jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Más allá del Misterio
02 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Muerto se comunica desde un ataúd y causa conmoción

Sebastián Aranguren
0
Comentarios
Por Sebastián Aranguren


Ocurrió en la localidad puntana de El Volcán, cuando familiares del difunto fueron al cementerio a llevarle flores y comenzaron a escuchar ruidos provenientes del cajón. Más detalles, en esta nota

Muerto se comunica desde un ataúd y causa conmoción
Foto:

Un enigmático caso acaecido a principios de año en el cementerio de la localidad puntana de El Volcán, centralizado en el aparente contacto que un muerto establecido desde su tumba con familiares que habían ido a llevarle flores, continúa siendo un misterio hasta aquí insondable para propios y extraños.

El hecho tuvo lugar la última semana de enero después que un accidente de tránsito ocurrido en la localidad de Potrero de Funes, en San Luis, cobrara la vida de un joven de 23 años, quien murió en el acto después de que la moto que conducía fuera colisionada por un automóvil.

La víctima fatal del siniestro fue Miguel Angel Heredia, de 23 años, a quien las heridas sufridas en su cabeza en el choque le produjeron la muerte en el acto. En rigor, el misterio del contacto de un cadáver desde dentro de un ataúd con el exterior iniciaba su recorrido.

El cuerpo del joven recibió sepultura en el cementerio de El Volcán ante la congoja y dolor de familiares y amigos que fueron parte del cortejo.

A menos de una semana de la fatal colisión, un tío y un primo de Heredia fueron al cementerio para ser testigos de una situación francamente alucinante.

Los dos hombres se encontraban frente al féretro cuando empezaron a escuchar ruidos provenientes del cajón. Como para sortear la incomodidad del momento, Federico Maidana, el primo de Heredia, hizo un comentario que tuvo como respuesta afirmativa golpes provenientes del ataúd. Dominados por una tremenda impresión, Maidana y su padre intentaron establecer contacto con lo que entendían eran respuestas concretas surgidas a centímetros de donde estaban parados.

El punto medular de la escalofriante situación era que las aparentes respuestas que llegaban desde el ataúd estaban dominada por la lógica, en este caso expresada a través de un código de golpes. A los Maidana no les quedó otra cosa que constatar la situación con personal de la pequeña necrópolis, primero, con la policía más tarde y con los bomberos después. Sabían que era imposible que el joven estuviera vivo, por lo que estaban dadas las condiciones para que el caso alcanzara características paranormales.


Digno de Lovecraft

En el hecho tomó intervención el Juzgado del Crimen número 3 de San Luis, que ordenó abrir la caja fúnebre para descartar todo tipo de especulación. Para entonces, médicos forenses y casas funerarias de la zona habían sido consultadas para que aportaran precisiones acerca de si existían razones científicas que permitieran justificar lo sucedido.

Más allá del misterio aterrador digno de un relato de H.P. Lovecraft, existían causas sostenidas en la combustión de fluidos y gases generados por la descomposición cadavérica para explicar el enigma. De todos modos, la jueza Virginia Palacios autorizó la apertura del ataúd y constató que el cuerpo de Heredia había sufrido, como se suponía, los efectos normales de la descomposición cadavérica.

Sin embargo, la resolución judicial no ha logrado aun restarle entidad a lo que los vecinos de Potrero de Funes y El Volcán consideran un contacto con el más allá que aun suena en los oídos de quienes fueron testigos del fenómeno.

      Embed


Comentarios Facebook