martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Automovilismo
18 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Rossi fue del auto al podio, y de ahí a la enfermería

Carlos Saavedra
0
Comentarios
Por Carlos Saavedra


Matías le ganó un gran duelo a Guillermo Ortelli para festejo de los hinchas de Chevrolet. Después del festejo, deshidratado, con presión baja por un golpe de calor, los médicos le dieron oxígeno y suero y se recuperó.

Rossi fue del auto al podio, y de ahí a la enfermería
Foto:

Del "fierro" ganador, al podio para festejar y hacer flamear las banderas chivas, de ahí a la conferencia de prensa donde casi se desplomó y al rato al hospital rodante. Así Matías Rossi finalizó la 4ª fecha de Turismo Carretera; exhausto, deshidratado y con "hipotensión", y llevó a los médicos en la misma sala de la conferencia de prensa "cubierto" por los banners publicitarios y tendido en el piso con oxígeno, a aplicarle suero porque la presión no se recuperaba rápido. Situación rodeada de tensión, reproches y exigencias inaceptables, por ejemplo, a los reporteros gráficos para no reflejar la imagen del ganador en el piso y asistido.

Minutos antes el Misil logró su 2ª victoria al hilo (el anterior fin de semana en Super TC2000), luego de un duelo de alto vuelo con Guillermo Ortelli para disfrute de los hinchas de Chevrolet. Guille comandó apretado por Matías al comienzo y después estiró diferencias en apariencia, con todo controlado.

El auto de Rossi dejó la impresión de no poder seguirlo al de Ortelli, sin embargo la entrada dos veces del auto de seguridad por coches detenidos, mal ubicados, le hicieron cambiar el aire a la Chevy del subcampeón, y en la vuelta 17 en la recta opuesta dejó atrás al séxtuple. De ahí a su victoria 19 en un fin de semana agobiante por el calor y la humedad, un solo paso.

La elevada temperatura (arriba de los autos hubo unos 60ºC), castigó los físicos de pilotos, considerados hiper profesionales se supone preparados para afrontar tamañas exigencias. Agotados, clamando por una gota de aire fresco, varios así bajaron de sus coches. Rossi hizo el esfuerzo de ir al podio a celebrar con los hinchas, y al toque, le pasó factura lo aguantado arriba del Chevrolet.

Lo que siguió tuvo rodeados de ribetes que sólo el TC genera, mientras Ortelli 2º y Juan Martín Trucco 3º, repasaban lo vivido en pista, atrás de los banners, tendido en el piso y con exigencias desmedidas y patoteriles de allegados al Misil para que no sacaran fotos, atendieron a Matías, por suerte al rato estuvo recuperado. ¡Uf!i

      Embed


Comentarios Facebook