sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
General
27 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Les prometieron vivir en un country y ahora están en un pozo

0
Comentarios


Se trata de un matrimonio que accedió a un plan de construcción de viviendas en Plottier, Neuquén, y en ese inmenso terreno solamente se mudó una familia. “Los propietarios del loteo no dan la cara y se esconden cuando los vamos a ver”, denunciaron

Les prometieron vivir en un country y ahora están en un pozo
Foto:

Un matrimonio denunció una estafa al comprar un terreno en donde les prometieron la construcción de un country en la ciudad neuquina de Plottier, donde ahora viven en un pozo, entre arena y malezas.

De los 117 lotes vendidos en el loteo Bar2, ubicado en el sector Colonia San Francisco a la salida de Plottier, solamente una familia se mudó.  

Patricia Teves y Luis Bertolini alquilaban una vivienda en la ciudad de Neuquén cuando a través de una inmobiliaria conocieron la propuesta de un loteo ubicado detrás de los barrios Las Lilas y El Ceibal de Plottier.

A mediados de 2009, la pareja fue a visitar los logares ofrecidos en el aviso y notaron que el proyecto tenía aspecto serio: iluminación en los lotes marcados y calles demarcadas.

Las cosas iban en buen camino para ambos, y con esfuerzo lograron salir sorteados en un crédito del Plan Procrear y, tras lidiar un año con el loteador, consiguieron la escritura.

"Las oficinas del Estudio A3 de Neuquén decían que el barrio contaría con los servicios de agua potable, energía eléctrica, alumbrado interno, enripiado de calles" y que con el tiempo "nada de eso fue cierto", contaron.

"Los propietarios del loteo no dan la cara y se esconden cuando los vamos a ver", denunció a LM Neuquén Bertolini, que de a poco comenzó a notar que el barrio quedaba en una promesa, entre yuyos y médanos de arena.

Sin embargo, tiraron el alambrado perimetral e ingresaron hace un año y medio, y tuvieron que hacer por sus propios medios la obra de luz.

Después de varias gestiones con la cooperativa eléctrica, lograron que la conectaran, para lo que tuvieron que pagar la instalación de un transformador y 8 postes de luz y cableado por 60 mil pesos.

El agua la tienen de una perforación, pero no cuentan con ningún análisis para determinar si es potable, y se calefaccionan con garrafa y una estufa a leña.

 "Sólo locos como nosotros podemos vivir acá. Aún tenemos esperanzas de que esto se convierta algún día en el barrio que nos prometieron", afirmó Patricia.

A finales de 2014, otra pareja fue estafada en la misma localidad. Se trató de Soledad León y Gonzalo Montane que denunció a la Cooperativa de Viviendas y Consumo Towers  Limitada, grupo Viviendas Elena Rosa por haberles mentido con un plan de viviendas, que era promocionado por Facebook.

      Embed


Comentarios Facebook