sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
21 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Y un día Osvaldo volvió a jugar, pero no se notó

0
Comentarios


Después de un mes afuera de las canchas, regresó como centrodelantero. Estuvo los noventa minutos pero no pudo aportarle al equipo la cuota de inquietud que se esperaba. Una floja actuación, acorde al resto de sus compañeros.

Y un día Osvaldo volvió a jugar, pero no se notó
Foto:

Desde el 17 de febrero que el Mundo Boca estaba esperando para volver a ver a Daniel Osvaldo en acción. Ese día había jugado su último partido, cuando se infiltró para estar en San Juan, para enfrentar a San Martín.

Un mes después, el delantero regresó al equipo como titular. Pero no sólo no aportó soluciones a la anemia ofensiva del equipo si no que, además, redondeó una muy pobre actuación, a la altura del decepcionante rendimiento del resto de sus compañeros.

Mucho se le pedía a este equipo un nueve de área y el Loco intentó cumplir esa función, jugando entre los centrales granates. En el primer tiempo jugó mucho de espaldas y pivoteó algunas pelotas, aunque apareció muy poco. El Xeneize no tuvo juego asociado y la pelota no le llegó limpia prácticamente nunca.

Hizo amonestar a Diego Braghieri, quien lo tomó de atrás, pero no tuvo otras intervenciones acertadas.

Guillermo lo dejó en cancha todo el partido, pero la sensación de irremontable que le impregnó Lanús a su prematura ventaja de dos goles, lo hizo andar el campo con gestos de fastidios y algunas protestas infundadas frente al árbitro, propias de la impotencia.

En su favor -a diferencia de sus compañeros- se podrá ubicar en la balanza de las excusas, su largo período de inactividad, algo que suele afectar especialmente a los futbolistas que deben trabajar en pos del desequilibrio.

Volvió Osvaldo y casi no se notó. Pero no fue el único que pareció ausente.

      Embed


Comentarios Facebook