domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
General
21 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Temen aumento de fiestas ilegales en la Provincia

0
Comentarios


Mientras las autoridades porteñas analizan prohibir por un tiempo las fiestas electrónicas, se teme por el incremento de las mismas en la Provincia, donde ya ocurrió la muerte de una joven en un evento clandestino.

Temen aumento de fiestas ilegales en la Provincia
Foto ilustrativa
Foto:

Tras la tragedia en el predio de Costa Salguero, las autoridades porteñas analizan prohibir la realización de las denominadas fiestas electrónicas, con el objetivo de evitar la venta y consumo de pastillas mortales.

El problema es que se espera un recrudecimiento de eventos ilegales y clandestinos en quintas de la provincia de Buenos Aires, un oscuro fenómeno que no para de facturar millones cada fin de semana con la comercialización de estupefacientes sin control, incluso con varios jóvenes muertos.

Acerca del tema, Oscar Castellucci, titular de la Asociación Civil "Martín Castellucci", sostuvo en diálogo con Diario Popular que "el próximo martes tendremos una reunión con las autoridades de la provincia, donde hablaremos sobre la necesidad de que nuestro chicos puedan divertirse, sin violencia y lejos de los negocios nefastos de los adultos, y en la carpeta tenemos este problema de las fiestas ilegales, donde no hay control alguno".

Desde que comenzó el año, cada semana se realizan en el centro de La Plata manifestaciones exigiendo justicia por la muerte de Emilia Uscamayta Curi, cuyo cadáver fue encontrado flotando en la pileta de la quinta "La Frontera", ubicada en las calles 520 y 516. La chica, de 26 años y estudiante de periodismo, había asistido a una fiesta para festejar el Año Nuevo.

La carátula por el deceso es "homicidio culposo", es decir, un "accidente". Pero su familia y amigos creen que se trató de un homicidio perpetrado por la connivencia entre empresarios de la noche y autoridades municipales.

"Estas fiestas se hacen por altos funcionarios inescrupulosos que no tienen interés por la vida de los chicos", escribió Cristian, hermano de la joven, tras el drama en Costa Salguero. Es que la Emilia había sido la última víctima conocida de las fiestas mortales en territorio bonaerense.

En los últimos cuatro años, fueron nueve los jóvenes fallecidos en eventos con estas características, cifra que asciende a catorce luego de este fin de semana con la "Time Warp" y la presentación ante la sociedad de la pastilla llamada "Superman".


LEA MÁS

      Embed

Para Castellucci, que viene luchando hace años para cambiar el paradigma de los impunes negocios de la nocturnidad, "el enfoque que deberíamos tener sobre lo acontecido en República de Costa Salguero, ya que presenta características similares en lo profundo y todos los términos con Cromagnon, es la visibillización de la hipocresía y el cinismo de las estructuras oficiales".

"Estamos llorando a cinco jóvenes, que se suman a una larga lista de víctimas fatales de la impunidad que tienen los dueños de la noche, pero los organismos de control nos dicen que había 90 baños, varias ambulancias, muchos médicos o extintores en orden. Es una burla a la ciudadanía. Si continuamos escondiendo la basura debajo de la alfombra la bomba seguirá explotando", dijo Castellucci, cuyo hijo Martín fue asesinado a golpes por el patovica de un boliche en Lanús.

En relación al escenario que se presentaría tras el desastre en Costa Salguero, con una posible prohibición de eventos en espacios de la Ciudad de Buenos Aires y un traslado de los asistentes a fiestas ilegales en el Conurbano, muchísimo más peligrosas porque ni siquiera cuentan con habilitación, Castellucci manifestó que "las autoridades tienen que entender que el rol del Estado es indelegable, y ahora cobró un mayor significado, porque nos están matando a los pibes".

"El Estado es el único que puede garantizar las condiciones necesarias en los eventos. Nadie es dueño de la verdad en función de la solución al problema del consumo de sustancias, pero no puede quedar en manos de los dueños de la noche, porque no tienen escrúpulos. Hay que intervenir, previa discusión del problema. Y es el estado quien debe tomar el toro por las astas. El que organiza un evento y comercializa drogas tiene que ir preso", señaló el especialista.


Castellucci propone buscar soluciones en conjunto

"Yo descarto cualquier medida que prohiba. Pero considero que nos tenemos que escuchar y hallar soluciones en conjunto. Este escenario nuevo, con drogas de diseño que modifican incluso el negocio del narcotráfico, requiere que la problemática sea debatida en profundidad. Creo que se debe trabajar, pero de verdad, con presencia y no discursivamente, tratando de prevenir y reducir daños. Si sabemos que una fiesta electrónica es una pantalla para vender pastillas, tenemos que asumir la responsabilidad de evitar muertes. Es posible controlar mejor, pero tenemos que enfrentarnos a la impunidad de la connivencia entre los dueños de la noche, el crimen organizado, las fuerzas de seguridad y organismos oficiales", explicó Oscar Castellucci.




      Embed


Comentarios Facebook