sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Vienen Sonando
22 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cam Beszkin, más rockera que nunca

0
Comentarios


La cantante, guitarrista y bajista lanzó "Enamorar o Morir", su tercer disco solista. Además, lo nuevo de Iggy Pop y Pet Shop Boys.

Cam Beszkin, más rockera que nunca
Foto:

En Enamorar o Morir, su tercer disco solista, la multifacética Cam Beszkin (cantante, guitarrista y bajista) dejó el bajo de lado, se calzó la guitarra, se armó de una pedalera importante y en formato "power duet", junto a la batería del ex Porco Arnaldo Terruel (un pulpo detrás de los parches y platillos) produjo su disco más rockero y visceral, con historias que le cantan al amor visto desde el lado de la pasión y no del romanticismo edulcorado. Crudo, poblado de riffs poderosos ("Pizca de poder", "El propietario") pero también con momentos calmos ("Skockroom") y acústicos ("Ciertas cosas"), Beszkin combina simpleza con sofisticación y logra un resultado interesante.

Un naufragio

A contramano de algún alarde de grandeza que le concedió una parte de la crítica (Stereogum, Allmusic y Pitchfork, por caso, lo recibieron con cierto cotillón indulgente) este regreso de Iggy Pop al nuevo mundo es más bien indiferente. Post Pop Depression (Universal) retoma el estreñimiento avant-rock de la época en que Iggy estaba apadrinado por Bowie, pero naufraga en el mar solitario al que fue empujado por su nuevo socio Josh Homme. Para la radio, sin embargo, el disco tiene buenos momentos ad-hoc ("American Valhalla" y "Gardenia"). Aunque lo mejor será siempre evitar este soso presente y volver al pasado (cualquiera de Stooges, "The Idiot", "Soldier"", et al). Una época en que su propuesta, cuando no gloriosa, era por lo menos verosímil.

Bien eufóricos

Siempre propensos a la introspección, los Pet Shop Boys parecen estar desafiando gloriosamente su edad (Neil Tennant tiene 61 y Chris Lowe 56) enfilando decididamente hacia una oscura y palpitante pista de baile. Este Super (Sony Music), su 13º álbum, fue escrito part-time en Berlín, la capital del clubbing. Los sintetizadores son más complicados, los beats son más gruesos y el bajo suena más implacable que cualquier cosa que jamás hayan grabado. Mientras que algunas de las letras son triviales ("Vamos a quemar esta discoteca antes de que llegue la mañana"), en "Inner Sanctum" (lo mejor del disco) y "Happiness" los PSB se muestran más inventivos y eufóricos que el recurrente vicio "copy/paste" de héroes de la electrónica como Avicii. Super es una confidente carta de amor al hedonismo, y el título resume el disco a la perfección.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook