martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
28 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“Violencia en Venezuela es una política de Estado”

Germán López
0
Comentarios
Por Germán López


Miguel Henrique Otero dirige el único diario independiente en el país bolivariano, con la salvedad de que lo hace desde el exilio. Relató las dificultades de ejercer la profesión en un ámbito sumamente hostil.

“Violencia en Venezuela es una política de Estado”
Foto:

Desde su refugio en el exilio, Miguel Henrique Otero dirige El Nacional, "único periódico independiente que queda en Venezuela", según afirma.

De paso por Argentina, donde fue invitado por varias entidades gremiales para exponer sobre la crisis política y social que vive su país, el periodista accedió a una charla con DIARIO POPULAR.

Explicó que en Venezuela el periodismo desarrolla su tarea en un ambiente de delito y violencia que, asegura, "es una política de Estado para amedrentar".

- ¿Cuál es hoy la situación del periodismo independiente en su país?

- Los populismos autoritarios no son como las dictaduras bananeras, que cerraban los periódicos, ponían presos a los editores y a los periodistas. Estos son de algún modo más modernos. Ellos van cerrando las ventanas a la libertad hasta que queda muy poco. En cuanto a la gráfica, ellos han comprado muchos periódicos y los que quedan tienen restringido el suministro de papel. Nosotros, por citar un ejemplo, estamos produciendo un tercio de lo que producíamos antes. No nos venden papel. Y los periódicos regionales han desaparecido. Otros tienen poca paginación o poca circulación. Entonces, la ventana a la libertad que se da en Venezuela es una mini ventana. Además, hay una arremetida permanente desde sus propios medios para amenazar, insultar y difamar a la gente de los medios y todo un esquema represivo y legal para ir reduciendo el espacio de la libertad.

- ¿Qué es lo que queda, entonces, del periodismo independiente en un país como Venezuela?

- Quedamos nosotros, como medio que no se autocensura, pero con una circulación restringida. Quedan algunos periódicos regionales en las mismas condiciones. E internet, que es muy fuerte. Nuestras página web tiene cuatro veces el tráfico que tenía hace año y medio. Y hay una cantidad de páginas web nuevas que publican cosas y las redes sociales, que también son muy fuertes en Venezuela, con contenido crítico. Claro, esos medios no cubren lo que cubren los medios tradicionales.

- ¿Como es la práctica profesional del periodista, que tiene que hacer su trabajo en un ambiente como el que está planteando?

- El periodista está viviendo el problema que viven todos los venezolanos, que es la delincuencia. Venezuela tienen las tasas de violencia más altas del mundo. Y la delincuencia en Venezuela es una política de estado para que la clase media se asuste y emigre. De hecho, hay 1,4 millón de venezolanos que se han ido del país. Y también el tema económico: han destruido la capacidad adquisitiva del bolívar, entonces un periodista gana poco. Entre ambos factores el periodista vive una situación terrible para poder ejercer su profesión.

- Ha habido un cambio político en los últimos tiempos como resultado de elecciones en las que la oposición tuvo un avance notable y hasta maneja la Asamblea Nacional. ¿Como vislumbra que será la salida política a la luz de estos cambios?

- Fue muy esperanzador el resultado de la votación que dio como resultado la actual composición en la Asamblea Nacional, porque la oposición logró unirse y presentar una plataforma unitaria. Eso la llevó a tener la mayoría calificada en la Asamblea. El problema está en que hay un gobierno que no respeta la separación de poderes y que todas las cosas que aprueba la Asamblea a pesar de tener mayoría calificada el gobierno no las acata. Y en como actúa con el Tribunal Supremo de Justicia con mayoría de adherentes al partido de gobierno, que dictamina que todas las leyes son inconstitucionales y además el presidente Nicolás Maduro no termina por acatarlas. Hay una no separación de poderes que está paralizando la acción de la Asamblea Nacional que puede llevar a una crisis democrática muy importante.

      Embed


Comentarios Facebook