sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
31 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Spinning ultraliviano: gusto enorme con pequeños peces

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Una pesca divertida y emocionante para aprovechar ahora que la creciente trajo peces raros en estas latitudes, y una modalidad que siempre debemos contemplar como alternativa en cualquier salida donde nos puede salvar la ropa.

Spinning ultraliviano: gusto enorme con pequeños peces
Foto:

Estamos en otoño, despidiendo los días cálidos, y antes de sumergirnos de lleno en una temporada de pejerreyes que luego nos tendrá largos meses pescando unas pocas especies, es buen momento para despedir los días cálidos haciendo spinning ultraliviano.

El spinning ultraliviano (ultralight) nos muestra que el tamaño de la alegría que produce una captura es tan o mas importante de la pieza misma. Un rato de urban fishing en Capital y conurbano nos puede dar una gratificación enorme con piezas discretas. Por desgracia, cada vez hay menos lugares para hacer scoutings en una urbe con el acceso a los cursos de agua cada vez mas vedados. Lo importante es el concepto: buscar, probar, disfrutar de ese pececito que se animó a nuestros engaños, y agradecerle con la devolución su apuesta a la vida pese a tanta agresión.

La creciente que han vivido el Paraná y el Uruguay no solo trajo toneladas de camalotes al Río de la Plata; también han llegado en esa inmensa masa hídrica, especies de hábitos más tropicales que las que usualmente vemos en estas playas. Y por eso es un buen momento para intentar pescarlas. Las zonas accesibles del puerto de Olivos o cualquier reparo de agua en una marina o embarcadero, nos pueden poner en contacto con aguas protegidas que den reparo a especies como chafalotitos, doradillos, pacucitos reloj y hasta tarariras.

Serán eficaces spinners del número 0 al número 2 como la cuchara black fury de Mepps, algunos lipless como el thunder blade de Storm en tamaño 5 cm o el flap jack de Strike Pro para abrirnos la posibilidad de pescar muchas especies. Un tip: como en ultraliviano achicamos todo para poder lanzar pesos leves a buena distancia (en este caso usamos caña Shimano Sojurn UL de 2 a 6 libras y 5,6 pies con reel Shimano Sienna 500), usaremos nailon del 0,20 y como leader bastarán 10 cm de multifilamento con un micro esmerillón en un extremo un pequeño mosquetón acorde en el otro.

Por la zona de Costanera norte porteña veremos que por éstos días abundan palometas, pirá pitás y doradillos. Es cuestión de observación y practica: el doradillo que ilustra esta nota lo pesqué en la salida de la arenera de retiro (antes de Cosa Salguero) mirando el agua y viendo cómo cazaba en superficie. Bastó tirarle el señuelo y sentir el ataque.

El ultralight nos dará sorpresas en cualquier charco o laguna: dientudos, pejerreyes (incluso muy pequeños) y hasta sanpedros y chanchitas se sentirán tentados por mini cucharitas número 0 en color plateado. Está claro que el objetivo no pasa por el tamaño, sino por el placer del engaño. Y de sacarle jugo a cualquier charco viendo cómo en cada ecosistema hay predadores a los que podemos "ajustarle la presa" a su tamaño por más mínimo que éste sea.

Muchas salidas que pintaban para fracasos terminaron siendo entretenidas cuando los equipos destinados a trofeos le dieron paso a las pequeñas cañas de UL en grafito destinadas a capturas menudas. Basta agregar una simple cajita más al equipo -que casi no ocupa lugar por las pequeñas dimensiones de los engaños- para estar cubiertos con la variante ultraliviana.

En mi preparación de equipos siempre llevo unas cucharitas, algunos lipless (señuelos sin paleta) que tengan rattling, algunos crankbaits (señuelos simples, de paleta) con distintas medidas de paleta, y algunos mini jigs con colitas de goma de repuesto, que siempre suman.

Así las cosas, a salir a explorar charcos con equipo ultraliviano, que se van a llevar grandes sorpresas con pequeños peces.

      Embed

Comentarios Facebook