qué vuelo nos hizo pegar Maiden! Un viaje de esos que te dejan pilas para tirar varios años... Y pensar que en algún se flasheó con que la gira se podía complicar después de que el Ed Force One sufriera ese accidente en Santiago de Chile cuando era remolcado sin pasajeros (en el '92 a Maiden no lo dejaron entrar en tierras trasandinas, y ahora paradójicamente no puede irse...). Pero la banda liderada por el dúo Dickinson-Harris dejó su avión estacionado en los hangares del aeropuerto de Santiago y "vamos para adelante nomás". A seguir dándole larga vida al metal... 

Primero le tocó a Córdoba. Una visita histórica porque fue la primera vez que Maiden pisó esa provincia. Y fue explosivo. Pero lo de Vélez –lugar donde la Bestia ya había shows históricos como el del 98 o en 2001 o 2004 o 2009 o 2011- fue impactantemente descomunal para los amantes de la música pesada. Una orgía de sensaciones interminable. 

Más de 40 mil almas metaleras, con los cuernitos apuntando el cielo y gastando sus gargantas, en cada tema de "The Book of Souls" y en cada clásico, hasta dejarlas irritadísimas. Y los muchachotes británicos desplegaron un poder, una maestría a la hora de la escena, y una ejecución, pocas veces vista.


      iron maiden 3.JPG
Foto: Laura Tenenbaum / Diario Popular.

Un talento y carisma a lo Bestia

El petizo Bruce Dickinson la rompe toda, toda. ¡Qué frontman porfavor! De estos sí que no abundan. Y no sólo por cómo canta y cómo expresa lo que narra: también por cómo contagia, cómo agita, como abarca todo el escenario, cómo pone absolutamente todo arriba de las tablas. Una energía que se expande. Tiene tanto talento que hasta mandó al carajo esos problemitas que tuvo con el sonido. Y Steve Harris, qué decir... Por algo fue el elegido el mejor bajista del mundo por los lectores metaleros. Es una viola más. Ícono del bajo en el heavy.

Y las guitarras, podríamos hablar horas de Dave Murray, Adrian Smith y Janick Gers. Un tridente explosivo de cuerdas. Riffean a lo loco; armonizan; se turnan para solear, cada uno con su estilo y técnica; revolean las guitarras; y logran una base con un peso que es una animalada. El que es violero y vive este tipo de despliegue, se va a su casa recontra feliz. Y lo primero que hace cuando pisa su hogar, es agarrar la guitarrita y darle con todo. Manija, es poco...

¿Y Nicko McBrain? ¡Un animalito! Un factor clave en el power de Maiden. Y no sólo por lo que toca. También por el carisma que tiene con la gente. Tal es así que en Vélez fue el último en irse del escenario. No se quería bajar. Se quedó tirando pares y pares de palillos. Sacó los parches de la bata, y los ofrendó a sus fieles. Hasta las muñequeras revoleó para la alegría de los metaleros. En definitiva, otra visita histórica, memorable de la Doncella de Hierro. Ojalá, por el sentimiento inexplicable que tienen los argentinos con Iron Maiden, vuelvan pronto. Acá lo estaremos esperando...

      iron maiden 4.JPG
Foto: Laura Tenenbaum / Diario Popular.

Setlist
 
Doctor Doctor (intro)
If Eternity Should Fail
Speed of Light
Children of the Damned
Tears of a Clown
The Red and the Black
The Trooper
Powerslave
Death or Glory
The Book of Souls
Hallowed Be Thy Name
Fear of the Dark
Iron Maiden
-Intervalo-
The Number of the Beast
Blood Brothers
Wasted Years

Una gira algo accidentada

En Sudamérica le pasó de todo a Maiden... Primero a Nicko McBrain en el hotel donde se hospedaba Maiden, los seguridades del lugar lo confundieron con un vagabundo cuando intentó subir por las escaleras y no lo dejaban subir a la habitación. Después, los daños que sufrió el Ed Force One en el Aeropuerto de Santiago. Y por último, en Córdoba, la caída que tuvo el muñeco Eddie Hunter sobre el escenario.

      Embed


Comentarios Facebook