lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
28 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Boca y un boletín que preocupa

Leandro Gavira
0
Comentarios
Por Leandro Gavira


A pesar del cambio de técnico, los futbolistas siguen sin poder mostrar su verdadero nivel. Ni Tevez, el as de espadas, está jugando bien. Según los puntajes de DIARIO POPULAR, el más regular fue Molina Lucero, todo un dato...

Boca y un boletín que preocupa
Foto:

P asaron doce partidos oficiales en lo que va de este 2016. El Xeneize jugó la Supercopa Argentina ante San Lorenzo, ocho cotejos por el torneo local y tres por la Libertadores. Rodolfo Arruabarrena se hizo cargo en siete, y Guillermo Barros Schelotto, en los cinco restantes. A pesar del cambio de entrenador, los que están más en deuda son los jugadores, que muestran un nivel mucho más bajo del que pueden llegar a dar, lo que determinó que se pierda la final con el Ciclón y, prácticamente, el campeonato argentino.

Desde que comenzó el año, el conjunto de La Ribera no encuentra el fútbol que necesita y que debe mostrar. Por nombres propios, se le pide mucho más a este grupo. Según los puntajes de DIARIO POPULAR, el más destacado es Nahuel Molina Lucero, el lateral derecho que participó en cuatro encuentros, y acumula un promedio de 5,75. Esto no es un dato menor, ya que en un plantel con referentes pesados como Carlos Tevez, Agustín Orion, Fernando Gago, Daniel Díaz o Juan Insaurralde, que el más regular sea un pibe de 18 años, llama la atención. Además, el número es claro y ninguno llega a un promedio de seis puntos, lo cual también es preocupante en un grupo que tiene aspiraciones de pelear la Copa Libertadores.

      boca-puntos.jpg

Desde que arrancó la competencia oficial, se utilizaron 22 jugadores (Nicolás Colazo entró contra River, pero no fue calificado). De esos futbolistas, el único que debutó en el año con el Mellizo fue Leonardo Jara, que anteriormente estaba lesionado y no había podido jugar con el Vasco. Lo cierto, es que más allá de los nombres, nunca se encontró un buen nivel futbolístico, y Guillermo no pudo cambiar la ecuación hasta el momento. Este parate por las Eliminatorias, le dio tiempo para trabajar mejor, ya que cuando asumió, al otro día tuvo que debutar con Racing por el torneo continental.

El año empezó muy mal. El verano, con las dos derrotas ante River, se extendió al inicio con Temperley por el torneo local y la histórica goleada recibida a manos de San Lorenzo, en la Supercopa Argentina. Arruabarrena, campeón meses antes, ya era mirado de reojo. El mal juego perduró, y más allá de una pequeña recuperación contra San Martín de San Juan y ante Newell's (el mejor partido del año), el equipo volvió a perder con Racing y se quedó sin entrenador.

Para cambiarle la cara a un plantel que no demostraba nada desde lo futbolístico, pero tampoco lo hacía desde el punto de vista de la actitud, llegó un ídolo para sentarse en el banco de suplentes. El panorama no era fácil, ya que tenía dos clásicos (ante Racing y River) y un choque fundamental por la Libertadores ante Bolívar. Ese tramo lo pasó bien, pero el último encuentro con Lanús, volvió a encender las alarmas.

Tras este parate, se espera que el equipo empiece a mostrar otra cara. Tevez tiene que volver a ser Tevez, y éso, seguramente contagiaría al resto, que tampoco está en su nivel. Guillermo tuvo unos días para trabajar más tranquilo. ¿Podrá cambiar este pobre presente?

      Embed


Comentarios Facebook