martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Boxeo
08 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Heiland por Rivero: "Si respondo la verdad, tengo que decir cosas muy feas"

0
Comentarios


- ¿Qué pasa en tu escudería que últimamente se te están yendo tantos boxeadores, cosa que antes no sucedía, sino al contrario?

- No, ¿quiénes?

- Y, Heiland, "La Camionera" Alegre, los Castaño, Saldivia, ahora parece que Diego Chaves, no sé si Sole Matthysse...

-Heiland y Alegre contalos como uno solo porque son pareja, así que es como si fuera la misma persona. Pero si yo te tengo que responder la verdad, te tengo que decir cosas muy feas, y no quiero. (NdeR: muestra el primer WhatsApp, de junio de 2015, donde hay agradecimientos del padre de la Camionera por una ayuda económica. Rivero pide que no se ventile el motivo de la ayuda).

-¿Pero entonces de dónde parte el problema?

- El problema parte desde que hubo una oferta para Heiland de u$s250.000 para pelear con Golovkin en el Madison. Ofrecieron primero a Cotto o Golovkin por 250.000. De repente se mete alguien de acá y lo contacta con un abogado de Puerto Rico (Gabriel Peñagaricano,  manejador de Cotto), quien le dice que es poco, y que él le conseguiría 350 ó 400. Eso frena la negociación. Después aparece otra oferta de Golden Boy, que nos ofrece ir contra el canadiense David Lemieux por u$s100.000, pero se ve que también les pareció poco. Entonces Heiland (y Alegre) le hicieron un poder a Peñagaricano, autorizándolo a conseguirle peleas afuera, cosa que tiene prohibido por el contrato que tiene conmigo. ¿Pero qué fue lo que le consiguieron al final? ¿Dónde están los 350 ó 400 mil dólares? Porque hablando son todos fenómenos, pero cuando hay que demostrar, la cosa cambia. La cuestión es que la chance se arruinó y todavía está esperando. Hace un año que no pelea.

-¿Y hasta cuándo lo tenés firmado? ¿Aún tenés contrato con él?

- Hasta julio de este año. Pero voy a tratar de que todo este tiempo en que no lo pude hacer pelear por negativa suya corra a mi favor y el contrato se extienda.

- ¿Para qué?

- Para que cumpla el contrato firmado.

- Pero eso está mal. Lo hacés perder a él sin ganar nada vos.

- Y sí. Pero los contratos están para cumplirlos como los cumplo yo. No me importa no ganar nada. Con todo lo que hicimos por él, ayudándolo, consiguiéndole chances. ¿O se olvidó de que cuando vino a vivir acá a Buenos Aires fuimos nosotros quienes no le hicimos faltar nada? Él no venía bien, le conseguimos la pelea en Inglaterra contra un tipo que tenía un buen nombre pero yo sabía que ya había dado todo (Matthew Macklin). Fue por poca plata (U$25.000) pero bueno, era para recuperar terreno internacional. Heiland a mí no me iba a cambiar nada, ya peleó por el título mundial, tiene monstruos adelante, ¿qué necesidad tenía yo de esto? ¿Te pensás que lo hacía por mí?  

- Bueno, por eso mismo, si se quiere ir que se vaya, si no te afecta en nada.

- No, ahora no. No me importa. Ese desagradecimiento, no. Es mi parte mala, lo lamento. Que cumpla el contrato. En eso soy así y no quiero que me canonicen, ni nada por el estilo, ¿eh?

- Ok, pero hay derechos inviolables, como la libertad de trabajo.

- ¿Y la fuente de trabajo mía, qué? ¿O sólo los boxeadores tienen libertad de trabajo y derechos? Mirá: a mi hijo Sebastián, cuando estaban los dos en la mediación que hubo, le preguntaron qué opinaba de la situación y él lo resumió ante el juez diciéndole: "si este muchacho, con quien salimos juntos a comprar zapatillas, ropa y demás cosas, no me puede mirar a la cara, el tiempo se va a encargar de poner las cosas en su lugar".

- Una pregunta tonta e inocente, pero igual te la hago aunque me mientas: ¿alguna vez estafaste a algún boxeador? Me refiero a que le hayas pagado menos de lo que correspondía, o de lo que había.

- Jamás. El boxeador siempre cobró el 67% de lo que estaba firmado, o a veces más. Y con ese 33% que queda hay que pagarle al profe, al DT, sparrings, etc.

- Bueno, pero por ahí hay más de lo que está firmado.

- ¿Cómo le hacés entender a un boxeador que a veces para conseguir una pelea tenés que pagarle una tajada a otro empresario que es el que te abre la puerta?

-Pero de ese 67% al boxeador encima le deducen los impuestos.

- Jamás el boxeador paga impuestos. Si ni están inscriptos en la AFIP pese a que hay una normativa de la FAB que lo exige.

- ¿Cómo?

- No. El boxeador no paga impuestos nunca.

- ¿Y afuera?

- Siempre se trata de pagar lo menos posible.

- ¿Entonces de qué se quejan?

- El boxeador siempre se queja por todo. Te ven con un auto importado que vos tenías antes de conocerlos a ellos y piensan: "ése seguro que la hizo con mi plata". Decime: ¿a vos te parece que si yo hiciera las cosas tan mal, por más plata que tenga podría permanecer tanto tiempo en un mismo lugar y manejar a tantos boxeadores?

- Y, no.

- Mirá que por acá pasó gente con plata, ¿eh? Y duraron un suspiro.

- Cierto.


• NOTA RAÍZ: Osvaldo Rivero: la otra campana

Producción: Gustavo Nigrelli / DIARIO POPULAR

      Embed



Comentarios Facebook