sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Salud
19 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los hábitos que arruinan la piel

0
Comentarios


Dormir con el maquillaje puesto o depilarse demasiado las cejas son algunas rutinas que atentan contra la belleza, muchas de ellas que se hacen de manera tan común que ni nos damos cuenta de cuánto mal hacen. Consejos para evitar el envejecimiento prematuro.

Los hábitos que arruinan la piel
Foto:

Nadie quiere envejecer. Y mucho menos en forma prematura. La piel seca es uno de los principales síntomas de envejecimiento prematuro. Esas arruguitas que comienzan a aparecer por falta de cuidado, por no estar atentos a algunos cuidados básicos que aseguran que la edad llegue en el momento justo... y no mucho tiempo antes.

Hay muchas cosas que atentan contra la buena salud de la piel. Algunas de estas, inclusive, están ligadas a cosas que hacemos de manera tan rutinaria que ni nos damos cuenta de cuánto mal hacen.

Estas son algunas de esas costumbres que no le hacen nada bien a nuestra piel:

•Dormir con maquillaje: el maquillaje que queda en la piel durante la noche tapa los poros. Esto puede provocar desde un brote de acné hasta una infección bacteriana. Aunque tome tiempo y sea tarde después de la fiesta, el demaquillante es obligatorio.

•Comer mal: una mala alimentación seca la piel. Saltearse comidas o comer de manera irregular no ayuda. El café también es enemigo de la humedad cutánea. Para compensar, hay que alternarlo con mucho consumo de agua y algún cítrico. El sodio deshidrata; consumir demasiada sal no solo es malo para el corazón, también seca la piel. Excederse en las dietas y cambiar con mucha frecuencia de peso afecta a la elasticidad de la piel. Demasiada azúcar afecta a la producción de colágeno que mantiene la piel rozagante.

•Experimentar con productos de belleza: no todas las pieles reaccionan igual a las cremas, lociones y maquillaje. Las más sensibles pueden tener inclusive reacciones alérgicas. Antes de probar una nueva crema o cualquier otro producto, lo ideal es hacerlo en una parte pequeña de la piel, en lo posible lejos de la cara (por ejemplo, en el brazo).

•Problemas al dormir: la piel se regenera durante el sueño. Dormir poco implica no darle también a la piel el merecido descanso. Pero además, mientras dormimos, la piel descarta células muertas. Estas células se acumulan en la funda de la almohada y, si no se lava con frecuencia, se convierte en un paraíso bacterial.

•Usar demasiado el teléfono: aunque no parezca, el teléfono es un peligro para la piel. Sí, el teléfono. El aparatito sobre todo el celular está lleno de bacterias que se ponen en contacto directo con la cara. Si la conversación va a durar horas, es ideal limpiar el artefacto con algún antibacterial.

•Pasado de aire acondicionado: la humedad de la piel no solo depende de mantener el cuerpo sano e hidratado; también depende del ambiente. Tener el aire acondicionado encendido demasiadas horas y demasiado frío reseca, por lo que, aunque haga calor, hay que apagarlo de a ratos. Otra cosa que está mal es dormir con el aire acondicionado al máximo.

•No toda la piel es igual: los brazos son menos sensibles que la cara, pero están expuestos de otra manera. Para damas al volante, ideal usar protector solar en el brazo izquierdo para evitar el clásico "bronceado de camionero", que no solo es poco estético, también puede generar enfermedades en la piel.

eDepilarse: por supuesto que todas necesitan de su visita regular a la depiladora para lucir espléndidas. Pero la cera caliente vuelve sensible la piel y provoca irritación. Ante los síntomas, lo ideal es interrumpir la depilación por un mes, en especial en zonas sensibles del cuerpo. Depilarse las cejas con pinzas con demasiada frecuencia también lastima la piel.

      Embed

Comentarios Facebook