lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Cine
21 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

BAFICI: hubo aplausos para cuatro películas argentinas

0
Comentarios


“Raídos”, “Primero enero” y “Mi último fracaso”, fueron muy bien recibidos en la Competencia Argentina, que sigue ofreciendo variedad y calidad.

BAFICI: hubo aplausos para cuatro películas argentinas
Foto:

Cuatro films nacionales fueron estrenados este miércoles en la Competencia Argentina del Bafici y obtuvieron un buen recibimiento por parte de la crítica y del público por lo que se continuarán su carrera hasta el día de la selección.

RAIDOS

      Embed

El director misionero Diego Marcone, debuta en el largometraje con este documental que opera en forma transversal al género, para seguir a un grupo de jóvenes cosechadores de yerba mate (tareferos) de Misiones, que se enfrentan a la realidad de sobrevivir a pesar de la marginación y tratar de superar la explotación, sin perder la dignidad.

Marcone se mete en la intimidad de un puñado de adolescentes provincianos, que incluso hablan en guaraní y además de cargar sobre sus espaldas cientos de kilos de yerba por procesar, deben pelear precios de miseria para luego en los comercios, el producto terminado multiplique exponencialmente su precio inicial.

La película repite función el jueves a las 18.20, en el Village Recoleta 2, y el domingo, a las 13.30, en el Atlas Belgrano 2)

 

MI ULTIMO FRACASO

      Embed

El filme retrata la mirada introspectiva de la cineasta de ascendencia asiática Cecilia Kang, acerca de su propio universo, el de su familia, pero en especial el de su entorno, sus amigas, las raíces coreanas, y todo lo que tiene que ver con los sentimientos hechos imágenes.

En este ir y venir por personajes, lugares y vivencias, el primer largometraje de Kang resulta una suerte de catarsis, de puesta en escena de sus reflexiones acerca de lo que significa ser argentina a pesar de su contexto y origen.

La película se repite el viernes, a las 14.30, en el Village Recoleta 2

 

QUIZÁS HOY

      Embed

En la ópera prima de Sergio Corach, un hombre joven viaja en bicicleta hasta el estudio jurídico céntrico en el que trabaja y luego de alguna disquisición va de aquí para allá en el mismo vehículo, y siempre, al mismo tiempo, se escucha su voz, elaborando ideas que su director-actor supone son inteligentes o sirven para sostener su relato.

La idea es interesante: el protagonista sigue la recomendación de su analista, de que anote todo lo que le ocurre a diario, y de esa forma reflexionar apropósito de la monotonía de vivir, esa inercia insoportable, de eterno retorno a cosas que, además, no tienen demasiada sustancia, es más, son evanescentes, y por eso la propuesta deviene repetitiva.

Pero ni el relato ni las ideas existen, solo ese personaje que deambula frente a esos paisajes urbanos reconocibles de las calles Alem, Corrientes o Lavalle, la mayoría de las veces en blanco y negro aunque algunas en color, con superposición de textos, alguna frase subrayada. que no logran sacar a esta película en competencia de su condición de borrador.

 

PRIMERO ENERO

Jorge y su pequeño hijo viajan en un auto y hablan entre ellos, acerca del mito de la caja de Pandora, bromean, como pueden hacer padre e hijo compinches de una aventura que están por emprender. Sin embargo la misión es desmontar la casa en la sierra donde el chico nació.

El hombre se acaba de divorciar y debe poner ese lugar en venta, con todo lo difícil que significa para un niño saber que papá y mamá ya no estarán nunca más juntos, y que no verá a la niña que, en coincidencia llega con su familia a ese rincón de las hermosas sierras cordobesas.

Dario Mascambroni arranca lento, pero el relato va cobrando fuerza minuto a minuto, hasta llegar a un final a todo sentimiento y en el que refuerza el talento que venía demostrando para los encuadres, para la luz, para el uso del entorno, ríos y cielo, como parte de la historia.

Sin lugar a duda, Primero enero forma parte del paquete destacable de lo visto hasta ahora en la Competencia Argentina de este Bafici, y habla sin lugar a dudas de un cineasta cordobés que, seguramente, dará que hablar.

      Embed

Comentarios Facebook