sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
25 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Lo matan de un tiro en la nuca cuando guardaba su auto

0
Comentarios


Eduardo Silva fue sorprendido de madrugada por un delincuente cuando guardaba su coche en un garaje a metros de su casa. La policía cree que lo mató un miembro de una banda en un raid delictivo.

Lo matan de un tiro en la nuca cuando guardaba su auto
Foto:

Un hombre de 47 años fue asesinado ayer de un balazo en la nuca por uno de los delincuentes que lo asaltaron cuando guardaba su auto en un garaje a metros de su casa, luego de haber llevado a su hijo a una fiesta de cumpleaños, en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, informaron fuentes policiales y judiciales.

De acuerdo a los investigadores, se trata de la misma banda que minutos antes habían robado una camioneta en esta Capital Federal y las pertenencias a un grupo de jóvenes que iban a bailar, en dicha localidad del partido de La Matanza, en el sudoeste del conurbano.

Según las fuentes, el raid delictivo terminó alrededor de la 1, en calle Cabo A. Vacca al 300, del barrio Lomas del Millón de Ramos Mejía, un sector de casas de familia, donde residía Eduardo Silva (47), quien acababa de llevar a uno de sus hijos a una fiesta de cumpleaños.

Las fuentes señalaron que el hombre regresó a bordo de su Ford Fiesta y guardó el auto en un garaje ubicado sobre Vacca, en diagonal y de la mano de enfrente a su casa.

En momentos en que cerraba el portón de este garaje, Silva fue interceptado por un grupo de delincuentes armados que se movilizaban en una camioneta Ford EcoSport color negro y un auto, dijeron los informantes.

Uno de los asaltantes descendió del lado del acompañante del segundo vehículo y lo apuntó con un arma con fines de robo, ante lo cual, la víctima primero alzó las manos y luego intentó escapar a la carrera. Sin embargo, a los poco metros cayó muerto al recibir en la nuca uno de los dos balazos que le efectuó el delincuente armado que finalmente huyó junto a sus cómplices y sin concretar el robo, señalaron los voceros.

Cuando el personal policial, judicial y médico arribó a la escena del crimen alertados de lo ocurrido, Silva yacía en la vereda sin vida.

En el lugar, los peritos de la Policía Científica bajo las directivas del fiscal de Homicidios de La Matanza, Carlos Arribas, levantaron los primeros rastros entre los que no se hallaron vainas, por lo que la principal hipótesis apunta a que el tirador utilizó un revólver.

Las fuentes señalaron que el informe preliminar de la autopsia indicó que Silva recibió un impacto de bala con orificio de entrada en la nuca y de salida a la altura de la boca. En tanto, los pesquisas se entrevistaron con distintos testigos, entre ellos, los familiares de Silva que lo aguardaban en su casa al momento del hecho y de otros vecinos que escucharon los disparos.

Los voceros precisaron que una vecina que también vive enfrente del garaje aportó imágenes de una cámara de seguridad que captaron toda la secuencia del asalto, incluso, el momento en que esta misma mujer saluda con un movimiento de la mano a Silva instantes antes de que éste fue baleado.

Además, en la escena del crimen se encontraron las llaves de un Volkswagen Gol blanco en el que un grupo de jóvenes se dirigía a bailar cuando a las pocas cuadras de donde luego mataron a Silva fueron asaltados por la misma banda integrada por entre cinco y siete personas. En ese hecho, como el auto tenía un desperfecto mecánico, los delincuentes se apoderaron de los objetos personales de sus víctimas, entre ellas, las llaves del Volkswagen Gol.

En tanto, al seguir la pista de los vehículos utilizados por la banda, los investigadores hallaron poco después la EcoSport negra abandonada en la vecina localidad de Ciudadela, partido de Tres de Febrero. Una fuente judicial explicó que se determinó que esta camioneta había sido robada al inicio del raid en una esquina del barrio porteño de Mataderos, donde su propietario denunció que uno de los delincuentes le apuntó con un arma que podría ser la misma que después utilizaron para asesinar a Silva. Para este investigador, todo indica que la banda no estaba siguiendo a Silva, sino que se trató de un asalto “al voleo” cometido bajo una modalidad que se viene repitiendo en los últimos robos a mano armada cometidos en La Matanza.

En ese sentido, el pesquisa recordó el caso ocurrido la tarde del viernes último, frente a una escuela de La Tablada, donde el zapatero Luis Kouguas (55) charlaba con un familiar suyo junto al Volkswagen Vento de éste y fueron asaltados por un grupo de delincuentes que se movilizaban en dos autos. En este caso, el zapatero también se resistió al robo y uno de los delincuentes lo mató de un tiro en la cabeza, tras lo cual, huyeron en el Vento del pariente de Kouguas y un Fiat Palio robado, el cual descartaron a las pocas cuadras para sustraer un Renault Logan, cuyo dueño resultó herido. Toda esta maniobra fue advertida por un efectivo de la Policía Metropolitana que se tiroteó con los delincuentes, los cuales finalmente huyeron y abandonaron los dos autos robados en cercanías a la villa San Petersburgo de La Matanza. “La modalidad parece ser salir a robar de a muchos, armados y en al menos dos autos, para lograr imponer una superioridad numérica sobre las víctimas”, añadió el pesquisa consultado.

      Embed

Comentarios Facebook