domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
28 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un festival de pejerreyes en el Parque de los Niños

0
Comentarios


Es clave usar equipos adecuados, líneas sutiles y mojarras vivas para maximizar las cosechas en un ámbito cercano, de entrada libre, muy cuidado y -sobre todo- rendidor en materia de pejerreyes.

Un festival de pejerreyes en el Parque de los Niños
Foto:

El Río de la Plata ofrece excelentes opciones de pesca también en Capital Federal. Un lugar de acceso público, gratuito, bien cuidado y hasta con sanitarios. ¿Existe eso?. Sí: hablamos del Parque de los Niños, justo en el límite entre Buenos Aires y Vicente López, un lugar al que se accede en vehículo desde la Lugones justo antes de subir a la General Paz o bien entrando por avenida del Libertador y girando al a derecha justo al terminar la ex ESMA, y siguiendo luego por un sinuoso camino hasta la entrada al parque.

En este coqueto ámbito que -como su nombre lo indica- es ideal para ir con niños (hay amplios parques para remontar barriletes o jugar a la pelota, juegos infantiles, peloteros, etc.) hay un muy buen balcón al río que es ideal para aprovechar en sudestadas como la de ayer. Sí, querido lector, esta nota llega a sus ojos a menos de 24 horas de su realización, como ningún medio informativo de pesca gráfico puede hacerlo. Sucede que ayer, en un día que amaneció a pleno sol y luego se fue nublando, hubo una importante creciente que vino aparejada de un gran cardumen de pejerreyes que estuvo a tiro de caña durante toda la mañana. Junto al amigo Martín Bilyk, pata en esta salida, pescamos en dos modalidades: por un lado, como el pique se daba relativamente lejos de las barandas -a unos 40 metros-, usamos línea de tres boyas que fijamos con un mandale. Por otro, aprovechando el viento de espaldas, pesqué con puntero pescador haciendo derivar la línea de cuatro boyas. En ambos casos, la profundidad de 15 centímetros fue letal. Claro que había que contar con el insumo básico: mojarras vivas, que compramos en El Abuelo, de San Pedrito 601. La carnada viva, en el tamaño justo a un anzuelo 5, era ideal para estos pejes que en su mayoría eran de menos de 25 cm pero entretenían bastante. Sin embargo, entre las más de 40 piezas logradas, también metimos algunos matunguitos que pasaron los 30 cm.

Y creánnos amigos que, a falta de la tradicional pesca de los muelles del Guazú que este año brillarán por su ausencia tras la crecida que arrasó con varios de ellos, ésta de boyas chicas, sutil y entretenida será un buen paliativo a la angustia de no poder ir a los recreos del segundo puente. Y como dijimos, todo gratis, a un pasito de casa y con buenos servicios. Incluso hay un muchacho en bicicleta que pasa vendiendo alguna carnada o línea que nos falte ante algún olvido.

Es importante recalcar que la creciente es lo mejor si se quiere buscar pejerreyes. Y que a veces menos es más: vimos aficionados tirando 4 o 5 cañas y atendiendo mal a todas. Mejor es usar una y atenderla, estar atentos al pique y clavar justo, que poblar el ámbito de líneas descuidadas que perjudican la pesca propia y ajena. Tengamos en cuenta que es un ámbito público y hay que respetar al prójimo y hacerse respetar también.

Otro punto importante: boyas tipo chupete doble T en tamaños chicos, o esféricas de la misma línea, serán ideales. Vimos muchos aficionados usando líneas propias de una pesca en el Río de la Plata de embarcados, con boyones enormes que no son nada aptos para pescar los pejes de este sitio.

Luego, se trata de entender el juego de la corriente y cómo se mueven los pejes. Si la pesca está a 40 metros, no sirve pescar bajo el paredón. Entonces, mojarras vivas, buenas líneas con boyas chicas, pescar a mandale o a línea suelta si se puede y atender una sola caña será lo mejor. Ayer nos fue de maravillas y, en el Parque de los Niños, ganamos los grandes.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook