domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Automovilismo
11 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Misil Rossi empezó a enderezar el rumbo

Carlos Saavedra
0
Comentarios
Por Carlos Saavedra


Arriba del Toyota Corolla se bancó el fuerte hostigamiento de Agustín Canapino en el Chevrolet Cruze. Ambos están muy distanciados, y después de la carrera quedó de nuevo a la vista. Debut de Matías Milla en el podio, tercero.

El Misil Rossi empezó  a enderezar el rumbo
Foto:

La llovizna duró hasta cuando comenzó la segunda final del año de Super TC2000, a poco de la largada cesó, la pista comenzó a secarse y los que colocaron cubiertas para piso seco (sólo tres se inclinaron por las de lluvia), acertaron. El que más dio en el clavo en una decisión que admitió no tenerla claro para resolver, fue Matías Rossi. El Misil venía de un comienzo bastante esquivo esta temporada, sin resultados en la categoría y tampoco en TC y TN.

Pero apoyado en el rendimiento muy mejorado del Toyota Corolla, después de aguantar los embates de Agustín Canapino, se quedó con un triunfo que, conocida la exigencia que se impone a sí mismo, pudo servir como bálsamo y punto de arranque a la caza de puntos que lo sitúen como ha sido habitual en los últimos años, en candidato a campeonar donde corra.

Fue bueno ver a los autos con piso húmedo al inicio, sobre todo en el curvón inicial. Matías le ganó el pique a Leonel Pernía y agarró la lanza. Pernía de gran candidato (pole, ganador de la 1ª serie), pasó a protagonista secundario, más aún cuando al toque lo pasó Canapino y después con 25 vueltas, el que lo superó en la que resultó la maniobra del día fue el campanense Matías Milla, camino a conseguir el 3º puesto y su primer podio en el Super.

Milla, en otro de los Corolla, antes de la contrarrecta se le tiró a Leo y con ruido a chapa (lícito) incluida logró su cometido, Pernía en el Renault Fluence cosechó un 4º puesto con sabor a poco. Sabor a mucho, en cambio, le quedó a Spataro, su gran recuperación en el Fluence, lo depositó 6º, y así mantuvo la punta del campeonato.

El reñido duelo entre Rossi y Canapino, tuvo otro round. Agustín le reclamó que lo había tapado, cuando Matías casi se fue afuera en el curvón y volvió de una. El pasaje alimentó la marcada distancia que los separa. ¿No es la sal que precisan las carreras?.
      Embed


Comentarios Facebook