viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Turf
07 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“La muerte de la potranca apaga un poco la alegría”

Fabricio Abatte
0
Comentarios
Por Fabricio Abatte


Eduardo Ortega Pavón fue la gran figura del fin de semana y todo parecía color de rosa, pero la muerte de La Bombonesa opacó en parte su felicidad.

“La muerte de la potranca apaga un poco la alegría”
Foto:

De un fin de semana soñado, acaso el mejor de su carrera, de la alegría interminable, a una triste noticia que "te apaga un poco". Eduardo Ortega Pavón fue la gran figura del fin de semana y todo parecía color de rosa. Pero la muerte de La Bombonesa, la potranca con la que logró en gran forma el Eliseo Ramírez (G2) -uno de los 4 cotejos de grado que se llevó- opacó en parte su felicidad.

"Cosas que pasan, pero es una pena porque me gustó mucho como había ganado. Yo había festejado como corresponde los triunfos del fin de semana, pero esto te apaga un poco", lamentó, con sensaciones encontradas, el jinete paraguayo en declaraciones exclusivas a DIARIO POPULAR.

"No es fácil tener un caballo bueno y que pase esto es un bajón para todos, más aún para el cuidador y los patrones. La primera vez que me ocurre algo así", reconoció, con un dejo de tristeza.


Sin contrato

"Estoy libre y me va mejor así que contratado. Pasa que tenés chances de correr a casi todos los cuidadores, de la otra manera quedás atado a los entrenadores con lo que tenés vínculo y no te da tiempo para nada más. Con Gaitán Dassié ganaba, pero desde que me 'divorcié' de él gano el triple". Eduardo Ortega Pavón es una excepción a la regla entre los grandes pilotos, rompe el molde, pero los resultados están a la vista.

"Los jockeys de primer nivel están todos contratados y la ventaja es que corrés siempre buenos caballos. Ellos están bien. Pero así, como estoy yo, incluso corrés más. Tengo que buscarme las montas y por suerte siempre las consigo", explica su particular situación Orteguita.

El piloto que más clásicos ganó hasta el momento en 2016 llegó al país hace una década y tuvo que remarla. "No me dejaron entrar a la escuela acá, así que me fui a Rosario, me llevó Daniel Cima por recomendación de Estela Frutos. Corrí 8 meses y gané la estadística. Luego me vine a La Plata y así empezó todo", recuerda los inicios de una carrera que siempre fue en ascenso.


"Voy por la estadística"

"Si sigo sano, voy a pelear hasta el final", promete, y agrega que también intentará sacarse la espina en las principales pruebas del turf nacional. "Perdí por medio pescuezo el Dardo Rocha con Flag Copado; el Pellegrini con Ecólogo y el Nacional con Old Bunch. Tengo ganas de que se dé alguno este año", avisa con ilusión.

El paraguayo se siente un argentino más. "Estoy feliz acá, mi hija Luana Jazmín, de 5 años, es argentina y será difícil que me vaya...", asegura. Ojalá lo disfrutemos mucho más.



Comentarios Facebook