sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
17 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Mar Chiquita de Agustina explota de lindos pejerreyes

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Pescar en lanchas trackers bien motorizadas y con un buen guía nos permitió alejarnos del pelotón de botes de alquiler y trabajar una zona al garete con inmejorables resultados en piezas que iban de 30 a 35 cm. Cuota fácil.

Mar Chiquita de Agustina explota de lindos pejerreyes
Foto:

Mar Chiquita de Agustina será por segundo año consecutivo, laguna vedette de la temporada de pejerreyes. La imagen que tuvimos al llegar al pesquero Don Jorge y encontrarnos con 4 cuadras de cola de vehículos con trailers esperando botar embarcaciones, nos dio la pauta del enorme interés despertado por este maravilloso ámbito que convoca a pescadores porteños, bonaerenses, santafesinos y cordobeses. Es que su estratégica ubicación a sólo 20 km de Junín por Ruta 65 (entrar al pueblo Agustina y seguir carteles) la deja a mano de todos, y la excelente pesca que no defrauda hace que el que ya a visitó quiera volver y el que no la ha pescado se sienta tentado al ver las fotos y relatos de quienes fueron.

En este caso, a la satisfacción de volver a este ámbito que habíamos pescando el año pasado, le sumamos la alegría de reencontrarnos con Joaquín Hasaín, guía que ha decidido hacer base firme en este ámbito al que llevó cuatro lanchas tracker para alquilar con o sin guía. Y créannos que vale la pena contar con una embarcación bien motorizada: el pasado domingo, entre el mar de embarcaciones que describimos, nos bastaron solo 20 minutos de navegación a todo motor para estar pescando solos en otro sector de la laguna, donde pudimos garetear a nuestras anchas y levantar magníficos pejerreyes que van de 30 a 35 cm en su gran mayoría.

Y cabe destacar la importancia de pequeños gestos donde se ve la mano del guía: Joaquín nos llevó a una zona cercana al viejo camping de Arenales que quedó bajo agua, donde ancló e inmediatamente empezamos a pescar uno tras otro. Pudimos habernos quedado ahí muy contentos, pero el guía dijo que el tamaño no lo conformaba y nos movió de zona para aprovechar el viento y hacer garete. En esta técnica a la deriva, la clave pasa por regular el muerto (peso que hacemos arrastrar por el fondo) para que la embarcación derive a la velocidad deseada.

De hecho, al garetear las boyas nos quedaban sobre el brillo y Joaquín nos dijo: "Esperen que vamos a hacer que las boyas queden cerca de la lancha así no se rompen la vista". Y tras darle soga al "muerto" así lo hizo. Los piques se daban a solo 10 metros de la tracker, y hasta era factible ver los bulos que anticipaban la llevada.

Pero lo mejor fue que el garete, tal como se lo había propuesto el guía, mejoró el tamaño de las piezas que ya empezaron a orillar los 35 cm. Se trata de pejerreyes vigorosos y muy sanos, sin síntomas de parasitación, y de magnífico sabor.

Hacer la cuota es fácil y, atentos a lo que pregonamos en nuestro número anterior, llamamos a la conciencia de cada pescador a auto regularse y no hacer matanzas innecesarias.

Cañas de 4 metros, tipo Spinit Spectrum o Tech Karma serán las indicadas, con reeles medianos con multifilamento del 0,22. La línea es la de tres boyas convencional, en formato a preferencia del consumidor, y los piques se dan de 15 a 30 cm por lo que hablamos de una pesca de pejerrey clásica y sin misterios, usando anzuelos Nº 2 y con mojarra o filet de dientudo como carnadas.

Un aparejo que me rindió muy bien fue el confeccionado con boyas ping pong, que mejoran los garetes por presentar un mayor volumen de agua fuera de la superficie.

Por lo demás, repetimos que ir con un guía acorta los caminos al éxito: la gente que entra al agua todos los días tiene claro dónde y cómo pescar y además en un espejo de 20 mil hectáreas como éste, cuidar el aspecto seguridad es clave y por eso aconsejamos navegarlo en embarcaciones seguras como estas trackers donde hasta 5 pescan cómodos.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook