miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Deportes
20 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

29 años de sanción al rugbier que pegó una patada criminal

0
Comentarios


A Cipriano Martínez, jugador de Pucará, su violenta actitud en el partido contra San Albano lo retiró literalmente de las canchas. Ese fue el castigo de la URBA. Mirá el video

 29 años de sanción al rugbier que pegó una patada criminal
Foto:

No juega más. Ese fue el mensaje que la Unión de Rugby de Buenos Aires le dejó a Cipriano Martínez, el jugador de Pucará tristemente célebre por pegarle una patada descalificadora en la cabeza a Juan Masi, de San Albano. La sanción fue de 29 años.

      Embed

Así lo confirmó Orlando Greco, presidente del Consejo de la URBA, quien argumentó: "Se tomó la declaración de todos los interesados, todos los vinculados al tema, más la grabación que todo el mundo conoce, más la declaración del réferi, del jugador y se llegó a esa decisión".

En declaraciones a Rugby Line, el dirigente explicó la sanción: "Tuvimos en cuenta que el jugador agredido no tuvo ninguna consecuencia física y tuvimos en cuenta tres antecedentes que tiene Unión De Rugby De Buenos Aires de golpes en la cabeza. O sea con la misma figura penal. Sobre esa base trabajamos".

Con este castigo, Cipriano Martínez no podrá realizar ninguna actividad relacionada con el rugby. "Ni entrenamiento, ni manager, nada. Lo dice claramente el reglamento de disciplina, que sigue los lineamientos del de la World Rugby", indicó Greco.

      Embed

El artículo 32, en su inciso 20 del Reglamento de Sanciones de la URBA, habla en el capítulo "Sanciones a personas físicas" sobre la posibilidad de sancionar de por vida al jugador: "El que pateare en la cabeza: suspensión de ciento cincuenta y seis (156) semanas hasta perpetuidad". Por lo que explicó el directivo, en ese caso se tuvo en cuenta que el jugador agredido no sufrió consecuencias del golpe.

De cualquier modo, la sanción es ejemplificadora -tomada por el consejo directivo por tratarse de una sanción mayor a los dos años- y el club Pucará ya fue notificado oficialmente.  

En el rugby inglés, hace dos años hubo un caso similar: el de Ben Flower, jugador de rugby de Wigan Warriors, por pegarle dos piñas en el piso a Lance Hohaia, del St Helens, durante la final de la Super League. Él la sacó mucho más barata: lo suspendieron sólo por seis meses.

      Embed

      Embed






Comentarios Facebook