sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
27 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los argentinos en la Copa: cuando el cero suma

0
Comentarios


Rosario Central ganó en Brasil y Racing empató de local, al igual que Huracán el martes: los tres encaran las revanchas con miradas positivas, ya que no haber sufrido goles en contra los acerca a los cuartos de final.

Los argentinos en la Copa: cuando el cero suma
Foto:

El grito de Marco Ruben ante Gremio significó una victoria que puede resultar decisiva para Rosario Central de cara a la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores. Porque ganar de visitante, se sabe, genera otra confianza en una serie de ida y vuelta. Pero los otros dos equipos argentinos que jugaron hasta el momento, bien podrían tener sensaciones positivas de cara a sus respectivas revanchas. Racing mantuvo el arco invicto frente a Atlético Mineiro, mientras que el martes Huracán también igualó 0-0 contra Atlético Nacional, y los dos tendrán dos de los tres resultados posibles a su favor (el triunfo y el empate por cualquier resultado, ya que el 0-0 neutralizaría preferencias porque habría definición por penales) cuando se inicien los partidos de vuelta, la semana que viene.

El Canalla ya había dado muestras de personalidad y coraje, como advirtió su goleador en declaraciones post partido, situación que repitió en Belo Horizonte, allí donde San Lorenzo no había conseguido ganar en la fase de grupos y donde Gremio había vencido 4-0 a Liga de Quito y 1-0 a Toluca. El grito de Marco Ruben, su capitán, referente y goleador, rubricó un triunfo valioso porque, además, Sebastián Sosa mantuvo su arco invicto.

La mirada del cero medio vacío o medio lleno se repite con Racing de la misma manera que se había posado el martes sobre el 0-0 de Huracán. La Academia pudo vencer al Mineiro, incluso hasta le anularon mal un gol y estrelló una bola en el ángulo, pero no lo hizo. ¿La buena? Pratto y Robinho no lograron doblegar a Sebastián Saja, y ese cero resultará positivo si el equipo de Sava, como ya fue dicho, obtiene dos de tres resultados posibles en la revancha.

El cero suele tener un sabor agrio. Pero en un certamen en el que los últimos dos campeones (San Lorenzo y River) se clasificaron siendo los peores segundos de la fase de grupos, todo se ha emparejado. Partidos cerrados, pensados, equilibrados, series que pueden definirse por un gol de diferencia o incluso por en qué condición se logra dicho gol, y en las que mantener el cero en el arco propio ya no está tan subvalorado.


      Embed


Comentarios Facebook