miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
General
04 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Conflicto universitario: los $500 millones, un alivio momentáneo

Natalia Arenas
0
Comentarios
Por Natalia Arenas


El Gobierno nacional desembolsará esa suma para que las universidades públicas puedan paliar los costos inflados por los tarifazos en servicios públicos. Sin embargo, el sector sigue en alerta: esa cifra equivale sólo al 1% del presupuesto anual y no podrá solventar gastos de infraestructura, becas ni, muchos menos, salarios.

Conflicto universitario: los $500 millones, un alivio momentáneo
Foto:

Un "parche", para los gremios docentes. Apenas una "gota en el océano del ajuste", para los estudiantes. Un "alivio momentáneo", para los rectores, quienes ayer fueron coprotagonistas de una reunión protagonizada por el ministro de Educación, Esteban Bullrich.

Por esa reunión, el presidente Mauricio Macri pasó cinco minutos ("a saludar") y luego, en una conferencia de prensa, anunció que enviará una partida presupuestaria para "acompañar" a las universidades.

En off the record, se sabe que el anuncio que Macri hizo oficial este martes ya había sido charlado en privado con las autoridades universitarias.

Los gremios docentes y los estudiantes salieron rápido a calificar de menos que poco la ayuda que el Gobierno ofreció. Se trata de 500 millones de pesos para las 49 universidades nacionales que tienen como destino cubrir los costos de las tarifas de servicios públicos.

Más allá de las cuestiones particulares de cada universidad, los rectores consideraron positivo el hecho de que se los convoque al diálogo. Sin embargo, son conscientes de que el dinero que enviará el ministerio de Educación no será suficiente y sólo servirá para "pagar la boleta de luz". Varios coinciden en esperar y ver cómo sigue la cuestión: si el diálogo continúa, si el apoyo continúa y si las paritarias docentes y no docentes se cierran.

Desde el Gobierno se encargaron de subrayar el éxito de la reunión: "Queremos llevar tranquilidad a los rectores, por supuesto que vamos a acompañar a las universidades y garantizar el funcionamiento", afirmó el ministro Bullrich, quien agregó que el objetivo de este gobierno es  "asegurar el ingreso irrestricto", por lo que aseguró: "Para eso también tenemos que trabajar en mejorar la calidad del sistema educativo formal, porque la verdad es que hoy muchos jóvenes que quieren ir a la universidad no están siendo preparados por el sistema formal".

Bullrich describió la situación en la que recibieron a las universidades nacionales. "Cuando llegamos al Gobierno se debían casi tres meses de partidas a las universidades. Hemos cubierto el mes de marzo y regularizado la situación", sostuvo.


La sensación de los rectores

"Es necesario seguir hablando, porque hay muchos temas por abordar", dijo a DIARIO POPULAR el rector de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLAM), Daniel Martínez.

Para Martínez, la preocupación actual es "cómo se va a distribuir" esa partida presupuestaria, teniendo en cuenta que el impacto del tarifazo fue mayor para las casas de altos estudios de la región metropolitana de Buenos Aires que para las del interior. En este sentido, el rector auguró que se encuentre un "criterio lógico".

En cuanto a la posibilidad de cerrar el turno noche para ahorrar energía, Martínez lo descartó: "Si el monto que recibimos no alcanza, pagaremos el monto que nos alcance y el resto que lo resuelva el ministerio de Energía o la empresa distribuidora. Nosotros no vamos a pagar más de lo que da el Gobierno", aseguró.

En la misma línea opinó el rector de la Universidad de San Martín (UNSAM), Carlos Ruta, quien no sólo destacó la apertura de "conversación" del gobierno con las universidades, sino también la "conversación de hacer frente a las dificultades y reforzar la idea de que la universidad es una institución clave para pensar los desafíos de la Argentina".

La situación de la UNSAM no es muy distinta al resto: desde noviembre, no recibe la cuota del presupuesto para gastos. "Podremos solventar esos gastos un mes más, pero después ya no", agregó Ruta, en diálogo con DIARIO POPULAR.  

La casa de estudios de San Martín tiene, además, 17 carreras nuevas (la mayoría de ellas especialidades de Ingeniería) que tampoco están siendo solventadas por el Estado. Tampoco recibió un peso, en lo que va de este años, la escuela secundaria que depende de la UNSAM y que está ubicada en una de las zonas más pobres del distrito, en la localidad de José León Suárez.

"La situación es compleja en general, no sólo para las universidades, sino en el país", evaluó Ruta, quien consideró que "la universidad debe ser un ejemplo para la sociedad de acuerdo, pero sin resignar lo que es justo".

El responsable de la Universidad del Comahue, Gustavo Crisafulli, no fue tan positivo como sus colegas. Crisafulli consideró "muy preocupante" la situación, sobre todo "para las universidades alejadas de los centros de tomas de decisiones, (a las) que siempre nos cuesta hacer oír nuestra voz".

"La devaluación y el incremento de los precios prácticamente ha licuado nuestro presupuesto", afirmó el rector, en conversación con Radio Del Plata. "Nosotros ya pagábamos tarifas muy elevadas, así que el impacto fue menor, pero entre el combustible y el gas, en una región donde el gas es imprescindible para calefaccionar aulas y laboratorios, que prácticamente se nos va a cuadriplicar, la situación se ha hecho muy difícil en muy poco tiempo", destacó.

Para Crisafulli, la partida presupuestaria que aportará el Gobierno es "claramente insuficiente". "El presupuesto de todas las universidades nacionales de 2016 es de 51 mil millones, o sea que 500 millones es sólo un aumento del 1 por ciento para todos", graficó.

"Es un alivio momentáneo", agregó el directivo y detalló que, al igual que UNSAM, el Gobierno se atrasó en las cuotas presupuestarias. "En lo que va del año hemos recibido sólo parcialmente la cuota de enero y febrero. El ministro (Bullrich) se comprometió a ejecutar la de marzo, pero la verdad es que las universidades, por lo menos las del interior, ya no tenemos espalda financiera para soportar atrasos", concluyó.


LEA MÁS:

      Embed

El hartazgo de los estudiantes

Mediante un comunicado, la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) criticó sin miramientos la ayuda gubernamental.

"Los 500 millones, distribuidos entre las 49 universidades nacionales, son una gota en el océano del ajuste", valoró el presidente de la FUBA, Julián Asiner, ya que "estos fondos apenas alcanzarían para cubrir los aumentos de los servicios, mientras se paralizan obras de infraestructura, se recortan cargos docentes, se congelan las becas y se reduce el financiamiento para investigación".

Para el representante de los estudiantes, "Macri y las autoridades (de las universidades) están paradas de la misma vereda del ajuste".

Los estudiantes ratificaron así el paro de la semana próxima, así como la convocatoria del jueves 12 a Plaza de Mayo "por 45 por ciento de aumento salarial (para los docentes) y el boleto estudiantil gratuito".

La espera de los docentes

A la expectativa de una nueva reunión paritaria –que desde el ministerio de Educación esperan cerrar definitivamente para impedir el paro de la semana próxima-, que se realizará este miércoles, los docentes continúan su plan de lucha.

Conadu y Conadu Histórica minimizaron la eficacia de la medida anunciada por el gobierno y la consideraron "un parche" que no resuelve los problemas de fondo en relación con la paritaria docente, el aumento de los costos operativos y la suspensión de programas educativos de inclusión de estudiantes.

El jefe de Conadu Histórica, Luis Tircornia, aseguró que la ampliación presupuestaria no soluciona el "problema de fondo, ni resuelve el problema de los sueldos docentes, que es el 90 por ciento del presupuesto".

"Que un Presidente anuncie un incremento presupuestario para pagar la luz de las universidades, demuestra que estamos muy mal y es una comprobación de la gravedad de la situación", aseveró.

Conadu aseguró que los rectores que se reunieron este martes con el primer mandatario en la Casa Rosada le transmitieron que la prioridad para garantizar el normal funcionamiento de las universidades es llegar a un acuerdo con los docentes.

Ante la negativa del gobierno de otorgar un aumento salarial acorde a la "escala inflacionaria y los tarifazos", los gremios docentes convocaron también para el 12 de mayo a una "gran movilización" al ministerio de Educación en defensa de la universidad pública.

Conadu Histórica ratificó el "plan de lucha" que incluirá un paro y movilización de seis días a partir del lunes en las universidades de todo el país.

La Federación de Docentes de las Universidades Nacionales (Fedun) convocó para el jueves a un paro general que afectará a 53 casas de altos estudios, ante lo que consideró una situación "muy grave" por la falta de fondos.

Habrá que ver, en tanto, cómo se resuelve esta tarde la cuestión paritaria y, en consecuencia cómo continúa el plan de lucha.

      Embed

Comentarios Facebook