lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Política
06 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Tras los holdouts, arranca el trabajo fino en el Congreso

José Di Mauro
0
Comentarios
Por José Di Mauro


Con las dificultades que le marcan números muy ajustados en una cámara y adversos en la otra, el gobierno se mete de lleno en la gestión legislativa, tras haber sacado la ley que más demandaba.

Tras los holdouts, arranca el trabajo fino en el Congreso
Foto:

El Parlamento suele operar como una suerte de válvula de escape para propios y extraños. Durante tantísimos años, el hoy oficialismo tuvo ese ámbito para hacer muchas veces catarsis ante un gobierno avasallante que no le dejaba ningún espacio de trascendencia, salvo ese, donde ocasionalmente podía hacerse oír, aunque más no fuera.

Le pasa hoy a ese kirchnerismo otrora implacable, que encuentra precisamente en el Congreso su lugar en el mundo, donde a pesar de las fugas y los reveses que se han sucedido sin solución de continuidad desde que son oposición, sigue siendo el lugar donde logran tener mayor presencia, y de ahí las interminables quejas que elevaron durante el verano reclamando la apertura de los recintos.

Luego de la prueba de carácter que rindió el nuevo oficialismo en ambas cámaras, con victorias holgadas en el trámite de la ley que permite el arreglo con los fondos buitre, hoy le toca administrar la actividad legislativa de modo tal que la oposición pueda expresarse, mas sin infringirle daño. No es sencillo, sobre todo en un ámbito como el Senado, donde las huestes de Pichetto tienen mayoría de sobra y están con ganas de asestar a la brevedad algún golpe de efecto que revierta la sensación amarga que les dejó el resultado del miércoles pasado.

La oportunidad bien podría ser un proyecto que presentó Adolfo Rodríguez Saá en vísperas del debate del arreglo con los holdouts, por el cual se modificaría la Ley de Administración Financiera, de modo tal que el gobierno deba depender del Congreso para endeudarse. El proyecto contó con la anuencia del presidente del bloque PJ-FpV, y a punto estuvo de lograr debatirse en conjunto con el acuerdo con los holdouts, pero no consiguió las firmas suficientes para obtener dictamen. Cosa que intentarán esta semana y se verá cual es la muñeca de Cambiemos para resistir. El argumento de la titular del bloque PRO, Laura Rodríguez Machado, fue que en el Presupuesto 2016 fue prorrogada la Emergencia Económica, y que Cristina Kirchner nunca pidió autorización al Congreso para endeudarse. Paradoja del nuevo oficialismo, tener que ampararse en argumentos kirchneristas para rebatir al kirchnerismo...

Una salida airosa y previsible es que el proyecto tenga dictamen, para cajonearlo luego. El camino de la demora también es un recurso a utilizar con las iniciativas que el sindicalismo está promoviendo en el Congreso con el objeto de promover una suerte de emergencia ocupacional. El kirchnerismo y el massismo terminaron coincidiendo en iniciativas de ese tipo y hasta la izquierda se sumó, promoviendo una sesión especial para tratar esas iniciativas.

"Si sumamos a toda la oposición tendríamos cerca de 150 votos para autoconvocarnos y sancionar alguno de los tantos proyectos que hemos presentado para prohibir los despidos", planteó esta semana la diputada de izquierda Myriam Bregman. Sin embargo aquí colaboró Sergio Massa, que frenó ese llamado argumentando que buscarán un consenso con el oficialismo, ganándose de paso las críticas de Bregman.

Ante las urgencias de la crisis, el oficialismo necesita ganar tiempo, pero eso no se logra durmiendo al Congreso, sino por el contrario manteniéndolo activo, para lo cual promoverá proyectos con el atractivo suficiente para lograr ese fin.

Están también las urgencias del Ejecutivo, como la exteriorizada por el Presidente el mismo día después de la aprobación del acuerdo con los holdouts, cuando le pidió a la titular del Senado apurar ahora los pliegos de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti para la Corte Suprema. El mismo se lo planteó a los jefes de bloque que lo visitaron ayer en la Casa Rosada, convocados para escuchar de la boca presidencial el agradecimiento por la aprobación de la ley el miércoles pasado. Ese tema necesita el apoyo de los dos tercios del Senado, pero Macri no insistió mucho porque sabe que la oposición no piensa apurarlo. Entre eso y que voten en contra, prefiere esperar.

Diputados sesionará hoy para tratar DNU y designaciones de auditores. En la previa, se escuchará a la oposición pidiendo explicaciones del Presidente por los Panamá papers y la cabeza de Laura Alonso. El miércoles venidero será el debut de Marcos Peña en el recinto, para brindar su primer informe como jefe de Gabinete. Fuentes de Cambiemos garantizaron a este medio que el hombre fuerte del gobierno cumplirá el mandato constitucional de asistir mensualmente al Congreso; el mes que viene lo hará en el Senado.

Ayer comenzaron a llegar finalmente los proyectos del Ejecutivo al Parlamento. Arrancó con los seis proyectos de ley que forman parte del programa Justicia 2020. Fueron anunciados por la mañana en la Casa Rosada y al terminar el día ingresaron por mitades a cada cámara, metodología utilizada hace tres años el kirchnerismo con la fallida reforma judicial.

Por Diputados ingresó en primer lugar de la reforma del Ministerio Público Fiscal, para crear la figura de los subprocuradores y así restarle poder a la actual procuradora general Alejandra Gils Carbó, ligada al kirchnerismo, quien sólo puede ser removida de su cargo a través de un juicio político. También ingresó el proyecto que incorpora al Código Procesal Penal un procedimiento especial para los delitos cometidos en flagrancia.

Por último, la Cámara de Diputados se abocará al tratamiento de un tercer proyecto para incorporar nuevas herramientas respecto de los delitos de investigación compleja. Las figuras que se incorporan en la iniciativa son las del arrepentido, el agente encubierto, el agente revelador e informante y la entrega vigilada.

Los proyectos restantes del paquete ingresaron por el Senado: estos apuntan a la penalización del desvío de los precursores químicos; la creación de un fuero para atender los casos de flagrancia; y la conversión de tribunales orales criminales en tribunales orales y federales.

Una altísima fuente legislativa reconoció ante DIARIO POPULAR sus reparos para que la figura del arrepentido pueda prosperar en el Congreso para casos de corrupción, quedando acotada a los casos de crimen organizado. "Hay fuertes resistencias en el Senado para que ese proyecto pase, pero tal vez la presión social modifique esa postura", sugirió el jefe legislativo.

El próximo proyecto a ingresar es el que prevé la eliminación del IVA para los sectores más vulnerables y la ampliación de asignaciones universales por hijo, promesas de Macri del 1º de marzo. El ministro Alfonso Prat-Gay ratificó ayer que en los próximos días enviarán al Congreso el proyecto sobre el IVA, que beneficiará a ocho millones de personas. Lo esperan con los brazos abiertos.

Para la segunda mitad del año se espera el tratamiento del paquete de reforma política y electoral. Sobre el tema, una encumbrada fuente de Cambiemos admitió dificultades para implementar en su totalidad la propuesta impulsada por el gobierno. "No llegamos con los tiempos para implementar el voto electrónico en todo el país en la próxima elección", reconoció, admitiendo la posibilidad de que el sistema se aplique solo de manera parcial, aunque "habría que ver de qué manera pueden convivir en una misma elección dos sistemas diferentes.

      Embed




Comentarios Facebook