jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
25 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ocho años de prisión al dueño del pitbull que mató a nene de dos

0
Comentarios


En un fallo inédito, un tribunal de La Plata condenó al dueño del perro que en 2014 atacó a una criatura en la localidad bonaerense de Alejandro Korn

Ocho años de prisión al dueño del pitbull que mató a nene de dos
Foto:

El Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata condenó ayer en un fallo inédito a ocho años de prisión al propietario de un pitbull que en 2014 mató a dentelladas a un nene de dos años, en la localidad bonaerense de Alejandro Korn.

Los jueces Emir Caputo Tártara, Juan Carlos Bruni y Julio Alegre consideraron que Horacio González, acusado de "homicidio simple" con dolo eventual y quien no estuvo presente durante la lectura de la condena, fue responsable por la muerte del pequeño Santiago Veer, e indicaron que el dueño del animal había sido "oportunamente advertido por terceros sobre ataques de sus perros a otros animales y a personas".

La decisión, considerada inédita y que sienta jurisprudencia para futuros procesos judiciales similares, la adoptó el Tribunal Oral en lo Criminal 4 (TOC 4) de La Plata.

El tribunal condenó a ocho años de prisión efectiva a Horacio Fernando González, de 49 años, dueño del animal y criador de perros pitbull, por el delito de 'homicidio simple con dolo eventual'.

La causa llegó a juicio luego de una firme instrucción del fiscal Alejandro Marchet, quien debió fundamentar la carátula de "homicidio" en más de una oportunidad ante sucesivos recursos en los que la defensa planteó ausencia de dolo en el hecho.

La fiscal del juicio, Claudia Cendoya, había pedido que fuera condenado por "homicidio simple", ya que el 29 de mayo de 2014 "el acusado, dueño de al menos nueve perros de esa raza, dejó al animal atado a un auto abandonado sin bozal ni cartel de advertencia y cuando la víctima, que estaba jugando, se acercó al rodado "fue atacada por el animal con mordidas en el cuello y otras partes del cuerpo, lo que le provocó la muerte'.

En tanto, el abogado defensor Fabián Musto insistió en que se estaba ante un caso de "homicidio culposo" y que "de ninguna manera" podía calificarse la conducta de González como "dolo eventual".

En el fallo, dos de los jueces sostuvieron que González "introdujo un riesgo jurídicamente desaprobado generador de una situación de singular peligro de lesión para los bienes jurídicos de terceros, que se concretó en el mortal resultado sufrido por el pequeño".

"La muerte de Santiago Veer debe ser atribuida al imputado en comisión por omisión al actuar, y a él achacársele tal como si la hubiera provocado a través de un comportamiento activo", dice el fallo.

La condena a prisión había sido solicitada durante el alegato por la fiscal de juicio Claudia Cendoya y rechazada por la defensa del imputado, a cargo del abogado Fabián Musto, quien consideró que se trató de un caso de homicidio culposo o involuntario.

El veredicto se dio a conocer por lectura del secretario del tribunal, dado que ni los jueces Emir Caputo Tártara, Juan Carlos Bruni y Julio Alegre, ni el condenado estuvieron presentes en la audiencia.

Tras escuchar la sentencia condenatoria contra González, la madre del niño fallecido tras el ataque del perro pitbull, Gabriela Pacheco, dijo a la prensa que su hijo "ahora puede descansar en paz".

El hecho juzgado ocurrió el 29 de mayo de 2014 en Bonpland al 900, donde el perro pitbull atacó al niño Santiago Veer, de 2 años, provocándole heridas graves en la cara y el cuello que le ocasionaron la muerte casi en el acto.

El niño fue llevado de urgencia al Hospital San Vicente, pero la pérdida de sangre por las heridas profundas provocadas por el animal fueron mortales.

Según consta en el expediente, González dejó al perro atado al volante de un automóvil abandonado, sin bozal ni cartel de precaución, en la calle donde jugaba un grupo de niños, entre ellos la víctima mortal.

'Estaba en mi casa, escuché gritos del señor González, salgo corriendo y veo que lo tenía a mi hijo en brazos lleno de sangre', declaró en el juicio la madre del nene.

'Empecé a gritar hasta que apareció mi mamá. Ella agarró a mi nene. El le dijo: 'ya no hay nada que hacer'', agregó la mujer durante su testimonio.

Durante el juicio, los familiares del niño fallecido aseguraron que González, propietario de al menos ocho perros de raza pitbull, había sido advertido y denunciado en más de una oportunidad porque sus perros eran muy violentos.

González, que puede apelar la sentencia y sacrificó a su perro tras el incidente mortal, se manifestó arrepentido.

'Mi familia y yo pedimos perdón por todo lo ocurrido. Si pudiera volver todo esto atrás, daría mi vida para que no se hubiera producido', dijo el criador y entrenador de perros pitbull ante el tribunal.

Luego del ataque y que los familiares trasladaran a Santiago al hospital de San Vicente, González tomó en su casa un cuchillo y sacrificó al animal.

Al otro día los vecinos incendiaron su casa y debió mudarse. La familia Veer estuvo acompañada durante el proceso judicial por las Madres del Dolor en conjunto con la Unidad de Intervención en Victimología del ministerio de Justicia y Derechos.i

"El dueño es responsable por los actos que produce"

Miguel Rivolta es docente en la facultad de Veterinaria en la UBA, y hasta 2013 fue director de Bienestar Animal en el Zoo porteño. Consultado por Diario Popular sobre este fallo que sienta un precedente, el especialista afirmó que "es difícil opinar sobre un valor de condena cuando uno no está en el ámbito, sí podemos decir que el dueño del animal es responsable por los actos que produce, el perro depende mucho de la educación que le damos".

Según Rivolta, "sabiendo que hay razas diseñadas para pelear y morder, con un nivel de mordedura importante, no se puede ignorar el poder que tienen, por lo que el manejo debe ser diferente".

Indicó que "hay razas que fueron diseñadas para entidades y actitudes sociales, como los lazarillos para los ciegos, u otros para cazar que se utilizan por su desarrollo del olfato, o para detectar drogas".

En el caso de perros como el pitbull o el rottweiler, " son animales que necesitan un dueño que los contenga, que no sea ni esté libre. Así, el dueño tiene que ser su conductor, porque un descuido puede ser fatal".

De todas formas, Rivolta remarca que "la formación hace que ese animal responda al amo y sea sociable o no. Si está para la guardia de un lugar, y no tolera a los demás, es como un arma. Tiene un potencial de agresividad altísimo, y no es que sean malos, pero se junta la educación y la probabilidad de un accidente. Por eso necesitan mayor control por parte del dueño".

El especialista aclaró que, aún no conociendo en profundidad el fallo "por lo que se vio, esta persona tenía antecedentes, y quizás incentivaba la agresividad. Con otro tipo de educación hay más posibilidades de que estos accidentes no ocurran".

      Embed

Comentarios Facebook