viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
22 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El horror en primera persona: 10 testimonios desde Bruselas

0
Comentarios


Testigos y sobrevivientes del atentado en Bélgica relataron los minutos inmediatos a las explosiones que dejaron un saldo de 34 muertos y 187 heridos

El horror en primera persona: 10 testimonios desde Bruselas
Foto:

• "Un hombre gritó unas palabras en árabe y escuché una gran explosión. Era el pánico general. Me escondí y esperé cinco, seis minutos. Algunas personas vinieron a pedirme ayuda. Ayudé al menos a siete heridos. Retiraron cinco cuerpos que ya no se movían. Veía gente en el suelo con sangre que ya no se movía. No estoy bien psicológicamente. Es el horror, Bélgica no merece eso", dijo a la agencia AFP Alphonse Lyoura, que trabaja en la seguridad del equipaje de los vuelos hacia África.

"Sentía que en cualquier momento podían irrumpir cuatro tipos armados y disparar contra todo lo que se moviera", fue el testimonio de Domènech.

• "No estábamos preparados para un ataque en Zaventem", coincidió Adamo, de 43 años. Y agregó: "Estaba ocupado trabajando cuando oí la primera explosión. Sacudió el suelo bajo nuestros pies, el ruido era ensordecedor, la gente gritaba, había sangre por todas partes. Los pasajeros se escondían donde podían y se les evacuaba por las salidas de emergencia. Fue como un terremoto".

• "Todo había volado por los aires, había un charco de sangre con personas heridas y los cuerpos desmembrados. Todo el mundo había entrado en un ataque de pánico. No había ni un solo policía, ni ambulancias durante varios minutos, y eso que estamos en alerta tres. Una organización muy al estilo belga...", opinó Philippe Lenaerts, un taxista que tras escuchar la primera explosión entró al aeropuerto para ver qué pasaba. 

"No he muerto por pocos segundos. Tenía que subir en el ascensor cuando se produjo la primera explosión. Si yo hubiera estado ahí, probablemente estaría muerto. Una nube de polvo y fuego llegó hasta mí. Había sangre por todas partes. Vi a un pasajero con su rostro cubierto de sangre y una azafata con los dedos colgando y sangrando también. Si mi tren no se hubiese retrasada unos minutos, probablemente estaría dentro del ascensor, en la planta donde tuvo lugar el ataque", cuenta Cedric, de 20 años, que tenía que ir a Londres para realizar unas prácticas.

• "Escuché una primera explosión, pequeña, luego una mucho más grande, justo a las 8 en punto. Los techos se han caído, las canalizaciones explotaron. Me quedé en los baños para protegerme. Salí 15 minutos más tarde, había sangre por todas partes, pero no llegué a ver cuerpos. Es una catástrofe. Estoy vivo de milagro", dijo Zach Munzun, un belga que llegaba de Ginebra.

• "Perdí de vista a mi amigo, oí las explosiones y salí corriendo. Tiré mi abrigo y mi mochila", expresó Jean Fanck, de Benin, que había ido al aeródromo a acompañar a un amigo.

• "Oímos dos fuertes explosiones y salir polvo y humo. Una compañera nuestra se fue en ambulancia herida en una pierna", contaron dos estudiantes de enfermería. Y, acto seguido, una de ellas miró la pantalla de su móvil y exclamó: "¡En el metro también!".

• "Todo el mundo huía, todo el mundo buscaba un lugar para esconderse. Era el descontrol total", contó de su lado Michel Mpoy, de 65 años y que fue el aeropuerto a buscar a un amigo que llegaba de Kinshasa (República Democrática del Congo).

• "Estaba desayunando y de repente todo el mundo empezó a correr hacia nosotros. La gente no sabía qué hacer. Pensaba que era un simulacro. Algunos se quedaron en el restaurante, pero poco a poco se dieron cuenta de que era real", comentó Owen Li, financista que trabaja en Londres y se encontraba en el aeropuerto de Bruselas.

      Embed

Comentarios Facebook