domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Más allá del Misterio
18 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Octogenaria piroquinética aviva las llamas del misterio

Sebastián Aranguren
0
Comentarios
Por Sebastián Aranguren


Habitantes de Nogoya, en Entre Ríos, conmocionados por increíble fenómeno

Octogenaria piroquinética aviva las llamas del misterio
Foto:

A cuarenta y cinco días del inusual fenómeno digno de la literatura de terror, los habitantes de Nogoyá, Entre Ríos, no logran salir de la conmoción por una anciana que generó un sucesión de incendios a partir de aplicar una fuerza poderosa y desconocida que algunos de los vecinos del barrio Tres de Febrero, donde comenzaron las anomalías, atribuyen a una maldición.

Rosa Rodríguez, de 80 años y hoy alojada con las resistencias del caso en un geriátrico de la ciudad, fue noticia a principios de marzo cuando se convirtió en la única razón para justificar tres focos ígneos que misteriosamente se generaron en su casa, en el humilde barrio de Tres de Febrero, en las afueras de Nogoyá.

Pero la particularidad del caso reside que la octogenaria de esta historia no se ayudó con elementos inflamables para incendiar tres lugares distintos de su vivienda, sino que ella misma es decir su cuerpo o su mente- dieron curso a las llamas en lo que inscribe dentro del fenómeno de piroquinesis.

Desde entonces y por más que haya habido varios intentos para interpretar lo ocurrido, nada en claro ha surgido para entender como pudo la anciana generar el fuego que quemó distintos elementos en su casa, una manta y una silla proporcionados por una vecina y más tarde, la vivienda de una hijastra que le había dado cobijo.

Los bomberos de Nogoyá intentaron profundizar en la investigación de los episodios con la esperanza de hallar algún desencadenante físico al cual atribuir el principio de las llamas que siempre tuvieron a la abuela como una presencia cercana. Sin embargo, no llegaron a nada concreto.

Mientras en el barrio los vecinos hablan que la mujer puede ser víctima de una maldición o lo que es peor aún, una posesión demoníaca, el sacerdote Daniel Petelín prefirió encuadrar el asunto en los parámetros de los fenómenos paranormales.

Petelín hace hincapié que los episodios reseñados sobre la anciana perfectamente "son realidades a las que no podemos explicar física o científicamente pero que suceden", como detalló en su momento a periodistas del diario Uno.

Sin embargo, a su modo de ver, la piroquinética de Nogoyá no actúa de manera consciente sino influenciada, dijo, "por una fuerza especial de control mental" o bien por alguien que haya ejercido "una influencia negativa" como por ejemplo, aportó el religioso, "un maleficio".

El sacerdote, que oficia en la cercana ciudad de Concordia, descartó de plano que el caso Rosa Rodríguez corresponda a una posesión demoníaca porque a su juicio "faltan una serie de manifestaciones muy elocuentes" propias de las personas poseídas.

Lo cierto es que testigos de lo que fue capaz de hacer Rosa Rodríguez el día que aparentemente disgustada con un familiar comenzó a generar fuego a su alrededor, todavía no han recuperado el aliento. "Esto es cosa de brujerías", insisten en el Tres de Febrero mujeres con la autoridad de los años.

Lo increíble es que por más que produzca llamas Rosa, a quien también la vieron echar humo cuando intentaron cubrirla con una manta en plena crisis por la aparición de focos ígneos en su casa, no sufre ningún tipo de quemaduras. Y así, sin proponérselo, aviva las llamas del misterio.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook