domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Opinión
21 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

AFA | Tinelli irrumpió a su manera, la que más molesta a sus rivales

Luciano Bottesi
0
Comentarios
Por Luciano Bottesi


Después de 140 días de silencio, reapareció Tinelli a 39 días de las elecciones para confirmar su candidatura a presidente. Lo hizo a su modo, fuera de Viamonte y ante las cámaras.

AFA | Tinelli irrumpió a su manera, la que más molesta a sus rivales
Fotomontaje Diario Popular
Foto:

Con sus armas --de las que dispone cuando quiere-- y lejos de la AFA, Marcelo Tinelli movió el tablero. El micrófono, la pantalla y la conexión en vivo son sus herramientas y sabe que así les habló a todos: a Luis Segura en el tercer piso de Viamonte, a Hugo Moyano en su sillón de Camioneros, a Chiqui Tapia bajo un tinglado viendo la práctica de Barracas Central y al resto: a los propios, huérfanos desde diciembre -se hayan cambiado de vereda, o no-, y a los que van detrás de los otros candidatos.

El circuito es el inverso de lo que quieren sus detractores y varios de los que lo acompañan, que lo pretenden puertas adentro, levantando la mano para hablar y que un auditorio, estrictamente compuesto por dirigentes, lo escuche. No. Habla desde dónde esté y su voz se propaga en todas direcciones y le llega a un auditorio virtual en teléfonos, pantallas, radios y las repetidoras de 140 caracteres.

Tinelli habló cuándo y cómo quiso. Empalmó su última aparición en el mundo AFA y actualizó con contundencia 140 días sin que nadie supiera de su futuro y sus posibilidades en Viamonte. Allí, en la casa del fútbol, ya tenían el acta de defunción redactada. Faltaba que alguna viuda la firmara: "Su carrera en AFA murió", sentenciaron muchos.


Y habló e identificó al enemigo: aquellos que pegaron carteles en la Ciudad con su imagen junto a la de Cristobal López. También pronunció la palabra encantadora en AFA --"unidad"--, pero dejó claro que para que suceda debe haber un proyecto y en el suyo está, entre otros, una reestructuración en el torneo que prefirió no llamar Superliga y negó que fuera paralela. Y quienes están en contra de esa idea, la suya, no lograrán la unidad y en ese caso habrá que definir en elecciones. Quien creía que el estofado estaba cocido, tendrá que seguir revolviendo la olla.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook