miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
12 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Comisión parlamentaria aprobó juicio político a Dilma

0
Comentarios


Con 38 votos a favor y 27 en contra, se consideró que hay “razones jurídicas” para el impeachment a la presidenta de Brasil. Ahora serán necesarios 342 adherentes dentro de los 513 escaños del Congreso para llevarlo al Senado.

Comisión parlamentaria aprobó juicio político a Dilma
Foto:

Una comisión parlamentaria decidió ayer que hay razones jurídicas para iniciar un juicio político contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, con lo que el trámite pasará ahora a su próxima fase, en el plenario de la Cámara de Diputados.

La decisión, que supone un nuevo paso hacia un posible juicio con miras a la destitución de Rousseff, fue tomada por 38 votos a favor y 27 en contra, en una comisión formada por 65 diputados que analizó las acusaciones contra la mandataria durante once sesiones.

Próximos pasos

La iniciativa irá al pleno de la Cámara Baja, cuya votación está prevista para fines de esta semana. Se requieren 342 votos dentro de los 513 escaños del Congreso para que el proceso avance, y las proyecciones actuales muestran que el resultado estaría aún en el aire.

El principal partido de Brasil, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, o PMDB, se salió a finales del mes pasado de la coalición gobernante, lo que obligó al gobierno a buscar en otros pequeños partidos el apoyo necesario para ayudar a que se bloquee el proceso de destitución.

En caso que la medida se apruebe en la cámara baja, irá al Senado, que decidiría si inicia un juicio. Si eso sucede, Rousseff quedaría suspendida de su cargo hasta por 180 días durante el proceso.

Un juez de la Corte Suprema falló la semana pasada que el presidente de la cámara baja en el Congreso también debe iniciar un juicio político en contra del vicepresidente Michel Temer, quien enfrenta las mismas acusaciones que Rousseff de quebrantar leyes fiscales.

En caso de que él también sea suspendido de su cargo, el presidente de la cámara baja, Eduardo Cunha, sería el siguiente en el orden de sucesión. Pero Cunha enfrenta cargos de lavado de dinero, derivados de las acusaciones de que recibió sobornos dentro de una red de corrupción en la estatal petrolera Petrobras.

La investigación de dicho escándalo ha sacudido Brasil durante dos años, en los que se ha detenido, acusado e incluso condenado a altos políticos, algunos de los hombres más ricos del país y a poderosos empresarios.

El jefe del bloque del Partido de la Social Democracia Brasileña, Antonio Imbassahy, afirmó que la presidenta "cometió crimen de responsabilidad y colocó a Brasil en medio del mayor escándalo de corrupción del planeta", además de "haber mentido en la campaña electoral de 2014".

Imbassahy, del PSDB de Aecio Neves, convocó a los diputados "a estar a la altura de la Historia, porque la Historia no perdona" y derrocar a Rousseff. El jefe del bloque del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), Leonardo Picciani, cuyo grupo es aliado a Rousseff y no al vice Temer, acusó a la oposición de "no haber aceptado nunca la derrota electoral de 2014" y al gobierno por no haber tendido los puentes necesarios luego de una apretada victoria.

"Los diputados del PMDB están liberados para votar a conciencia", dijo Picciani, quien reveló que votó a Neves en 2014 y ahora es el principal aliado de Rousseff para evitar que la oposición llegue a los 342 votos necesarios en el plenario.
      Embed


Comentarios Facebook