domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
General
02 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

En las villas ya se pagan hasta $800 mil por una vivienda

0
Comentarios


Las casas se pagan en efectivo o en cuotas fijadas entre propietario y comprador. También es parte del negocio el alquiler de casas o departamentos en los barrios de emergencia, con valores que llegan a los $ 6 mil.

En las villas ya se pagan hasta $800 mil por una vivienda
Foto:

En la villa Santos Vega, de La Matanza, una casa tiene actualmente un costo de 350.000 pesos. Se paga en efectivo, o en todo caso mediante cuotas fijadas entre propietario y comprador. A veces se toman objetos de valor como parte de pago, que pueden ser autos, motos, televisores y muchos otros. No hay contrato oficial.

El esquema de los negocios inmobiliarios en asentamientos de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano viene creciendo de manera incontrolable. En zonas como Retiro una propiedad puede alcanzar un valor de 800.000 pesos, y los alquileres también forman parte del fenómeno, con precios de hasta 6.000 pesos mensuales.

Acerca del tema, desde la ONG Defendamos Buenos Aires, su titular el abogado Javier Miglino denunció "que el explosivo crecimiento de las villas se une al descomunal negocio inmobiliario que crece sin pausa", destacando que "en determinadas villas tenemos en el presente construcciones de hasta siete pisos, que son absolutamente peligrosas".

Los números del negocio son contundentes. 'La Villa Ciudad Oculta y la villa 1-11-14 lideran el número de homicidios violentos en todo el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Basta con charlar un rato con médicos del Hospital Penna para encontrarse con el infierno diario que deben vivir, curando heridos, recibiendo fallecidos y esquivando las balas que llegan hasta la puerta del nosocomio.

Igual tarea puede llevarse a cabo con los empleados y médicos del SAME que saben que a las villas no pueden entrar bajo peligro de exponerse a perder la propia vida. Sin embargo los departamentos en ambas villas se alquilan en unos 4.000 Pesos y las habitaciones en 2.600 pesos. Valores superiores a los que pide un dueño real en Liniers o Flores', dijo Miglino.

Al continuar con la descripción del panorama, desde la organización se indicó que 'esos departamentos se ofrecen sin papeles y a la venta por 500.000 pesos, pero en la Villa 31 en las proximidades de la Estación de Omnibus de Retiro, los valores trepan aún más, porque se pide 6.000 pesos para el alquiler de un mini departamento con una entrada por escalera caracol a la intemperie y si se trata de una habitación el monto ronda los 3.000.

La vivienda en venta puede costar hasta 800.000 pesos, dependiendo del apuro del vendedor y del uso que pretenda darle el comprador', dijo Miglino.

Promesas incumplidas

Sobre los motivos de este fenómeno, Miglino dijo que "la otrora urbanización que se prometió no se cumplió, y las villas han crecido exponencialmente pero sobre todo en metros cuadrados porque la población sigue siendo aproximadamente la misma que desde el año 2010, cuando tocaron un pico de crecimiento".

"Se sigue construyendo porque es negocio e incluso se guardan miles de metros cuadrados en reserva. Entre edificios completamente vacíos, departamentos, locales y todo tipo de construcción, a la espera de compradores y/o lavadores de dinero que estén dispuestos a esperar por una urbanización que seguramente no llegará nunca', opinó el letrado de Defendamos Buenos Aires.

Finalmente, el abogado Miglino señaló que "a partir de la vacía promesa de urbanización, narcotraficantes y delincuentes con dinero para lavar dinero proveniente de sus espurios negocios encontraron en las villas un sitio propicio para que esos montos crezcan y se multipliquen sin control alguno de las autoridades oficiales. Entonces de la nada surgieron edificios que actualmente alcanzan los siete pisos, como hay en la mayoría de las villas porteñas y varias del Conurbano de la Provincia de Buenos Aires, sobre todo en las cercanías de la Avenida General Paz".

"Se aprovechan de gente muy necesitada"

Desde hace varios años, la asociación La Alameda viene denunciando la situación de grupos criminales, con dinero del narcotráfico, que manejan el negocio de las ventas y alquileres de propiedades en las villas.

"Ocurre en la mayoría de los asentamientos; se aprovechan de gente muy necesitada. Les cobran mucho dinero por habitaciones donde la gente vive hacinada, en estado calamitoso. El tema es que no pueden pagar un alquiler convencional, porque hay muchos trabajadores en negro, semiesclavizados.

Son víctimas de un sistema que manejan algunos vivos, al igual que ocurre con los talleres textiles clandestinos", dijo Gustavo Vera sobre el tema.



      Embed



Comentarios Facebook