domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
03 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Mariana De Melo: “Lupe y mi familia van a ser todo mi mundo”

0
Comentarios


No reniega del mundo del espectáculo, pero no piensa volver por ahora. Cuenta como transitó el embarazo y anticipa la vida ahora que nació su hijita.

Mariana De Melo: “Lupe y mi familia van a ser todo mi mundo”
Foto:

Mariana De Melo (35) dio a luz a su primera hija, Lupe. Fruto de su matrimonio con José Fortunato, alejada del medio la actriz le dedicará todo su amor a la hermosura que llegará para completar su familia. Brindó el reportaje poco antes del nacimiento. "Este último mes estuve de un lado para el otro. No paro porque los controles son una vez por semana. Estoy con super panzota, enorme. Lo único que hice son los ejercicios de preparto, nada más. No entrené ni hice nada, estuve muy relajada durante todos estos meses. Me dediqué a la pancita a cuidar a mi beba, por las dudas. Quería estar tranquila, no por nada en especial. Estoy de treinta y siete semanas y voy a parto natural. Su habitación está lista, el moisés está al lado de mi cama, ya tengo todo. Recibió regalos de todo el mundo. De los abuelos, los tíos, mis amigas, están babosos con mi Lupita".

l ¿Esperabas que fuese nena?

-Cuando me enteré que estaba embarazada y durante los primeros meses, siempre pensé que iba a tener un varoncito. Pero cuando el médico nos dijo que viene un nenita, me puse feliz igual.

l Lo bueno es que tenés tiempo para buscar al varón, ¿no?

-¡Obvio!

l ¿Por qué esperaste varios meses para compartir la noticia con la familia?

-Esperamos, más o menos, como cuatro meses. Nadie nadie sabía, ni mis amigas... Quería estar super segura. No sabés lo que me costó guardármelo. Además, todo el mundo me hablaba de embarazos. Tengo otra amiga que ella también estaba embarazada de casi el mismo tiempo, y ella lo anticipó antes. Y yo me moría por contarlo pero preferí guardarme el secreto y lo dije justo para el día de la madre, con toda la familia reunida.

l ¿Con tu esposo buscaron mucho tiempo a la beba?

-Sí, hacía casi dos años que la veníamos buscando.

l ¿Llegaste a consultar al médico el motivo por el que el embarazo no se concretaba?

-No, estaba tranquila. Mi ginecólogo siempre me dio tranquilidad. Me hice estudios y siempre fui una mujer muy sana, acepto lo que me pasó (accidente automovilístico en 2007 que casi le cuesta la vida). Siempre me cuidé, me hago los controles, soy cuidadosa con mi salud. Después de lo que me pasó, los primeros años sabía que podía temer problemas porque el médico me dijo que todavía no estaba del todo bien para quedar embarazada. Pero después me hice varios estudios y estaba perfecta. Simplemente no era el momento y Dios todavía no quería que nuestro hijo viniese al mundo. Y, de un día para el otro, estaba embarazadísima.

l Antes del embarazo te alejaste del medio artístico. ¿Por qué esa decisión?

-Antes del embarazo decidí alejarme un poquito del medio. No porque no quiera estar ni porque no me guste. Tengo buena onda con todo el mundo y está todo bien. El tema es que empecé a viajar con mi esposo y no podía hacer teatro, estar en un lugar fijo trabajando. Decidí disfrutar un poquito de la vida y dedicarme a mi marido, los viajes, estar con la familia. Que quede claro que nunca renegué del medio del que siempre trabajé.

l ¿Querés volver a actuar pronto?

-Me parece que voy a vivir para ella y que Lupe va a ser mi mundo. Voy a dedicarme a mi familia. Y después, si sale algo que me guste, lo haré. Y si no sale, no importa, voy a estar tranquila disfrutando de mi hijita. En mi vida, mi sueño siempre fue formar una familia y tener la tranquilidad que tengo hoy.

l ¿Cómo es la "tranquilidad" que estás transitando?

-La tranquilidad de estar bien con una persona, con alguien que me ame, con una familia que me quiera de verdad, de sentirme cuidada y protegida. Eso e lo que siempre quise. Lo conocí a mi marido y me cambió la vida. Por eso decidí estar más bien con él, con la familia en general y disfrutar de la vida. Antes me la pasaba trabajando y vivía solamente para eso y no tenía una vida de amistad, familia, no paraba. De hecho, me pasó lo que me pasó por no parar un segundo porque necesitaba realmente trabajar. Y ahora, gracias a Dios, estoy tranquila y cómoda como para hacerle honor a lo que siempre soñé.

      Embed

Comentarios Facebook