jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 20° H 56.1%
18 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cuando ¿dormís bien? puede sonar incómodo

0
Comentarios


Mientras la información sobre nutrición y actividad física se profundiza, la noción acerca de nuestra manera de reposar continúa relegada. Un emprendimiento intenta ir más lejos y examinarnos en ese sentido. Salud, placer y goce son las etapas de Proyecto Dormir. Qué dicen sus propulsores

Cuando ¿dormís bien? puede sonar incómodo
Foto:

Un cuarto completamente inundado con gente nadando, fue la fotografía que a Agustín Sasson disparó el interés por la creación del Proyecto Dormir. El diseñador textil y su hermano Tomás (licenciado en Letras), dueños y responsables de la comunicación de Arredo, sintieron casi la obligación de trascender a aquella imagen.

"Vimos una problemática que es social, en relación al descanso y quisimos ir más allá del "acostate temprano porque me cuesta levantarte a la mañana", cuenta Agustín a DIARIO POPULAR. Ambos, junto al artista visual, Fernando Zuber (investigador en Benetton y socio de la productora Campo Cine) y el médico clínico Daniel Vigo (experto en Ciencias Fisiológicas e Investigador del CONICET) elaboraron una idea que trascienda a la cama.

"Descubrimos temas que iban más allá de los sueños y lo onírico. Aspectos que tienen que ver con la salud, con el placer y con el goce", enumera Zuber. Plantear entonces la calidad de vida con el dormir, forma parte de esta campaña.

"Mi primer objetivo es lograr que la mayor cantidad de gente pueda permitir preguntarse sobre cómo duerme", asume Agustín. "Que piense por qué una experiencia hipercotidiana como el buen dormir deja de ser percibida como indispensable", amplía Tomás, "casi como alguien debatiéndose sobre las consecuencias del cigarrillo, aunque fume". explica.

Para Vigo el dormir bien cabe entre los estilos de vida saludable, aunque el tema quede relegado.

      Embed

"Se habla de la nutrición, de la actividad física y ahora comienza hablarse del dormir en la medicina. Sin embargo uno ve iniciativas para las primeras cuestiones, pero escasas o ninguna para el descanso saludable", asume el experto. "Por supuesto que todos duermen pero existen dificultades desde que uno nace, hasta que envejece", informa.

Los propulsores del proyecto coinciden cuando se destaca el uso de la tecnología o las redes sociales, especialmente entre los adolescentes. "Es cierto que el uso de las pantallas es un dirruptor del sueño, admite Vigo, a todo esto se agrega el hecho de que el reloj del adolescente, se retrasa biológicamente. Los chicos duermen menos, pero también la escuela comienza demasiado temprano", comenta separando las aguas.

Publicidades y hasta puestas teatrales con situaciones de cama y gente que duerme bien o mal, conforman esta estrategia a desarrollarse durante el 2016. Lejos de un propósito moralista, Tomás Sasson se enorgullece de que su empresa se involucre con este tema desde la responsabilidad social. "Ojalá que desde la marca se puede lograr algún cambio, que otras hablen de cómo comemos o del modo en qué vivimos", concluye. El buen dormir, al menos, ya es un interrogante a develar.

La relación costo beneficio para lograr un mejor descanso

Los datos que se extraen del proyecto dormir son elocuentes: en promedio, una persona pasa el 35% de su vida dormida (2 de los 7 días), si vivimos 90 años, 32 los pasamos durmiendo. En los 50 se dormía 8 horas, mientras que hoy se duerme unas dos horas menos por noche. Los adolescentes necesitan 9 horas pero descansan sólo 5 horas, lo que implica un 50% de probabilidades de padecer obesidad, porque la falta de sueño libera grelina, la hormona del hambre. Cuando dormimos se genera el proceso cerebral de consolidación de la memoria; incorporamos aprendizaje y crece nuestra capacidad de crear soluciones.


      Embed


Comentarios Facebook