martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 28° H 18.7%
20 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Hermanos Wainbaum: “Nos impulsa el desafío”

Sergio Pjaseczny
0
Comentarios
Por Sergio Pjaseczny


Los protagonistas de MDQ se definen como personas respetuosas que piden permiso, pero afirman que los mueve la curiosidad hacia aquello que les dicen que no se puede hacer... y eso es justo lo que los pone en acción.

Hermanos Wainbaum: “Nos impulsa el desafío”

Hermanos Wainbaum: "Nos impulsa el desafío"

Foto:

En esta oportunidad, Eugenio y Sebastián Wainbaum hablan de su regreso a la televisión con su ciclo "MDQ para todo el mundo" y, entre otras cosas, ponen al descubierto algunos aspectos de su personalidad, de sus creencias y de su filosofía de vida que, de alguna manera, grafican la pasión que sienten por lo que hacen que no es, ni más ni menos, que la pasión de la aventura televisada.

l ¿Son de pedir permiso o de arremeter?

E.- Ante todo está el respeto. No cruzamos ese límite. Somos de pedir permiso.

l En su trato con los demás, ¿de qué se cuidan?

S.-De no invadir. Yo busco que el otro saque todo lo bueno que tiene para compartirlo.

l ¿Hasta qué punto creen conocerse?

E.-Sólo se conoce la punta de iceberg de cada uno. En lo rutinario, en general, uno activa su piloto automático y eso hace que reacciones de manera similar. Ante situaciones extremas, advertís que conocés muy poco de lo que sos y de lo que podés llegar a hacer.

l Cuando les sugieren que no vale la pena el intento, ¿cómo actúan?

S.-En general, acciono. La intriga es el mejor llamador. Me da más ganas de hacerlo. De hecho, nuestro programa es atípico, hacemos cosas que no se deberían hacer o que no son comunes porque eso, precisamente, es lo que nos atrae.

l ¿Qué los pone de muy mal humor?

E.- La demagogia, la hipocresía y el desinterés me exasperan. Los chorros y los políticos ladrones, me pone de muy mal humor.

l ¿Qué experiencias debería vivir un hombre?

S.-Si Dios quiere y él lo desea, la de ser padre, viajar, disfrutar de sus seres queridos y transferir lo nueva generación sus aprendizajes.

l Actuar bajo presión, ¿saca lo peor o lo mejor de ustedes?

E.-Si bien no es lo agradable actuar bajo presión, suele potenciar y agudizar más el enfoque ante cualquier situación.

l ¿En qué se reconocen influenciables?

S.-No es fácil que cambie de opinión, pero respeto el parecer de los que quiero y admiro. No transo con lo que creo que es mi ADN.

l ¿Tienen alta o baja tolerancia al fracaso?

E.-A nadie le gusta fracasar. Si asimilás el golpe te fortalecés y te esmerás para superarte. Nuestra vida no fue fácil. Desde chicos, siempre nos faltaba. La peleamos. A veces, hay que tocar fondo para resurgir.

l ¿Qué lo impulsa a hacer lo que hace?

S.-El placer, el desafío y la necesidad de hacerlo que algo que me de felicidad. Nunca aspiré a ser millonario, ni hacer famoso, ni a tener nada que no pueda conseguir por mérito propio.

l Ordene los siguientes conceptos según la importancia que les dé: mente, cuerpo y espíritu.

E.-En primer lugar, está el espíritu porque un espíritu sano va a edificar una mente sana, lejos del odio y la envidia, que son de las peores enfermedades mentales que existen y, en tercer lugar coloco al cuerpo, sin restarle importancia. Un espíritu sano y feliz va a ser que tu mente esté bien y tu cuerpo, en consecuencia, esté conforme con lo que te tocó. A veces, andando por la calle en skate, no siento que ya cumplí 54 años. Físicamente hago lo mismo que hacía a los veinte. Espiritualmente sigo siendo feliz con las cosas de siempre, pero con las responsabilidades que te acarrea la vida. Creo que nuestra esencia no cambia. Lo que cambia es el envase. Si de chico eras un hijo de puta lo vas a seguir siendo siempre. La esencia no varía.

l ¿Ven la vida en blanco y negro y con m matices?

S.- Yo veo la vida con todos los colores que tiene. Siempre fui así. No tengo grandes aspiraciones y me siento bendecido por haber encontrado lo que me llena.

l ¿Se puede estar bien con Dios y con el diablo?

E.-N. Tenés que estar bien con el que elijas. Yo elijo estar bien con Dios. Tampoco está bueno tener al diablo como enemigo. Se puede estar bien con Dios y no estar mal con el diablo.

l Normalmente, ¿qué hace para escaparle a la infelicidad?

S.-Cuando me doy cuenta que no estoy feliz, pienso en lo bueno que me tocó. No es muy fácil porque en la vida siempre hay momentos dolorosos y desgarradores, pero uno debe tratar de encontrar el equilibrio. Pensar que si estás escuchando, viendo o caminando estás vivo y eso te hace afortunado. Tener conciencia de eso te acerca a la felicidad. Hay que valorar aquellas cosas que se dan por obvias.

l Por último, ¿en qué se sienten más allá del bien o del mal?

E.- En nada. Siempre delante de uno hay un camino. Siempre uno está yendo. Aunque no vuelve, en realidad, sigue yendo. En mi caso, siento que recién estoy en el principio del camino y eso que hace rato que ando dando vueltas por ahí. No sé más que nadie. No me creo más que ninguno. No me siento más allá ni del bien ni del mal. Trato de capitalizar las experiencias vividas, para enseñarles a mis hijos lo poco que sé de lo que viví.

      Embed


Tags

Comentarios Facebook