domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Política
06 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Báez negó ser dueño de Helvetic, pero sí recibir dinero

0
Comentarios


A través de un escrito, el empresario detenido amplió su declaración ante Casanello: pidió ser sobreseído y le apuntó a Fariña. Dijo no ser el dueño de la empresa que adquirió La Rosadita.

Báez negó ser dueño de Helvetic, pero sí recibir dinero
Lázaro Báez. Foto: NA
Foto:

En un escrito en el que cuestionó el proceso y pidió su sobreseimiento, el empresario detenido Lázaro Báez amplió su declaración ante el juez federal Sebastián Casanello y admitió que Austral Construcciones SA recibió más de 208 millones de pesos de la firma suiza Helvetic Services Group como préstamo para la construcción de las represas de Santa Cruz. En la presentación, a la que tuvo acceso NA, Báez rechazó irregularidades en el manejo de fondos públicos y apuntó contra el testigo protegido Leonardo Fariña, a quien acusó de lanzar "fantasiosas afirmaciones" en su contra. Además, cuestionó duramente al juez Casanello por utilizar en la investigación "métodos de la sagrada inquisición" en la causa en su contra por presunto lavado de activos girados por el Estado Nacional y destinados a obra pública (ver aparte).

La nueva indagatoria del empresario fue por el ingreso desde el exterior, y a raíz de la liquidación de bonos, de la suma de 208 millones de pesos en las cuentas de la firma Austral Construcciones, de su propiedad.

El empresario negó ser el dueño de Helvetic Services Group, radicada en Suiza, la cual adquirió a la financiera SGI, más conocida como "La Rosadita".

"La empresa Helvetic Service Group SA es una corporación constituida conforme a la legislación suiza, de reconocida trayectoria internacional. La prueba rendida en el expediente demuestra que ni yo, ni mi hijo Martín somos ni hemos sido accionistas, ni directores, ni apoderados, ni representantes, ni empleados, ni nada que se le parezca, de dicha sociedad", expresó.

Báez reconoció que recibió ese dinero para participar en la construcción de las represas de Santa Cruz Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, la que finalmente fue asignada al grupo empresario Electroingeniería y a la estatal china Gezhouba.

En ese sentido, expuso que Electroingenieria ganó la licitación en el marco de un proceso regular y que la operación por la cual Austral Construcciones recibió de préstamo los más de 208 millones de pesos fue legal. "La empresa suiza HSG abonó el dinero en virtud del proyecto aludido: la construcción de las represas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic. Frustrada la licitación se resolvió retrotraer la operación generándose una deuda a favor de HSG. Es todo lo que ocurrió", sostuvo en su escrito al que accedió NA. Para Casanello, "existen sospechas concretas de que entre el 14 de diciembre de 2012 y el 8 de abril de 2013, a través de una posible maniobra de auto-venta o autocompra de títulos de deuda pública por parte de Helvetic Services Group SA, se reingresó al país una suma aproximada de 33 millones de dólares que habrían sido insertados en el mercado local a partir de su depósito en una cuenta bancaria de Austral Construcciones S.A. en el Banco de la Nación Argentina".

Ello fue "a través de nueve cheques por un total de 208.840.876 pesos, endosados por Jorge Chueco (el abogado de Báez detenido por orden de Casanello) y depositados por Eduardo Larrea y Claudio Bustos en nombre de Austral". "Las operatorias consistían en transferencias de dinero procedente de fuentes ilícitas desde SGI Argentina SA a Helvetic Services Group SA; a su vez esta firma, que registraba una cuenta comitente en la sociedad de bolsa "Financial Net Sociedad de Bolsa", adquiriría bonos de deuda soberana, luego esos títulos se transferían en dólares a través de un sistema de compensación y liquidación en Suiza y finalmente reingresarían al país para ingresar al patrimonio de Austral Construcciones SA", según la acusación del juez.

Previo a la indagatoria había circulado con fuerza la versión que indicaba que Báez pediría acogerse a la figura del "arrepentido", esto es, bajo la ley de protección a testigos e imputados, algo similar a la situación de Fariña, quien dijo trabajar para el empresario y dio detalles del armado de estructuras financieras para supuestamente sacar dinero fuera del país. El empresario se refirió al testigo en su escrito y reclamó: "Solicito que en iguales términos de actuación a los verificados respecto de las fantasiosas afirmaciones del imputado Fariña se ordenen en forma inmediata las medidas de prueba propuestas como evacuación de citas en mi anterior declaración indagatoria". Báez llegó a los tribunales de Comodoro Py a las 8.30 y a las dos horas estaba frente al juez Casanello y al fiscal federal Guillermo Marijuan, bajo un fuerte operativo de seguridad con casco y chaleco antibalas, y con el cuarto piso, donde Casanello tiene su juzgado, cerrado para evitar la circulación de curiosos y periodistas. Para hoy en tanto, está prevista la indagatoria por el mismo hecho de su hijo Martín Báez, quien pese a estar procesado por lavado de dinero sigue en libertad.

Lo acusó a Casanello de "venganza popular"

El empresario Lázaro Báez acusó al juez federal Sebastián Casanello de llevar adelante una "venganza popular" en su contra y comparó la investigación por lavado de dinero con una "hoguera mediática", tras su detención y los allanamientos en sus propiedades.

En un escrito que presentó para ampliar su declaración indagatoria, Báez embistió en duros términos contra el magistrado y el fiscal federal Guillermo Marijuan, quien estuvo al frente de los operativos judiciales en Santa Cruz.

El dueño de Austral Construcciones sostuvo que Casanello llevó adelante una "venganza popular" en su contra, a raíz de los allanamientos, la detención en el penal de Ezeiza y lo que considera la afectación de sus derechos y garantías.

Báez aseguró que la ampliación de su declaración "da respuesta a una exigencia mediática de castigo cuya virulencia parecería legitimar el conjunto de medidas infundadas que lastiman los derechos y garantías constitucionales más básicos, como la libertad, el patrimonio, la propiedad, el debido proceso y la inocencia".

A su entender, "este proceso conserva más similitudes con los métodos de la sagrada inquisición para el juzgamiento de culpables que con uno de la actualidad".

"La hoguera mediática alimentada por distintos actores, incluso judiciales, a diario, no está exenta del tratamiento referido", resaltó Báez en el escrito al que tuvo acceso NA.

El empresario comparó la investigación con la cacería de brujas de la época del Renacimiento y consideró: "El legajo seguramente será calificado en el futuro como el Malleus Maleficarum de la actualidad. Así será evocado y recordado dentro de pocos años". Además, le apuntó a Casanello por haber ordenado medidas para certificar los dichos del ahora "arrepentido" Leonardo Fariña. Báez remarcó, además, que ninguno de los jueces que lo investigó siquiera lo llamó a indagatoria y, tras reconocerle al magistrado saber de derecho, aseguró que si se hiciera una consulta a distintos jueces, ninguno hubiese dispuesto su detención. Según subrayó, "el hecho descripto no identifica nada", sólo "describe una operación financiera que, observada desde la actualidad normativa, no constituye infracción alguna al ordenamiento legal".

Suspenden inicio de juicio contra Fariña por evasión

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata suspendió el inicio del juicio oral contra Leonardo Fariña, previsto para el 8 de junio próximo, en una causa por evasión impositiva. La decisión es hasta tanto la Cámara Federal de Casación resuelva un recurso presentado por el fiscal general federal de La Plata, Carlos Dulau Dumm, contra el rechazo a un planteo de incompetencia, informó el Centro de Información Judicial (CIJ). Luego de más de dos años preso, Fariña fue liberado el 13 de abril pasado en el marco de su incorporación al "Programa de Protección a Testigos" y tras haber involucrado a ex funcionarios kirchneristas en la causa por lavado de dinero que tiene como principal imputado al empresario Lázaro Báez. Fariña está imputado por la presunta evasión de la suma de 4.620.000 de pesos, correspondiente al IVA del ejercicio anual 2010, y la presunta evasión del pago del impuesto a las ganancias por la suma de 7.700.000 de pesos del período fiscal 2010, a raíz de la compra no declarada de unos campos en la provincia de Mendoza, causa que fue elevada a juicio oral por el juez Ernesto K.


      Embed

Comentarios Facebook