lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Boxeo
22 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

¿Pura coincidencia?

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


La clasificación de 5 púgiles argentinos a los JJOO de Río en el pre-olímpico de La Rural que acaba de finalizar, especialmente la de Alberto Melián, tiene muchas similitudes con situaciones anteriores. ¿Guiño del destino, o simple casualidad?

¿Pura coincidencia?
Foto:
¿Pura coincidencia?
Foto:

Cuando Pablo Chacón –bronce en 57 kg y última medalla olímpica en Boxeo- se clasificó a los JJOO de Atlanta '96, su camino no fue color de rosas.

Es más; meses antes estaba afuera del equipo, por haberse -entre otras cosas- peleado con el cuerpo técnico que lo quería poner en 54 kg, peso que ya le costaba dar.

Hace de esto 20 años.

Había fracasado en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata '95 perdiendo en 1º ronda con el yanqui Carlos Navarro, y se lo había reemplazado por Remigio Molina, pero una última intervención desde Mendoza de su entonces DT "Pajarito" Hernández le otorgó una chance más: se le pidió a la FAB probarlo en 57 kg, y el presidente Osvaldo Bisbal aceptó, para lo cual debió eliminarse luego con Molina en un campeonato.

El resultado fue que Chacón recuperó su sitio en la Selección y se clasificó a los JJOO en el último preolímpico disputado en la FAB, junto a otros 4 púgiles: Omar Narvaes, Fabricio Nieva, Guillermo Saputo y Oscar Gómez.

Lo curioso de la historia es que, regresando al presente, se advierte que tampoco fue un trámite ésta de Río '16 para el cordobés Alberto Melián, en la misma división que Chacón, aunque ahora tiene tope en 56 kg.

      pablo chacon

Chacón y Melián eran las figuras de cada uno de sus equipos.

Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia, pero llama poderosamente la atención que Melián también entró acá en Bs As, y que junto a él también se hayan clasificado 4 boxeadores al igual que otrora, prácticamente en las mismas divisiones, exceptuando la pesado (91 kg) Yamil Peralta, que lo hizo a cambio del 75 kg, Oscar Gómez: Leandro Blanc (49), Fernando Martínez (52), Ignacio Perrín (60), Alberto Palmetta (69) y Yamil Peralta (91).

Curiosa numerología.

Lo concreto es, sin apelar a las ciencias ocultas, que en el reciente pre-olímpico americano que acaba de finalizar en La Rural de Palermo, Argentina metió a 5 púgiles en los JJOO de Río, la máxima cifra de este nuevo siglo, ya que desde Sydney '2000 -donde fueron 7- que no se metían más de dos púgiles, en todo lo que va del siglo XXI.

Fue 1 en Atenas '04 (Brizuela), 1 en Beijing '08 (Maderna) -siempre por la ventana, como mejor 3º y porque se caía alguno- y dos en Londres '12 (Melián y Yamil).

Melián y Peralta repitieron en éste, convirtiéndose respectivamente en el 4º y 5º caso de púgiles argentinos que intervinieron en dos JJOO en la historia de nuestro boxeo.

Quedan dos instancias más -una de profesionales-, y puede agregarse alguno, aunque la probabilidad es baja. ¿Carlos Aquino en 64 kg? ¿Brian Castaño en 75? ¿Marcos Escudero en 81?

      melian


¿Cuál es la razón para pegar este salto, en un boxeo nacional alicaído, que venía siendo tan criticado incluso en su faz amateur, y sin todo el apoyo prometido por la Secretaría de Deportes a nivel gubernamental, o Fénix a nivel empresarial, que por desinteligencias entre ellos aún no cumplieron con lo pactado con la FAB?

Hay dos razones que emergen: 1) haberse quedado la mayor parte del equipo amateur sin pasar al profesionalismo, sumando la experiencia de ambos ciclos –todos los clasificados vienen del período anterior-.  2) los torneos de la AIBA, la WSB y la APB,  donde Argentina fue pionero en Sudamérica y uno de los primeros países del continente americano en intervenir, le fuera bien o mal.

Acostumbrados a rozarse con rusos, kazajos, chinos, africanos, alemanes, polacos, y con la crême de la crême, ahora los centroamericanos, mexicanos y yanquis no parecen marcianos como antes. Ni siquiera los cubanos.

De hecho, Melián en la primera pelea venció al cubano Robeisy Ramírez, nada menos que el campeón olímpico, en una pelea que dejó tela para cortar, y que es la peor crítica que se le puede hacer en estos momentos a la AIBA: su forma de fallar los combates.

Melián, en su debut –había quedado by en la 1ª rueda- cayó dos veces en el 1º round ante Ramírez, pese a lo cual pegó lo suyo y lo tuvo flameando también al caribeño.

Pero con dos caídas, los 3 jueces fallaron 10x9 para el cubano. Y al recuperarse el cordobés, y ganar los dos siguientes por un mínimo margen  –a fuerza de amarres y oficio-, le ganó la pelea en fallo unánime 29-28.

¿Los dos rounds que le dieron a Melián 10x9, fueron evaluados igual que el 1º que ganó el cubano, con dos caídas a favor?

En AIBA sí. Más precisamente, en el sistema AOB, donde apenas son 3 rounds y un 10x7 ó 10x8 sentencia ya el resto del combate.

Con la vieja maquinita de tanteo electrónico hubiese ganado Melián sin discusiones, porque pegó más cantidad de golpes claros.

Pero la maquinita ya no existe y fue reemplazada por el sistema manual del 10x9, aunque en vez de birome se use una terminal de computadora y vaya a un sistema operativo.

Con ella cambió además el criterio –supuestamente-, porque la AIBA, en todo, o en casi todo, se está queriendo parecer al profesionalismo, tanto que ya dejará participar a los rentados que quieran en el último clasificatorio.

Y nada es más profesional y tan diferente al amateur, que el criterio del fallo, ya que en el primero se prioriza la eficacia por sobre el ataque -es decir, el efecto del golpe por sobre la cantidad sin efecto-.

En el profesionalismo internacional, una caída equivale a 2 puntos, y está bien, habida cuenta de que al púgil que ocasiona la caída le paran la pelea en su mejor momento y lo mandan al rincón, mientras que al otro le dan 10 segundos para que se recupere.

Si en AIBA esa regla no corre, que entonces se cuenten solamente los rounds ganados, sin puntaje. ¿Para qué está el 10x8 y el 10x7 en la AOB si no se usará?

Hay sin embargo rounds que se fallan 10x8 cuando hay abrumadora diferencia, y de allí que cuesta entender por qué no le correspondió ese guarismo en el 1º round al cubano ante Melián.

Según Osvaldo Bisbal, hombre fuerte de AIBA y presidente por el área americana del organismo, en peleas de tanto nivel se trata de evitar una situación de empate como la que se hubiese dado si le daban 10x8 al cubano y los subsiguientes a Melián, como pasó.

Con un 28-28 hubiesen tenido que desempatar, y se hubiesen inclinado por los dos rounds de uno contra el único del otro, y hubiese sido lo mismo.

¿Influyó la localía? ¿Esta pelea en Cuba o en otro lugar la ganaba Melián?

Recuérdese que al cordobés le sacaron la localía el año pasado en la APB, tras lo cual perdió ante púgiles a quienes como local había vencido, como el francés y el chino.

Una localía que le quitaron a la FAB por cuestiones organizativas y financieras, dado las leyes económicas de nuestro país de entonces, con el cepo cambiario y la dificultad de manejarse en dólares.

Y que recuperó ahora con la organización de este pre-olímpico en casa, que hay que refrendar en Río, donde Melián y Peralta casualmente consiguieron el pasaje a los anteriores Juegos de Londres.

      Embed


 

Comentarios Facebook