miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Vida
28 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Claves para verse y sentirse más jóvenes

0
Comentarios


Los síntomas que dejan expuestos los cambios físicos pueden servir de ayuda o señal de alerta para una saludable y equilibrada renovación. Alimentación, hidratación y disciplina pueden facilitarnos el camino para ponerle límites a la tiranía del envejecimiento. Aquí consejos para no dejar pasar de largo.

Claves para verse y sentirse más jóvenes
Foto:

Cuando la edad comienza a delatarse por determinados signos de envejecimiento, es el momento de poner en práctica algunos consejos de belleza para verse más joven. Es posible lucir naturalmente rejuvenecidos, gracias a simples cuidados que no sólo quitarán años en apariencia, sino que también harán verse más saludables y revitalizados.

Para comenzar es conveniente conocer y comprender aquellos factores que hacen lucir más avejentados. Una vez hecho este análisis es posible tomar las medidas necesarias para atraer y conservar aquel estilo juvenil que nunca pasa de moda.

En general, la mayoría de las personas se preocupa por la apariencia externa y cualquier signo visible. Sin embargo, el envejecimiento de la piel no se da en forma aislada del resto del cuerpo. Para verse naturalmente más jóvenes, hay que darle a la piel las vitaminas y minerales que necesita. Por ejemplo, demorar el proceso de envejecimiento, requiere de una exposición controlada al sol, no tanta como para dañar la piel, pero sí la cantidad suficiente para incentivar, en el cuerpo la producción natural de vitamina D. Una excelente forma de verse más joven, es evitando la deficiencia de Vitamina D, en el organismo.

El hecho de que la piel represente el 15% del peso corporal, hace que sea el órgano más grande del cuerpo. Entender su estructura, además del cómo y por qué envejece, es uno de los primeros paso hacia una apariencia más joven. Una piel sana y rejuvenecida, no sólo dependerá de la condición de la epidermis, sino también de cuan bien pueda absorber y retener humedad. Una piel que retiene agua en forma natural, es una piel hidratada, y conserva una apariencia más juvenil que aquella que con el paso de los años, se vuelve más seca y como consecuencia, propensa a las arrugas.

Hay que tener en cuenta que mientras que la cantidad apropiada de sol puede hacer lucir más jóvenes, luminosos y sanos. También es conveniente una debida exposición, ya que en exceso puede causar daños irreparables a la piel. La prolongada exposición agota las reservas corporales de vitamina B y a largo plazo, es la principal responsable de envejecimiento prematuro de piel e incluso del cáncer de piel. Por eso hay que considerar todos los consejos de protección para la piel, para protegerla de los dañinos rayos UV.

Algunas vitaminas alimentan la piel y permiten que tenga un aspecto más juvenil. Por ejemplo, la Vitamina C ayuda a combatir las arrugas y finas líneas de expresión, al incentivar la producción de colágeno. La vitamina E ayuda a una mejor apariencia al proteger contra los rayos UV ultra violeta y también al eliminar los radicales libres dañinos.

Un producto para tener en cuenta es el agua de rosas, porque alimenta e hidrata la piel. Las pieles maduras se ven tonificadas y rejuvenecidas con agua de rosa. Además de usarla para suavizar las arrugas y restaurar la vitalidad e hidratación del rostro. También los aceites de rosas cosméticos, son excelentes a la hora de cuidar la piel, gracias a sus propiedades regenerativas y elevados niveles de colágeno y elastina, ideales para prevenir el envejecimiento prematuro y las arrugas del rostro.

Para lucir más jóvenes, es conveniente mantenerse en forma y activos físicamente. Esto hará maravillas por la apariencia, a medida que se envejece. No hay que olvidarse que uno de los parámetros con los que suele calcularse la edad es la agilidad y la forma en que se ve la persona. Es posible llegar a verse unos años más joven con sólo bajar unos kilos y reducir grasa corporal. Ya que el exceso, no sólo daña la apariencia, sino que también estresa al organismo e incrementa el riesgo de enfermedades. Un cuerpo enfermo, no suele ser sinónimo de juventud.

La superficie de la piel cambia constantemente, mientras el cuerpo la renueva en forma natural. Para una apariencia más joven, es posible ayudar a éste proceso utilizando antioxidantes formulados, tales como vitamina E y coenzima Q10, para complementar la cantidad de las células de la piel.

      Embed

Comentarios Facebook