martes 6.12.2016 - Actualizado hace
General
29 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El grito de la universidad pública, una bomba de tiempo

Natalia Arenas
0
Comentarios
Por Natalia Arenas


Con la UBA a la cabeza, estudiantes, docentes y no docentes de diversas instituciones de educación superior estatal se manifiestan en contra del ajuste al sector de distintas maneras: clases fuera de los claustros, cortes de calles, una carpa frente al Congreso y hasta un "picadito" en el Obelisco. Alertan sobre un ataque a la educación gratuita

El grito de la universidad pública, una bomba de tiempo
Foto:

Las universidades públicas del país se enfrentan a una crisis presupuestaria que terminó de implosionar este miércoles, cuando el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA) aprobó el presupuesto de 2016. Un presupuesto que no prevé para los llamados "gastos de funcionamiento" ningún aumento. Esto es: aunque los servicios públicos como luz, agua y gas hayan incrementado sus tarifas en un promedio del 300 por ciento, la UBA dispondrá del mismo dinero con el que contaba en 2015 para pagarlos.

En paralelo, los docentes universitarios aún no cerraron su paritaria salarial. La última oferta del Gobierno nacional no los sedujo: el 30 por ciento anual (a cobrar mitad en abril y mitad en diciembre) contrasta con el 45 por ciento que ellos exigen.

Como respuesta a este panorama, en distintas ciudades y localidades del país, el plan de lucha comenzó a manifestarse de diferentes maneras: clases públicas fuera de los claustros, una carpa frente al Congreso, y hasta un partido de fútbol que se jugó frente al Obelisco, entre los "defensores de la educación pública" y los "ajustadores". El dato de color es que ganaron los primeros, claro, por 4-0.

      Embed
banner

El impacto presupuestario

La realidad es que las universidades públicas son un reflejo más de la situación delicada, a nivel nacional y de las provincias, en que se encuentran, desde hace años, dos de los pilares del país: la salud y la educación públicas. Con los salarios más bajos del sector, unos 20 mil docentes ad honorem, obras edilicias inconclusas y una meseta en proyectos de investigación, la educación superior se ve obligada a afrontar el tarifazo de la peor manera.  

En síntesis, a las carencias que se vienen arrastrando desde hace unos años, este año se le suma la gravedad de un "preuspuesto provisorio" que prevé un 0 (cero) por ciento de aumento en los gastos.

¿Qué puede pasar? ¿Hay riesgo de que una universidad emblemática como la UBA cierre sus puertas?

"La realidad es que la universidad puede cerrar de un momento a otro", evalúa el presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), Julián Asiner, en diálogo con DIARIO POPULAR.

Asiner apunta que otro déficit a tener en cuenta es el congelamiento de becas y la ausencia de un boleto estudiantil (que esta semana también reclamaron distintos centros de estudiantes). "Una sumatoria de puntos que lo único que hacen es alejar a los estudiantes de la universidad pública", remarca.

"Las autoridades nos piden que los apoyemos, que ellos se encargarán de negociar con el Ministerio el financiamiento, pero nosotros no estamos de acuerdo, no vemos una salida", afirma.


      Fuba_.jpg

En cuanto a la paralización en las prestigiosas investigaciones de las que años atrás podía alardear la UBA, Asiner denuncia que "este presupuesto recorta 100 por ciento el financiamiento" a ese sector. "La UBA no está investigando al servicio de los grandes problemas de la Argentina, sino que actualmente es una prestadora de servicios a privados", destaca.

Desde la Asociación Gremial Docente (AGD-UBA) consideran que la aprobación del presupuesto 2016 es una muestra más de las intenciones de un ajuste sin concesiones. "Demuestra que todos los que dirigen la UBA, así como pasa en muchas provincias, están decididos a hacer un ajuste de como de", reflexiona para DIARIO POPULAR Ileana Cerotto, secretaria general de AGD.

"Vamos a plantear una batalla permanente para que se reabra el tema, vamos a exigir que se abran partidas presupuestarias", dice.

Desde la semana pasada, los docentes plantaron una carpa frente al Congreso para reclamar por el cierre de paritarias y salario para quienes trabajan ad honorem. "La segunda propuesta del Gobierno nacional fue una provocación: bajaron el valor con respecto a la primera", subraya Cerotto, quien remarca la exigencia del 45 por ciento de aumento.

      Embed
banner

La hermandad de las luchas

Así, estudiantes, docentes y no docentes se unen y manifiestan en defensa de lo que, en definitiva, se quiere salvar: la educación pública.

Desde el sector estudiantil ya está pensando en una marcha multitudinaria a Plaza de Mayo, que pretenden ampliar a toda la comunidad, no sólo a la educativa.

"La convocatoria es a defender la educación pública, no queremos que tengan que pagar por una educación privada", apunta Asinter.

"Tenemos un apoyo y un acatamiento altísimo. Habíamos planeado en la toda la UBA 100 clases abiertas con cortes de calles y sólo en un día en la Facultad de Filosofía hubo 114", resume Cerotto.


Qué dicen desde el Gobierno nacional


Para el Gobierno, el paro propuesto por las gremiales docentes universitarias es "exagerado". El secretario de Políticas Universitarias, Albor Cantard, lo consideró así en declaraciones radiales, dado que "existe una instancia de diálogo abierta entre el ministerio y el sector gremial".

Cantard sostuvo que "hace cuatro años atrás se cambió la lógica temporal de la discusión de la paritaria docente, lo que llevó a que en vez de discutir a principio de año tengamos que hacerlo a la mitad del año".

"Eso ha llevado a que en los últimos tiempos los inicios de cuatrimestre se den en un contexto de medidas de fuerza", agregó.

En cuanto a la cuestión presupuestaria general, se rumorea que el Ministerio de Educación aplicaría una tarifa diferencial para las universidades, lo que aliviaría el costo de los servicios.

En el resto del país

La Universidad Nacional de La Plata (UNLP) no escapa al panorama de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. El secretario general de ADULP (Asociación de Docentes de la Universidad de La Plata), Octavio Miloni, señaló al Diario Hoy que "las sorpresas que llegan a las facultades con las cuentas de luz o gas, hace que el presupuesto destinado a funcionamiento no llegue a nada. Existe un estado muy crítico de la situación y que impactará en docentes e investigadores".

Incluso, "hay facultades que plantean cerrar el turno noche, con lo que se perjudicaría enormemente la posibilidad de acudir a estudiar de aquellos chicos que trabajan", detalló.

En cuanto a las cuestiones edilicias, en la UNLP "el 90 por ciento de las obras para mejorar el estado edilicio de las facultades están frenados totalmente, y el otro 10 por ciento son obras que están al límite del estancamiento o que están avanzando a un ritmo mucho menor que cuando estaban en ejecución".

Similar es el caso de la Universidad Nacional del Comahue, de Neuquén, que se sumó a las jornadas de lucha y movilización. El presidente de la Federación Universitaria del Comahue(FUC), Nehuen Corbeletto, aseguró que se apuesta a "confluir en clases públicas, y seguir exigiendo por los comedores, los edificios como el de Lenguas Ciencias del ambiente y la Salud que faltan, por más aulas, y por el boleto educativo".

En la Universidad Nacional de Rosario hay paro total de clases durante todo esta semana. En la del Nordeste, se adhirieron al paro nacional de este jueves (como todas las anteriormente nombradas) y continúan la lucha.    

Este viernes, los gremios universitarios, de docentes, estudiantes y no docentes, se suman a la movilización nacional convocada por las centrales obreras, la mayoría de ellos con columnas independientes. 

      Embed

Comentarios Facebook