jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Reino animal
05 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La vuelta a la rutina puede afectar a las mascotas

0
Comentarios


Luego del período de vacaciones en el que las mascotas suelen compartir más tiempo con los integrantes de la familia, llega una época en la que comienzan a quedarse más tiempo solas en la casa y eso les puede ocasionar algunos inconvenientes en su conducta, incluso pueden lastimarse o ingerir menos alimentos. Hay que estar atentos y consultar a un especialista.

La vuelta a la rutina puede afectar a las mascotas
Foto:

Con el fin del período estival vacacional, al igual que los humanos, las mascotas pueden llegar a sufrir trastornos de ansiedad y de conducta ya que después de haber disfrutado durante mucho tiempo libre junto a sus dueños, comienza una etapa de separación debido al retorno a la rutina.

El sentirse solos durante un tiempo prologando al que se acostumbraron en tiempos anteriores, puede crear un sentimiento de angustia que debe ser resuelto con tratamientos para no atentar contra la salud del animal.

El veterinario Antonio González, experto en cuestiones de crisis de animales, declara que "con la llegada del otoño, se vuelve a la rutina laboral, lo que en muchos casos significa que la mascota pasa más tiempo sola en casa, pudiendo generarse ansiedad y cambios de comportamiento en ella. Algunas son más sensibles a estas ausencias y tienden a deprimirse, hay otras en cambio que se adaptan a la nueva rutina con mayor facilidad".

Entre los principales afectados por este alejamiento de sus dueños se encuentran los perros y gatos, siendo los primeros los que más pueden llegar a sufrir la ausencia por la mayor dependencia a sus amos.

González adelanta que "si bien son muchos los síntomas que pueden presentarse, principalmente las mascotas modifican su comportamiento ante situaciones de estrés. Por ejemplo, algunos perros pueden responder agresivamente, otros destruyendo objetos del hogar como ser zapatos o ropas y también pueden desparramar comida y basura por toda la casa. Son cambios en la conducta que se dan de manera muy radical y en los que es muy importante el rápido accionar de los dueños para controlar este tipo de situaciones. Se debe entender el proceso por el cual está atravesando la mascota, por lo que los retos y castigos no pueden ser la única opción ante estas travesuras, hay que consultar con un profesional especializado al respecto".

Si bien los mencionados son algunos de los cambios que pueden presentarse, también pueden aparecer los siguientes: "Puede suceder que los perros demuestren ansiedad mediante la vocalización, es decir, que antes la mascota no ladraba cuando estaba con el dueño, pero ahora ante cualquier ruido o sonido extraño, se vuelve loco y comienza a ladrar desesperadamente mientras los vecinos comienzan a molestarse por eso".

Luego, agrega: "Sin embargo, la variación más peligrosa que se da es cuando dejan de comer o tienen comportamientos distintos a la hora de alimentarse, por ejemplo, la comida que se le deja a la mañana prácticamente no la tocan o comienzan a esparcirla por todos lados. Esto debe ser una luz de alerta inmediata para los dueños porque los trastornos alimenticios pueden ser el comienzo de un derrotero de anomalías y problemas que pueden derivar en cuestiones mayores para la salud de las mascotas".

En algunos casos extremos, el veterinario sostiene que "algunos perros se automutilan por ansiedad de separación más patológica, en donde comienzan a lamerse alguna parte de su cuerpo, generalmente las extremidades, y comienzan a perder pelo y producirse heridas.

En cuanto a los gatos, se dan patologías dermatológicas por caída del pelo a causa del cambio en los hábitos de alimentación.

Cuando se detectan casos como los mencionados más arriba, es fundamental tomar acciones rápidas para evitar que las situaciones pasen a mayores. Se recomienda tener actividades recreativas con la mascota cuando su dueño arriba al hogar, e incluso, dedicarles entre 40 minutos y una hora de tiempo para sacarlas a pasear o jugar junto a ellas.

Lo importante es que la mascota vuelva a sentirse querida, especial y parte de la familia, eso ayudará a que se adapte a los nuevos horarios, sin pensar que el dueño se va para siempre. Que el perro o gato sepa que a determinada hora siempre el dueño vuelve, la ayuda a habituarse a las nuevas condiciones del hogar.

      Embed

Comentarios Facebook