sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
19 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Nuevas denuncias contra Rousseff y la mayoría pide juicio político

0
Comentarios


El senador Amaral, quien acordó una reducción de la pena por el escándalo Petrobras a cambio de aportar datos a la Justicia, aseguró que la presidenta "sabía todo" sobre los sobornos. Una encuesta señaló que el 68% de los brasileños quiere el juicio político.

Nuevas denuncias contra Rousseff y la mayoría pide juicio político
Foto:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su predecesor, Luiz Inacio Lula da Silva, seguían el sábado enfrentando un vendaval de denuncias que amenazan la permanencia de la izquierda en el poder, en un país convulsionado y dividido.

El senador Delcidio do Amaral, que aceptó colaborar con la justicia a cambio de una reducción de pena en el escándalo Petrobras, aseguró que Rousseff "sabía todo" sobre los sobornos pagados durante una década por grandes constructoras a políticos y a funcionarios de la estatal petrolera.

"Lula dirigía el esquema", pero "Dilma también sabía todo" y ambos "trataron de forma sistemática de obstruir la labor de la justicia", acusó el exlíder del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en el Senado en una entrevista con la revista Veja.

La reacción de la Presidencia no se hizo esperar: en un comunicado, anunció que presentaría una demanda judicial contra Amaral por sus declaraciones "calumniosas y difamatorias".

Lula ya es objeto de una investigación conectada con ese escándalo, por presunta ocultación de bienes.

Rousseff se había mantenido hasta ahora a salvo de la operación "Lava jato" (lavadero de coches) que tramita el juez de primera instancia Sergio Moro y que sentó en el banquillo o envió tras las rejas a buena parte de la élite política y empresarial del país.

Pero según Amaral, "Dilma también sabía todo. La diferencia era que fingía no tener nada que ver con el asunto".

      Dilma Rousseff.JPG

Un 68% apoya el juicio político

 
Roussseff enfrenta por su lado un proceso de destitución en el Congreso, por presunta manipulación de las cuentas públicas.

Según un sondeo publicado este sábado por Data Folha, un 68% de los brasileños se declaraba a mediados de marzo a favor de un juicio político, frente a 60% un mes atrás. Y un 65% cree que Rousseff debería renunciar.

La mandataria nombró a Lula jefe de gabinete para tratar de recomponer la base aliada e impedir un voto a favor de su destitución. Sin embargo, un juez federal bloqueó el viernes su nombramiento por sospechas de que su principal motivación era brindarle al exmandatario (2003-2010) fueros privilegiados que lo sustrajeran de la esfera del juez Moro.

El ícono de la izquierda latinoamericana volvió en consecuencia a quedar en manos del temerario magistrado, al menos hasta que el Supremo Tribunal Federal (STF) decida en su próximo plenario, el 30 de marzo, si mantiene o anula el bloqueo de su designación como ministro.

La embestida política y judicial contra el gobierno del PT encuentra fuerte respaldo en la población. El domingo pasado, unas 3 millones de personas desfilaron en todo el país para exigir la renuncia de Rousseff. La izquierda sacó también a sus huestes a la calle el viernes, para denunciar una tentativa de "golpe de Estado".

      Embed



Comentarios Facebook