domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Documentales
18 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“Entre dos luces”: Suárez, aquellos tiempos experimentales

Maximiliano Acosta
0
Comentarios
Por Maximiliano Acosta


El documental muestra el ultra fondo de la banda de rock Suárez en los años ´90. Horas de ensayo, escenarios nuevos, intimidades y diálogos que salen a la luz en imágenes inéditas. El film motivó el reencuentro del grupo, que desencadenó en un Kónex. “Hice la película porque sentí que no estaban presentes”, contó Fernando Blanco, el director

“Entre dos luces”: Suárez, aquellos tiempos experimentales
Crédito: "Entre dos luces"
Foto:

Diego Fosser, Fabio Suárez, Gonzalo Córdoba, Marcelo Zanelli  y Rosario Bléfari conformaron la experimentación, expresión y aventura desde lo más independiente del rock nacional que emergía del caldo de cultivo de principios de los noventa. Separados desde el catastrófico 2001, el documental "Entre dos luces-Suárez, primera parte", motivó la reunión del grupo que culminó en el escenario porteño de Kónex.

Ensayos eternos, zapadas creativas, diálogos íntimos. Las imágenes inéditas que muestra la película significan un deleite para los fans de la banda que estuvieron presentes en aquellos años en los que Cemento era el Everest del Rock Nacional. Los viajes en ruta y el camino hacia escenarios nuevos, demuestran el éxito de Suárez en una década en la que se apropió de la palabra "experimental".

      Embed

En diálogo con DIARIO POPULAR, el director Fernando Blanco, cuenta cómo fue traer al presente los recuerdos de Suárez, el deseo de Bléfari por mostrar "la prehistoria" de la banda, la motivación por haber generado el retorno del grupo y el adelanto de la segunda parte.

-¿Cómo surgió la idea de realizar un documental sobre Suárez?

-Surgió entre 2011 y 2012. En ese tiempo ya había pensado hacer el documental motivado un poco por la falta de material en internet y otros medios sobre la banda. Sentía que no estaban presentes. Justo coincidió que Rosario (Bléfari) estaba digitalizando unos archivos de esos años. Al principio lo quería hacer ella, pero luego me los dio para que me encargara de hacer la película.

-¿Hubo consenso del grupo para mostrar la intimidad?

-Trabajé sólo y las versiones de las canciones las elegí yo. Salvo en algunas correcciones estéticas que me avisaron, en el resto no hubo ninguna imposición. Siempre estuvieron de acuerdo en mostrar cómo ellos se filmaban a sí mismos.

-Seguramente mucho material habrá quedado afuera.

Y me pasó 20 horas de filmación en casetes. Estaba escéptico, pero después vi todo el material y me di cuenta de que no hacía falta agregar más archivos, notas o entrevistas a los integrantes. El documental estaba ahí, en esas 20 horas.

-¿Es posible una segunda parte?

-La segunda parte la estoy haciendo y va desde 1996 hasta 2001, el último show de ellos. Me pasaron un VHS editado por ellos mismo también. Son 15 minutos de la primera parte.

 
-¿Quisieron filmarse para que queden esas imágenes para la posteridad?

-Lo que sucede es que las cámaras eran el chiche nuevo de esa época. Ellos la utilizaban como una herramienta más. Eran la prehistoria de lo que es hoy el celular.

-La película sirvió para motivar el regreso.

-Cuando se juntaron se me movilizaron todos los sentimientos. Empezó todo en el Festival de Cine de Mar del Plata cuando uno de los organizadores me preguntó si había una posibilidad para que se junten. Les dije que no sabía, aunque para mí era imposible. Se comunicaron con Rosario y ella al resto. No se opuso y tocaron. Después en Buenos Aires los reclamaron y tuvieron que tocar.



      Embed


Comentarios Facebook

Entre dos luces: Suárez, aquellos tiempos experimentales
Anterior Siguiente