sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
08 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Habló la víctima del acosador del Roca: "Sentí mucha vergüenza"

0
Comentarios


La joven de 28 años además afirmó que "es lamentable, pero ya no sorprende nada lo que puede pasar arriba de un tren".

Habló la víctima del acosador del Roca: Sentí mucha vergüenza
Foto:

La mujer que fue víctima de un hombre que fue detenido por masturbarse detrás de ella en una formación de la línea General Roca reveló este jueves al blog Policiales Ahora que sintió "mucha vergüenza" por la situación desagradable que le tocó vivir y sostuvo que de haberlo visto en el momento en que el sujeto llevaba a cabo esa exhibición "hubiera enloquecido".

Yasmín Taboada, de 28 años y oriunda de Lomas de Zamora indicó en declaraciones al medio especializado en casos policiales que si bien en el momento no radicó la denuncia se presentó días después para hacerla en el puesto de control que tenía la Policía Federal en la cabecera de la línea ferroviaria, en la estación Constitución.

"Es lamentable, pero ya no sorprende nada lo que puede pasar arriba de un tren. Sobre lo que me pasó, en el momento sentí mucha vergüenza cuando la gente se juntó al bajar en Constitución y me fui. Sabía que tenía que quedarme a hacer la denuncia, pero sentí que era un papelón. Después, me pude contactar con Víctor (el hombre que vio al sujeto masturbarse y lo agarró para luego entregarlo a la Policía), le agradecí el gesto y este martes fue a hacer la denuncia", contó la joven.

La joven contó que al momento de producirse este hecho y en general "no hay policías en los vagones del Roca" y pidió que "haya por lo menos dos o tres en cada tren".

"Víctor se portó muy bien conmigo, se tomó su tiempo e hizo la denuncia. Si no fuera por él no lo hubieran detenido, porque la gente a la mañana arriba del tren no se mete si te pasa algo y permanece indiferente", relató.   

Luego, Yasmín contó los detalles del hecho al señalar: "Subí en Lomas de  Zamora junto a Víctor y este tipo, que se quedó atrás mío en la misma dirección, y el tren se empezó a llenar. En un momento se puso muy encima, pero pensé que era porque había mucha gente, ya que se viaja mal y los vagones están muy llenos. Como la situación se repitió lo miré como diciendo 'fijate que estás haciendo, ubicate'".

"Ya en la estación Lanús bajó mucha gente y subió mucha más, pero yo aproveché en ese lapso para tratar de girar y quedar de costado, mientras en un lateral estaba Víctor y este pibe que se mantuvo en el mismo lugar, cuando se podía haber corrido, pero no lo hizo. Yo no podía darme vuelta, pero cada tanto miraba de reojo", continuó la joven.

Sin embargo, lo peor para ella llegó entre la estación Avellaneda e Hipólito Yrigoyen cuando ella notó que el "agitaba el brazo", aunque aclaró que "no imaginaba que estaba haciendo eso".

"En un momento siento gritos de Víctor y al girar veo que lo empuja a este pibe y lo pone contra la puerta. Ahí se producen gritos y me cuentan lo que estaba haciendo. Soy pacifista y cero violencia, pero cuando me enteré de eso atiné a pegarle, pero no llegué a hacerlo, porque no llegaba, ya que la gente estaba alrededor de él. Tenía el pantalón desabrochado y el caradura decía que no había hecho nada", añadió.

La chica explicó que "nadie reacciona" y añadió que si una "grita por lo que le está pasando" los demás pasajeros "miran como si esa persona estuviera local". 

"Muchas chicas que se enteraron lo que me pasó o que ya lo conocían de antes me mandaron mensajes al Facebook y me contaron que este pibe suele hacer esto. Se siente y se tapa con la campera para masturbarse. Incluso hay chicas que me dijeron que lo conocen de boliches, porque somos todos de Lomas de Zamora, y también se comporta así", reveló.

La joven sabe que tiene que tomar ese tren de lunes a viernes en ese horario y es probable que en algún momento pueda cruzarse con esta persona, quien fue imputada por "exhibiciones obscenas" y la causa sigue su curso, pero ella minimizó la situación y señaló: "No soy de esas personas de pelear o gritarle cosas. Y si lo veo cuando estamos por subir al tren, seguro que subo en otro vagón".

Por suerte mi situación no fue más grave, pero lo que me pasó a otras chicas la puedan afectar psicológicamente mucho más", afirmó.

      Embed

Comentarios Facebook