jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
General
27 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Por año mueren de 4 a 5 personas por ataques de perros

0
Comentarios


Los datos, no oficiales, estiman que además otras 10.000 personas sufrirían mordeduras. Especialistas coinciden en que la mayor responsabilidad en los ataques la tienen los dueños.

Por año mueren de 4 a 5 personas por ataques de perros
Foto:

Según datos no oficiales, unas 4 o 5 personas mueren en Argentina por año por ataques de perros, en tanto otras 10.000 sufrirían mordeduras, la mayoría de ellas sin mayores consecuencias.

Veterinarios del Movimiento Argentino de Protección Animal (MAPA) destacaron que son "muy raros" los casos de mordeduras producidas por perros de la calle y en su inmensa mayoría corresponden a perros cuyos dueños no ejercen una "tenencia responsable".

Especialistas en conducta animal y médicos veterinarios aseguraron que la mayor responsabilidad en los ataques de perros la tienen los dueños, que "no terminan de tomar conciencia sobre qué significa tener un animal", en especial de aquellas razas consideradas "potencialmente peligrosas".

Los profesionales también culpan a la falta de aplicación de la legislación que regula la permanencia de animales en la vía pública como una de las causas de los ataques, como el que le provocó la muerte a un niño de dos años en 2014 en la localidad bonaerense de Alejandro Korn, hecho que dio lugar a una condena de ocho años de cárcel para su dueño.

La provincia de Buenos Aires aprobó en 2010, pero hasta el momento no reglamentó, una Ley sobre Animales Potencialmente Peligrosos en la que figuran un total de 37 razas de perros, entre ellas los Pitbull terrier, Staffordshire bull terrier, american Staffordshire terrier, dogo argentino, fila brasileño, tosa inu, akita inu, doberman y rottweiler. "Todo animal puede tener una carga genética que influye en su comportamiento en un 30 por ciento, pero el 70 por ciento determinante tiene que ver con la forma en que sociabiliza el animal", señaló Leonardo Sepiurka, secretario de la Sociedad de Medicina Veterinaria.

"En su conducta de manada, las perras educan, reprimen, controlan, castigan y premian a sus cachorros para que vayan aprendiendo a interactuar dentro de un grupo. Pero cuando el animal pasa a convivir con una familia, a la que él considera su manada, el perro necesita que se le fije un rango o jerarquización, de lo contrario puede haber problemas graves", detalló.

El médico veterinario dijo que "cuando un perro intenta juegos de mordisqueo, en realidad está probando hasta donde le permiten avanzar. Y si uno no le pone estos limites, el perro, que no tiene por qué ser de una raza potencialmente peligrosa, puede llegar a tener en vilo a toda la familia".

Los especialistas coinciden en señalar que si a los perros "potencialmente peligrosos" se los adiestra para ser animales de pelea y ataque, "esa capacidad genética se expresa, pero si uno los controla y no potencia su costado agresivo puede lograr que un Pitbull sea tan manso como un Collie".

En Capital, requisitos que no se cumplen

La Ciudad de Buenos Aires no cuenta con una norma específica sobre perros potencialmente peligrosos, pero la Ley 4.078 obliga a la inscripción de los animales en un registro, a usar collar con identificación, bozal y correa, requisitos que raramente se cumplen y se controlan.

La Unión Europea, en tanto, impulsa normas estrictas para la tenencia de perros, especialmente de aquellas razas potencialmente peligrosas, que incluye utilización de microchip en los animales, además de severos controles psicológicos y de antecedentes penales de los dueños.

      Embed

Comentarios Facebook